Economía

El gasto de los hogares crece, pero no se ve en estratos bajos

Según el último informe de la firma Raddar, durante el primer semestre del 2021 las familias hicieron compras por $385 billones.

Ambiente laboral

iStock

POR:
Portafolio
julio 09 de 2021 - 09:12 a. m.
2021-07-09

Si bien el gasto de los hogares en el primer semestre del año tomó una buena dinámica, las cifras muestran cómo en ese período ese buen ritmo no se refleja de la misma manera en todas las familias del país.

Según el último informe de la firma Raddar, durante el primer semestre del 2021 se acumularon gastos por $385 billones, superior en 6,83% frente al año anterior.

En términos reales, el crecimiento semestral (4,47%) es mucho más positivo al registrado en el 2020 -en plena pandemia- (2,02%%), tanto así que el crecimiento semestral del 2021 es similar al registrado en el 2019 (4,72%).

(Gastos de los hogares mejoró en 2020, pese a la pandemia). 

Se puede afirmar que el gasto de los hogares desde la medición de Raddar, que incluye bienes usados y canales informales, en el primer semestre de 2021 es superior al del primer semestre de 2019 (6,6%), mostrando que ya hay recuperación e incluso crecimiento”, concluye.

En junio, las familias del país gastaron $65,3 billones, con un crecimiento del 11% frente al mismo mes del año pasado, que en términos reales fue de 7,96%.

De otro lado, en el segundo trimestre el gasto fue de $189,6 billones, con un crecimiento de 11% frente al igual trimestre del año pasado, donde en términos reales fue de 7,42%, siendo el mejor desde el cuarto trimestre del 2019.

(Vea: Deuda externa del país creció 8,98 % en el último año).

En su informe, Raddar llama la atención en que la mejoría a la que hace mención se refiere al valor del gasto y no a la cantidad de hogares que hacen gasto, “teniendo en cuenta que más del 30% de los hogares no tienen ningún gasto”.

Al respecto, una parte del análisis indaga sobre los hogares que compraron menos cosas que el mes pasado, según niveles socioeconómicos.

En general, en el caso del 49,75% de los hogares, se pudieron comprar menos cosas que el mes pasado.

La compra de las mismas cosas frente al mes anterior se presentó para el 45,78%.
Y apenas un 4,47% dijo que pudo comprar más artículos que el mes pasado.

Por estratos socioeconómicos, el más golpeado es el nivel bajo, donde el 43,66% de los hogares dijeron que en junio compraron menos cosas que el mes pasado. Ese porcentaje mejora frente al 2020 (44,48%).

(Vea: El plan que tiene el Gobierno para reducir el gasto público en el 2022).

Y entre las familias que están en el nivel medio, el 36,41% experimentó esa situación, menos de las que así lo señalaron en el 2020 (39,18%). Por su parte, en el nivel socioeconómico alto el 35,05% de los hogares reconocen que compraron menos cosas, cuando en el 2020 eso le pasó al 30,86%, lo cual muestra también un impacto.

Camilo Herrera,
presidente de la junta directiva de Raddar, plantea que es probable que en el caso de la población del nivel bajo se puede estar afectando por la inflación y el alto la devaluación.

Herrera dice que, en general, “el gasto crece pero eso no quiere decir que los hogares gasten más. Hay que separar que hay una cantidad de personas que aumentaron su gasto y otras que no”. Y comenta que el crecimiento se genera en los ingresos medios y altos, con empleo y capacidad de gasto.

Esto, explica, amplía las brechas pero generado por la falta de ingreso. Para Raddar la población de ingresos bajos ha crecido dentro de la cantidad de personas en el mercado y detrás de eso hay varios fenómenos.

Uno es el choque del año pasado generado por la pandemia. El otro, la presencia de migrantes que impacta los indicadores sociales. Herrera también explica que en la situación influye el ritmo lento en la creación de empleo del país que se traduce en menos ingresos.

(Vea: Influencia que tendría la vacunación en crecimiento de PIB trimestral).

Por último, menciona la inflación. “Si bien ha permitido que los hogares hayan tenido mayor capacidad de compra, la inflación de alimentos es muy volátil afectando el nivel de gasto y habrá qué ver que pasa para los meses que vienen”.
Justamente, los alimentos están en el primer lugar de gasto de los hogares (28,83%). Luego aparecen vivienda y transporte.

OTRAS SEÑALES

Por otro lado, otra muestra del efecto que ha tenido la pandemia en el consumo de los hogares es que, según el Pulso social del Dane, en mayo el 84,6% de los hogares en condición de pobreza respondieron que tienen menos posibilidades de comprar artículos de primera necesidad como alimentos, ropa o zapatos. Eso contrasta con el 70,8% de las familias que no están en esa situación y que respondieron lo mismo.

Por otro lado, otro termómetro que muestra la situación de los hogares es la Encuesta de opinión al consumidor de Fedesarrollo que en su último reporte, de junio, señala que la confianza de los niveles socieconómicos bajos (-25%) es menor que los medios (-21,2%) y los altos (-8,4%).

INTERÉS EN ALMACENAR

La incidencia del paro y las movilizaciones se refleja en los hábitos de consumo. Datos de Tiendeo.com.co muestran que desde el 28 de abril, los consumidores han incrementado en 46% sus visitas a supermercados.

Explica que dicho incremento se atribuye principalmente a la necesidad de almacenar alimentos frente a una situación inestable.

La coyuntura social y económica de las últimas semanas ha provocado también el desabaste- cimiento y escasez de algunos productos de primera necesidad, lo que ha impactado en el incremento del precio de los alimentos”, es otra de las conclusiones.

PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido