Economía

‘El motor de la reactivación tiene que ser el sector privado’

Mauricio Claver-Carone, presidente del BID, resaltó que se lanzó la mayor operación financiera del Banco con Colombia.

Mauricio Claver-Carone es el presidente del BID.

Mauricio Claver-Carone es el presidente del BID.

POR:
Portafolio
marzo 18 de 2021 - 07:40 p. m.
2021-03-18

Uno de los ejes de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que tiene lugar esta semana en Barranquilla es ver cuáles son las mejores formas de impulsar la economía tras la pandemia. En este sentido, la receta para Mauricio Claver-Carone, presidente de la entidad es clara: el sector privado debe ser el motor central en la recuperación de la región.

(Ingreso solidario permanente, en la agenda de Duque en el Congreso). 

¿Cuál fue el impacto final de la pandemia en 2020?

Es la crisis socioeconómica más grande en 120 de la región y, definitivamente, en los 61 años del BID. Nuestro informe mostrará una gran caída del PIB, los 40 millones de personas que perdieron su trabajo, 44 millones de ciudadanos que entraron en la pobreza y 50 millones que han salido de la clase media.

(‘Infraestructura y equidad, las bases para la recuperación’). 


Y esto genera retos por delante, con las vacunas como eje central, pues hay buenas perspectivas y planes de reactivación, pero no serán suficientes para sobrepasar lo perdido hasta que no pasemos la página.

¿Es optimista hacia el futuro de la región?

Soy optimista. Cuando cerremos la pandemia, eso nos va a revelar grandes oportunidades. Yo rechazo a los que diagnostican una nueva década perdida, pues creo que será de crecimiento debido a lo que se aprendió en esta crisis, la cuestión es si Latinoamérica lo va a aprovechar.

¿Cuáles son esas oportunidades?

Las principales son la integración regional y el nearshoring, la digitalización, contar con pymes más robustas y con más financiamiento, el empoderamiento en cuestiones de género y los temas climáticos.

¿Cómo hará el BID para tener la capacidad para atender estos retos?

Haré todo lo posible por mantener niveles cercanos a los de 2020 porque la región lo necesita. Ya estamos ejecutando acuerdos de mitigación de riesgo para ampliar nuestra base de capitalización con el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones y países como Alemania.

(Latinoamérica encara una “encrucijada”). 


Y también creamos la sociedad privada más robusta de la historia del banco para incrementar las inversiones hacia la región.

Y en cuanto a la capitalización, que es de mediano plazo, hay mensajes positivos como la legislación bipartidista de EE. UU. para financiar con US$80.000 millones al BID o la reciente emisión del bono sostenible, que tuvimos la mejor recaudación en 61 años.

¿Qué se puede hacer para acelerar la vacunación?

En los primeros 100 días identificamos US$1.000 millones adicionales a los US$1.200 previos para adquisición y distribución de vacunas. A pesar de eso, muchos países están en el mecanismo Covax, el cual ha estado muy lento en gran parte por el acaparamiento que hemos visto.

Y vimos que en las negociaciones directas de los países se estaban dando trabas contractuales y pedidos de las farmacéuticas más onerosos, por lo que creamos un instrumento que funciona como garantía para agilizar estos procesos.

¿Cómo ayudarán en la crisis migratoria?

Vamos a reforzar nuestra iniciativa y nuestros programas para ello. Esta es la crisis migratoria de nuestra generación, y la región ha reaccionado, pero la comunidad internacional tiene que hacer más. Somos la entidad con más credibilidad para acompañar a estos programas y la transición necesaria. Tenemos una gran responsabilidad en ello.

¿Qué prioridades tiene en la agenda con Colombia?

Ayer anunciamos la operación única de mayor volumen financiero del BID en Colombia en la historia del Banco, de impacto climático y sostenible. Comprende US$1.200 millones y es la primera operación en la que trajimos a cinco cofinanciadores.

Esto tendrá impacto no solo en el uso sostenible de capital natural y en la transición energética, sino también en el cierre de brechas en el acceso de energía limpia. Colombia es un líder en cuestiones climáticas.

Sumado a la financiación de Barranquilla, estamos trabajando en nearshoring y todos los proyectos del río Magdalena, que son transformacionales para Colombia y la Costa, entre otros.

¿Qué rol debe jugar el sector privado en la recuperación?

El motor central de la recuperación tiene que ser el sector privado, y nosotros lo que estamos haciendo es ver cómo ayudar a incentivar y movilizar a este segmento para ello. De hecho, estamos incorporando a las empresas a nuestras líneas de trabajo para que las acciones sean más efectivas.

¿Qué tanto se ha avanzado en el ‘nearshoring’?

Gran parte de la parte que estamos haciendo es crear incentivos financieros para la relocalización. Dos terceras partes de las empresas en China están considerando mudar sus operaciones, y quiero que América Latina sean los beneficiarios, pues esto tiene un impacto enorme.

Si intercambiamos las líneas que ya existen de exportación de China y Latinoamérica a EE. UU., si se trae el 10% de eso a la región, son US$70.000 millones más en ventas al año.

Además, el gobierno de Biden revisó las cadenas de abastecimiento de tierras raras, farmacéuticas, baterías eléctricas y semiconductores, áreas en las que Latinoamérica tiene un potencian enorme.

¿Estados Unidos ya tiene a la región en el mapa?

Yo creo que sí, muchos senadores dicen que han aprendido más del BID en 6 meses que en 20 años.

Yo tengo tres grandes prioridades en el BID: la transformación digital del banco, que iniciamos hace dos semanas; la modernización e impulsar la creatividad, cambiando la cultura del BID de miedo al fracaso hacia otra de tomar riesgos, y lo último es dejar un legado bipartidista de compromiso de inversión en la entidad, lo que se reflejará en mayor ayuda a la región.

INICIATIVA PARA LA AMAZONÍA 

En la Asamblea del BID, ayer se lanzó una iniciativa medioambiental enfocada en la Amazonía.

Como anunció Claver- Carone, el BID aportará US$20 millones para estructurar proyectos, mientras que movilizará compromisos por más de US$1.000 millones. “Este proyecto es único y es la acción de clima más importante en el mundo hoy en día, y es un orgullo que el BID sea un líder en este esfuerzo”, aseguró el presidente de la entidad. Como se explicó, la iniciativa tiene cuatro áreas clave en los que enfocará los recursos y proyectos: la bioeconomía, la gestión sostenible de la agricultura, la ganadería y los bosques, el capital humano y las ciudades e infraestructuras sostenibles.

Rubén López Pérez

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido