close
close
Andrés Barreto
Columnista

El camino

Ojalá que todos en el Estado jalemos para el mismo lado en este escenario retador por las afectaciones económicas que deja la pandemia del covid-19.

Andrés Barreto
POR:
Andrés Barreto
marzo 30 de 2021
2021-03-30 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/02/10/602404e1ac19d.png

Hace unos meses cuando Lord Andrew Tyrie, anterior director de la agencia de protección de la competencia y mercados del Reino Unido (CMA por sus siglas en inglés) se retiró, reveló en una entrevista muchas de las claves de lo que estimaba debería ser el rol adecuado de una autoridad de competencia.

Con el sinsabor de no haber logrado reformas legislativas de fondo a pesar de su gran bagaje y experiencia como parlamentario, Lord Tyrie anotó que una agencia de competencia que no esté enfocada en el consumidor no tiene razón de ser, asimismo señaló que el estar simplemente encerrados haciendo estudios y análisis económicos de integraciones empresariales alejaba a las agencias de las realidades de la población, lo que resulta llamativo en un mercado y economía como la británica.

Otra de sus críticas era el bajo reconocimiento que tenía su agencia en el público general (menos del 30% de los británicos), lo que contrasta con la altísima respetabilidad que tiene en el público especializado de competencia, incluida la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), el ICN (Red Mundial de Autoridades de Competencia) y otros ámbitos académicos y jurídicos.

Esto me llamó mucho la atención, por cuanto muchas de las líneas que señalaba son precisamente las que procura la autoridad de competencia y consumidor de Colombia, encarnada en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

En materia regulatoria busca tener un efecto y un rol preventivo y asesor que evite mayor “inflación normativa” ahogando la libre empresa y afectando la libre competencia, de hecho, casi siempre somos contrarios a regular, optando más por el compliance, la prevención, el derecho flexible y la eficacia del régimen actual.

En cuanto al reconocimiento, me llamó la atención que en un país industrializado las personas no fueran más conscientes de las instituciones en materia económica, lo que contrasta con la fuerte presencia nacional e institucional que debe tener una autoridad como la SIC para proteger los derechos de los ciudadanos, y cumplir la titánica tarea de salvaguardar varios derechos constitucionales que van desde la libre competencia, la protección del consumidor, la protección de los datos personales, la propiedad industrial, hasta el acceso a la justicia.

En lo personal lamenté mucho la partida de Lord Tyrie a quien conocí y con quién tuve ocasión de trabajar en el ICN y la Ocde, pero me dio mucha satisfacción ver, por su entrevista, que la SIC ya hace mucho de lo que él aconseja, y tiene una visión holística y global sin olvidar su realidad nacional.

Ojalá que todos en el Estado jalemos para el mismo lado en este escenario retador por las afectaciones económicas que deja la pandemia y que impactan de manera directa en los consumidores, y que no caigamos en la trampa de escudarnos en la actual crisis para suspender con tecnicismos o intereses particulares los derechos colectivos.

Andrés Barreto González
Superintendente de Industria y Comercio
superintendente@sic.gov.co

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes