El Congreso Cafetero inicia hoy con el viento a su favor

Después de un semestre crítico por la caída de los precios externos e internos, el cierre de 2019 será el mejor desde el 2016. 

Congreso cafetero

Los cafeteros se reúnen desde hoy en la sede de la Federación, en Bogotá, en el Congreso Nacional del sector.

Archivo

POR:
Portafolio
diciembre 03 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-12-03

Hace tres años que el Congreso Nacional Cafetero, que inicia hoy, no se realiza en medio de una situación favorable para los productores. Sin embargo, las condiciones adversas parecen haber quedado atrás, pues todo indica que el trago amargo de los bajos precios del café llegó a su fin, y podría extenderse por varios meses.

(Lea: Precio interno del café volvió al millón de pesos la carga)

La razón, los dos factores que determinan el ingreso de los cultivadores, es decir, el precio internacional y la tasa de cambio (el valor del dólar en pesos colombianos) están hoy a favor de los caficultores nacionales.

(Lea: Konecta2, las nuevas cafeterías ‘low cost’ que abren en Bogotá)

La cotización internacional del grano, que durante casi todo el 2019 se mantuvo por debajo de un dólar la libra, comenzó a repuntar hace un mes y hoy se encuentra en US$1,23 para los cafés arábicas, que corresponden a los suaves colombianos.

De acuerdo con las cuentas hechas por la propia Federación de Cafeteros, por cada centavo que suba el precio internacional, los productores locales reciben $6.000 más por carga del grano.

Por su parte, el 3 de diciembre del año pasado, la tasa de cambio estaba en $3.249, mientras que hoy se encuentra por encima los $3.500.

Pero, ¿cuál es la razón principal del incremento de la cotización Internacional del café? El gerente de la Federación, Roberto Vélez, asegura que esto obedece a que los especuladores de la Bolsa Nueva York empezaron la liquidación de sus contratos, lo que provocó una sobreoferta, llevando el precio a solo 90 centavos de dólar la libra. Pero cuando este proceso llegó a su fin, la cotización empezó a reaccionar al alza, hasta ubicarse en por encima de US$1,20 la libra.

Este año, el peso colombiano se ha devaluado 7,87%, situación que favorece al café, pues la mayor parte de la producción se destina al mercado internacional. La totalidad de este efecto se refleja de manera positiva en los ingresos de los cafeteros.

A nivel interno, la mejoría se da porque la cotización internacional y el precio del dólar están subiendo. Por esa razón, el valor de la carga de 125 kilos regresó esta semana al millón de pesos ($1’015.000), cifra que no se veía desde noviembre del 2016. Hace apenas siete meses, el valor estaba en uno de los niveles más bajos de los últimos años ($655.000) la carga de 125 kilos.

La cifra de un poco más del millón de pesos es 25% superior a los $800.000 fijados como base del costo promedio de producción por parte de los cafeteros. Eso significa que la actividad recuperó su rentabilidad en los últimos meses.

El regreso de condiciones favorables para los cultivadores facilitará la operación del Fondo de Estabilización del Precio del Café, el cual se encuentra en proceso de reglamentación, y que estará listo antes de finalizar el presente año.

Se trata de un mecanismo que le permitirá al gremio ahorrar durante los tiempos de buenos precios y compensar en las épocas de ‘vacas flacas’. El Gobierno tiene previsto asignarle al fondo un capital de $180.000 millones, en tanto que los cafeteros contribuirán $30.000 millones.

VENDER A FUTURO

En medio de la euforia por la mejoría en las cotizaciones externa e interna del café, el gerente de la Federación insiste en la necesidad de que los productores vendan sus cosechas en el mercado de futuros, con el fin de aprovechar los precios actuales. De esta manera se logrará colocar la cosecha del 2020 o 2021 a los valores que rigen por estos días, los cuales son rentables para los productores.

Además, Vélez afirma que mientras el dólar conserve el nivel actual, el precio interno se mantendrá, y los cultivadores tienen la oportunidad de recuperar el terrero perdido en los últimos años.

En su concepto, lo ideal sería que el dólar llegara a $4.000 para que los productores mejoraran sus ingresos y de esa manera pudieran invertir más en el cultivo y elevar la productividad.

EL CONGRESO CAFETERO

Fijar la hoja de ruta del sector para el 2020 y los próximos años es el objetivo del Congreso Nacional de Cafeteros, que será instalado hoy en la Federación Nacional Cafeteros, en Bogotá. El evento, que tendrá como lema, “más agronomía, más productividad, más calidad… mejor rentabilidad”, contará con la presencia del presidente Iván Duque; la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, los ministros de Hacienda, Alberto Carrasquilla; de Agricultura, Andrés Valencia; de Comercio Industria y Turismo, José Manuel Restrepo, y el director de Planeación Nacional, Luis Alberto Rodríguez.

LOS PROBLEMAS ESTRUCTURALES DEL SECTOR, SIN SOLUCIÓN

En medio de las buenas noticias generadas por la recuperación de los precios, la economía cafetera colombiana enfrenta grandes retos. Y no se trata de un problema menor.

En efecto, la caficultura colombiana sigue sin solucionar problemas estructurales internos, e incluso externos, como el de la especulación en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde quienes escasamente toman café, manejan el mercado a su antojo.

El diagnóstico más completo de la economía cafetera colombiana lo realizó la Misión de Expertos Cafeteros en el 2014, con el objetivo de trazar la agenda sectorial para los próximos años.

Sin embargo, algunos analistas aseguran que la debilidad actual del sector radica en que no se tuvieron en cuenta las recomendaciones de este informe, especialmente en lo que tiene que ver con aumentar la productividad, reducir los costos de producción y diversificar la oferta, a través del cultivos de cafés robustas que no se siembran en el país. Los avances en estos temas provienen solo de la renovación de los cafetales, pero no se ha hecho nada en la producción de robustas.

La realidad es que el negocio de producir y comercializar café ha cambiado, y requiere de una transformación no solo en las prácticas agronómicas, sino en la forma de llegar a un consumidor cada vez más exigente. Este proceso iniciado en el 2002 con el nacimiento de Procafecol, con el objetivo de agregar valor para los cafeteros y su marca Juan Valdez, ha dado buenos resultados.

JUAN VALDEZ SIGUE EN PLENO CRECIMIENTO

Juan Valdez creció en ventas 10,2% al cierre del tercer trimestre del año y sigue en su estrategia de fortalecerse en el mercado colombiano como una marca insignia. Actualmente tiene en operación 311 tiendas y espera terminar el año con 25 más de las que tenía en 2018.

El plan de expansión local, con algunas reubicaciones incluidas, implica una inversión de $4.900 millones. Centros comerciales y aeropuertos resultan ser sitios de importancia para el crecimiento de los puntos de venta.

Con miras a ampliar el negocio y acercarse más a los consumidores, Procafecol trabaja en el piloto de unas tiendas al paso.

En cuanto a la presencia internacional, la cadena de café tiene 133 puntos en 13 países, entre los cuales están Ecuador, Chile, EE. UU., España, México, Malasia, Bolivia, Panamá, Perú, El Salvador, Costa Rica, Paraguay, Aruba y Curazao. Como nuevos mercados, tiene en desarrollo México y Argentina, aunque la prioridad de la marca es profundizar en los países en donde opera. También comercializa el café tostado y molido.

EL NUEVO MAPA CAFETERO SE ENFOCA EN LOS ESPECIALES

La economía del café ha cambiado considerablemente en las últimas tres décadas, hasta el punto de que el tradicional Eje Cafetero dejó de ser el mayor productor del grano. El país tiene ahora una nueva zona que lidera el cultivo. Se trata del Eje del Sur, conformado por los departamentos del Huila, Cauca, Nariño y Tolima.

Es más, esta no solo es la región de mayor producción, sino que lo hace con cafés especiales. El nuevo mapa cafetero le ha permitido al país mejorar su competitividad, pues en la medida en que el cultivo se desarrolla en predios de menor valor, tiene la posibilidad de competir mejor en el mercado.

Por su parte, el antiguo Eje Cafetero mutó hacia el turismo y se convirtió en uno de los destinos más visitados del país. Sin embargo, el grano sigue siendo el eje temático de la región, integrada por los departamentos del Quindío, Caldas y Risaralda.

La reubicación de las zonas productoras ha generado también el desplazamiento de los recolectores del grano, y un fenómeno social producido por la migración de venezolanos al país.

De acuerdo con el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, la migración venezolana hacia Colombia ha sido favorable en términos de disponibilidad de mano de obra para la recolección de las cosechas de café en el país. Aunque no existen cifras obtenidas con rigurosidad, en algunas zonas los productores dicen que en la última cosecha, 9 de cada 10 recolectores eran venezolanos.

MÁS CAFÉS ESPECIALES

Otros actores en el negocio de café tiene que ver con el desarrollo de cafés especiales, gracias a las variedades que se han desarrollado por las condiciones de la geografía nacional.

Esto ha representado para los pro- ductores primas adiciona- nales por calidad. Una de las estrategias más representativas en el desarrollo de café es el Programa de Calidad Sostenible AAA de Nespresso, que hace parte de la multinacional Nestlé y que fue implementado hace 15 años, con el objetivo de garantizar el abastecimiento de café de calidad cultivado a través de prácticas agrícolas sostenibles y para ser comercializado alrededor del mundo en sus cápsulas de café.

Este programa se enfoca en calidad, sostenibilidad y la productividad de más de 30.000 fincas de Cauca, Nariño, Antioquia y Caldas.

Siga bajando para encontrar más contenido