El billonario ‘coletazo’ de 9 días de paro nacional

El impacto económico de la jornada empieza a acumularse en varios sectores como el de comercio, entretenimiento, hoteles y transporte.

Paro

El jueves 21 de noviembre comenzó la movilización que ha tenido las jornadas más intensas en Bogotá y Cali.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 29 de 2019 - 08:36 p.m.
2019-11-29

Las protestas y movilizaciones que se han tomado las calles de Colombia en los últimos días le han pasado factura en más de un billón de pesos a la economía colombiana.

Los efectos van desde los daños a la infraestructura y los bienes de las ciudades, pasando por cancelación de eventos y menor recaudo en cines, hasta llegar al cierre del comercio en diferentes jornadas de la última semana larga.

(Los sectores económicos más afectados con las protestas). 

Este último renglón es quizá el que mayor impacto negativo ha tenido. Según cálculos de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), al día se pierden $150.000 millones, es decir, que por los 8 días que van de marchas ya habría una afectación cercana a los $1,2 billones en este rubro en el país.

De esta cifra, Bogotá ha perdido uno de cada tres pesos, por lo cual, según Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá y Cundinamarca, es claro que “la situación que se ha vivido en la ciudad impacta de manera negativa la economía, en algunos sectores las pérdidas han alcanzado el 90% en días como el viernes. Veníamos de unos meses con crecimiento favorable para el comercio y este bajonazo nos afecta, por lo tanto el llamado que hacemos los comerciantes es que se respete el derecho al trabajo y el derecho a la libre movilidad”, aseguró.

IMPACTO DIRECTO 

Los comercios de San Victorino no han sido ajenos a esta realidad y, de acuerdo con estimaciones hechas por los dueños de esos locales, por el paro nacional han dejado de recibir unos $26.000 millones. Con el fin de mitigar esto, la Federación de San Andresitos de Colombia (Fesacol), presentó una iniciativa que será replicada en distintas ciudades del país, en la cual mantendrán las puertas abiertas durante dos días consecutivos, en los que se busca liquidar toda la mercancía represada.

(La crisis social le cambió la ‘cara’ a la reforma tributaria). 


“Nosotros estamos generando un espacio importante que dinamiza la economía colombiana, sin lugar a dudas la violencia injustificada que se ha vivido en los últimos días ha afectado a miles de comerciantes, personas de carne y hueso, madres cabeza de hogar, padres trabajadores, hijos y hermanos emprendedores que no se pueden seguir viendo afectados por situaciones adversas al comercio”, dijo Albeiro Camacho, presidente de Fesacol.

En tanto, Yansen Estupiñán, líder gremial del sector, indicó que “lo que se busca es dinamizar y recuperar el tiempo perdido, vamos a generar empleo y a hacer los tradicionales descuentos de fin de año, en ninguna parte del país los compradores van a encontrar precios tan bajos como los que tenemos aquí en el sector”.

Paralelo a este panorama, los bares de las ciudades también han sentido el efecto de las marchas y protestas, que si bien ya no tienen la misma intensidad de la semana pasada, sí se han realizado de manera continúa.

De acuerdo con Camilo Ospina, presidente de Asobares, se registraron $34.000 millones en pérdidas por ventas en los bares y restaurantes que operan en la capital, particularmente entre el jueves y domingo de la semana pasada.

“La gran preocupación es que la gente que está en nómina sigue teniendo sus sueldos, pero quién sabe por cuánto tiempo más, si la situación continúa sin poder abrir los establecimientos o abriéndolos y operándolos a media marcha. Muchos de estos establecimientos generan propinas que es un segundo ingreso que tiene nuestra actividad y con estas es que se cuadran el desayuno, la lonchera, compras diarias y ahí es donde estamos teniendo una afectación inmensa en el recurso humano”, manifestó.

Ospina además destacó que si bien el sábado pasado la Ley Seca se levantó al mediodía, “del 100% de las ventas tradicionales de un día de estos, solo se cumplió con el 20% propuesto. En el caso de los establecimientos que abren los domingos, únicamente lograron el 30% de un día común y corriente”.

(Las pérdidas diarias que le deja el paro al comercio en Bogotá). 


De acuerdo con Rosmery Quintero, presidente de Acopi, gremio de las micro, pequeñas y medianas empresas, “el cálculo que hicimos en el primer día de las manifestaciones (21 noviembre) que ha sido el más severo, con la disminución de operación del 40%, teniendo en cuenta lo que aportan las mipymes al PIB, fueron $427.000 millones ese día”.

La directiva gremial hizo un llamado para que se haga una lectura mucho más completa del panorama. “Si una de las razones que le preocupa a la gente es la generación de empleo en el país, por qué ponemos en riesgo a la economía. Con esa situación no estamos aportando a que se genere más empleo, sino que por el contrario se estaría creando un deterioro”.

CINE Y HOTELES 

En tanto, Munir Falah, presidente de Cine Colombia, afirmó que durante los primeros seis días de las protestas, tenían proyectado recibir 500.000 espectadores en Colombia. El directivo indicó que, en su lugar, llegaron a las salas 400.000 personas, es decir, 20% menos.

“Si son 100.000 espectadores menos son más o menos $2.000 millones que se dejaron de recibir en facturación durante ese periodo”, agregó.

Para Falah, aunque la afectación se sintió en los cinemas que operan a nivel nacional, Bogotá (20) y Cali (5) fueron las que principalmente sintieron el impacto.

“En estos momentos tan complejos para el país, se requiere mucha serenidad, mucho respeto, y claridad y prudencia en el actuar”, aseguró el empresario en su cuenta de Twitter.

Los hoteles y restaurantes no se quedaron atrás en afectaciones. Según datos de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), durante el periodo transcurrido entre el 21 y 25 de noviembre, la ocupación hotelera nacional se mantuvo 0,5 puntos porcentuales por encima del mismo periodo en el 2018.

Sin embargo, el primer día de manifestaciones (21 de noviembre), la ocupación nacional se vio afectada en 5,3 puntos porcentuales con una importante disminución en los departamentos de Atlántico, Barrancabermeja, Boyacá, Caldas, Casanare, Huila, Meta, Nariño, Norte de Santander, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca.

En el consolidado, Atlántico, Risaralda, Norte de Santander, Quindío, Valle del Cauca, Nariño, Caldas, Santander y Casanare son los destinos que han evidenciado el mayor impacto negativo, con caídas que van desde 3,2 a 14,5 puntos porcentuales.

Teniendo en cuenta estos datos, Cotelco aseguró que las pérdidas acumuladas calculadas, en promedio para dichos destinos, alcanzan los $2.000 millones diarios por concepto de una menor ocupación de habitaciones.

Adicionalmente, en los establecimientos hoteleros se viene presentando un alto nivel de cancelaciones de reservas, que en casos como Bogotá están alrededor del 14% y en otros destinos como Risaralda son del 90%, lo que afecta de manera significativa el comportamiento del sector.

Además, en lo relacionado a eventos en establecimientos hoteleros, la Asociación indicó que las cancelaciones han generado pérdidas que alcanzan los $1.000 millones para la capital colombiana y un promedio de $200 millones para otros destinos intermedios, cuya vocación está en el segmento de negocios y eventos.

EFECTOS EN EL TRANSPORTE 

Aunque los transportadores de carga no han participado en las protestas de estos días, si están teniendo pérdidas por el retraso de sus operaciones, debido a los cierres que se han registrado, de acuerdo con el presidente de Colfecar, Juan Miguel Durán.

El dirigente gremial aseguró que “a raíz de las manifestaciones que se han presentado desde el pasado 21 de noviembre, las empresas de transporte de carga, especialmente de paquetes y postal, han tenido retrasos hasta del 35% en sus operaciones de entrega, lo que les significa pérdidas aún por cuantificar”.

Lo anterior se ha dado, principalmente, por los cierres viales que se han presentado en ciudades principales como Medellín, Cali y Bogotá. Estas últimas dos con jornadas de manifestaciones más intensas.

De igual manera, en las zonas donde se han presentado alteraciones del orden público ha habido necesidad de dejar quietos los vehículos, como medida de precaución ante posibles disturbios o saqueos, lo que representa pérdidas para las empresas de transporte por stand by o lucro cesante, indica el gremio de los transportadores de carga.

En este punto, cabe mencionar que el Ministerio de Transporte permitirá que los vehículos de carga con peso igual o superior a 3,4 toneladas circulen sin restricción mañana, “con el fin de lograr desatrasar la operación y poderle cumplir a los consumidores con sus compras navideñas y de Black Friday”, destacó Durán.

Respecto a las pérdidas económicas que ha tenido Transmilenio, sistema de transporte masivo en la capital colombiana, al cierre de este jueves eran de $5.000 millones. En gran medida esto corresponde a los daños que han sufrido las estaciones. 

BENEFICIADOS DE LA COYUNTURA

Uno de los que se han visto beneficiados con las marchas son los servicios de transporte intermediados por aplicaciones. Un ejemplo de esto es Picap (app para movilizarse en motos y carros), que de acuerdo con Daniel Rodríguez, CEO de la firma, los servicios se han duplicado en el país. “Se hacen 90.000 servicios al día en jornadas de movilizaciones o paro. Ha sido tanta la demanda que se han llegado a perder 40.000 servicios por falta de motos”, agregó. Por su parte, otro de los beneficiados ha sido la startup de alquiler de patinetas eléctricas Lime, que ha incrementado en 55% los viajes en Bogotá.

Siga bajando para encontrar más contenido