El BID rompería la tradición al elegir a ‘ficha’ de Donald Trump

Por primera vez en la historia, un latinoamericano no dirigiría la institución, que hará la selección este fin de semana. 

Mauricio Claver-Carone

Mauricio Claver-Carone dijo recientemente que aunque nació en Florida, su madre es cubana y su padre español.

CEET

POR:
Rubén López Pérez
septiembre 10 de 2020 - 10:30 p. m.
2020-09-10

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se alista para romper este fin de semana con su tradición histórica: que un latinoamericano se siente en el timón de la institución multilateral.

(Lea: Claver-Carone, candidato de Trump, más cerca de la presidencia del BID)

Este sábado y domingo se elegirá al sucesor del colombiano Luis Alberto Moreno, que dejará la presidencia tras 15 años, y nadie duda de que será Mauricio Claver-Carone, el candidato de Donald Trump, quien ganará. Él mismo aseguró en una entrevista en El País de España que contaba con 21 apoyos, de los 15 que necesita para ganar.

Además, una vez que la anterior favorita, la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, decidió retirarse, el camino quedó libre, con la única competencia de Gustavo Béliz, candidato de Argentina, quien no contaría con los apoyos.

Incluso, aunque varios países impulsaron un boicot para que no hubiera el quórum necesario, con la ausencia del 25% del poder de voto, y la UE apoyó el retraso de las elecciones, fuentes del BID aseguran que “sí lo habrá, y que Claver-Carone se perfila como claro ganador. No será por aclamación, pero tampoco lo fue la primera elección de Moreno en el 2005”.

Cabe destacar que Colombia fue uno de los primeros países que dio su apoyo público a Claver-Carone, al igual que Brasil, Uruguay, Paraguay, Ecuador, Honduras o Haití, entre otros. El mismo canciller de Argentina, Felipe Solá, admitió en un medio de su país que el candidato de Trump tendría al menos 17 apoyos y lo necesario para ganar.

UNA GRAN TENSIÓN

Mientras las partes dan por hecho que este fin de semana Claver-Carone lograría la elección, muchas voces apuntan a la gran tensión que genera el candidato de Trump, lo que podría incluso generar una crisis institucional en el BID y perjudicar las ayudas de Estados Unidos a la entidad, según cuatro grandes representantes de la política estadounidense en una carta publicada el fin de semana.

Así, más allá de la ruptura de la tradición, pues los cuatro presidentes que ha tenido el BID en su historia han sido originarios de la región, en el debate en torno a la ‘ficha’ de Trump hay apoyos y rechazos.

Roberto Junguito, exministro de Hacienda, dice que lo clave es “que el presidente del BID tenga conocimientos económicos y financieros, experiencia y liderazgo, y respeto en estos círculos mundiales. No importa su nacionalidad”.

Entre las autoridades de la región también se ha repetido el argumento de que la presencia de Claver-Carone podría suponer más cercanía con Estados Unidos.

Pero, por el otro lado, los detractores creen que esta elección puede poner en riesgo el buen funcionamiento y consenso que tenía entre los países de la región, un debilitamiento de sus estructuras y una mayor condicionalidad en sus acciones, pues tendrían que estar alineadas con los intereses de EE. UU.

En este sentido, como opina Erick Langer, profesor de historia latinoamericana de la Universidad Geogetown, “esta elección es un voto de desconfianza hacia los latinoamericanos, como decir que no han sabido comportarse y EE. UU. tiene que poner orden. La administración Trump cree que el BID ha sido muy cercano a China, y quieren acabar eso, lo que no es necesariamente bueno para la región, que necesita la mayor diversidad posible. El BID no es para favorecer a Estados Unidos, sino para ayudar a América Latina”.

GRANDES RETOS

Esta elección, llena de tensión, llega precisamente en el peor momento para Latinoamérica, pues con una caída del 9% del PIB en el 2020, como pronostica la Cepal, las necesidades de financiación serán grandes y el BID será una pieza clave.

Según la entidad, en el mandato de Moreno, de 2005 al 2019, aprobó operaciones con garantía soberana, por US$151.000 millones, BID Invest y BID Lab desembolsaron US$38.200 millones en inversiones y préstamos, y tan solo por la respuesta a la covid-19, destinará US$15.800 millones durante este 2020.

Y estas cifras también aplican para Colombia, con US$12.900 millones en transacciones con garantía soberana, US$2.700 millones de BID Invest y BID Lab, y US$1.400 millones para luchar contra la pandemia.

Pero además de sus aportes pasados, los retos y la importancia que tendrá el BID para la recuperación de la región en los próximos años, es muy grande.

De acuerdo con Junguito, “las necesidades de recursos dada la situación económica de la región son inmensos, por lo que una de las principales tareas del nuevo presidente es recapitalizar la institución”.

Langer, en este mismo sentido, apunta a que tendrá que incrementar su apoyo a Latinoamérica. “La pandemia dejará grandes secuelas en la región, por lo que el BID tendrá que ser clave en la recuperación. Como el resto de multilaterales, tienen muchos programas, pero no tiene un efecto real para transformar las economías, por lo que tendrá que invertir más. De hecho, América Latina no supo aprovechar su bonanza petrolera, y parte de culpa es del BID”.

Y, sobre todo, los expertos dicen que tendrá que tener un rol en reparar el daño social por la pandemia. Pablo Lacoste, profesor de Estudios Avanzados de la U. de Chile, señala que “la nueva gestión tendrá el desafío de reconstruir la catástrofe social y económica de la pandemia, pues quizá será la región más afectada del mundo y los niveles de pobreza treparán del 30% al 50% de la población.

Además, tendrá un papel fundamental para sostener la estabilidad política ante la multiplicación de las demandas sociales por el empobrecimiento, y en la puesta en marcha de planes económicos de reactivación”.

A esto, Langer agrega que “el BID debe jugar su papel para volver a los niveles previos, sobre todo en pobreza y desigualdad, los ricos son más ricos, y los pobres lo son más, y la clase media se está reduciendo, esto se unirá al descontento social, como ya se ve en Colombia
. El problema es que Claver-Carone es un ultraconservador, y su perspectiva de libre mercado extremo no es la mejor receta generar una economía más igualitaria. Incluso podría empeorar la situación”.

¿Cómo serán las elecciones del fin de semana?

Este sábado y domingo tendrán lugar las elecciones para elegir al próximo presidente del BID, tras el fin del mandato de Luis Alberto Moreno el próximo 30 de septiembre. Según la entidad, hay dos requisitos clave. “El ganador debe recibir la mayoría del poder total
de voto de los países miembros”.

En este sentido, Estados Unidos cuenta con el 30% de este, al que se le sumarán el 11,3% de Brasil o el 3,1% de Colombia, entre otros países. Solo con esos tres apoyos, Carone lograría casi el 50% del total.

El segundo punto es que debe contar con el apoyo de al menos 15 de los 28 países miembros de la región.

Tiene que haber al menos un 75% de quórum, y está previsto que el mandato empiece el próximo 1 de octubre, para un total de 5 años con posibilidad de reelección.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido