Economía

‘El mundo pierde una oportunidad con estos planes de reactivación’

Según Brian O’Callaghan, de la Universidad de Oxford, solo el 2,5% del gasto total por la crisis va a iniciativas verdes y sostenibles.

Brian O’Callaghan, líder del Proyecto de Recuperación Económica de Oxford University.

Brian O’Callaghan, líder del Proyecto de Recuperación Económica de Oxford University.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 02 de 2021 - 06:00 p. m.
2021-05-02

Los planes tanto de rescate como de recuperación tras la crisis de la pandemia, pese a los grandes montos a nivel mundial, son una oportunidad perdida, pues no focalizan el gasto en industrias del futuro e iniciativas verdes y sostenibles.

(El primer trimestre ‘calentó motores’ para la reactivación). 

Así lo afirma Brian O’Callaghan, investigador principal del Proyecto de Recuperación Económica de la Universidad de Oxford, quien lidera una iniciativa junto con la ONU y el FMI, entre otras entidades, para monitorear el gasto de estos planes. Su informe indica que de US$14,6 billones anunciados, solo el 2,5% va a proyectos verdes.

¿Qué ven al analizar los planes de recuperación?

Hemos estado rastreando el gasto en los planes de recuperación y respuesta de la covid-19 en el mundo, y en general los gobiernos no han priorizado iniciativas verdes como deberían para reorientar sus economías, alejándolas de industrias insostenibles, y llevándolas a sectores ecológicos que definen en gran medida el futuro, aunque hay algunos países europeos que lo están haciendo mejor.

(Los retos que afrontarán las organizaciones para volver a crecer). 


Aquí hay una cuestión de tener dinero para gastar y en qué. Pero incluso países de altos ingresos no están haciendo todo lo posible.

¿Cuánto representa el gasto verde en los planes?

Los planes de gasto son de alrededor de US$14,6 billones, aunque hoy ya están cerca de US$20 billones. De eso, solo una pequeña parte, US$368.000 millones, es verde. Esto eso el 18% de los planes de recuperación y 2,5% del gasto total.

Pero hay que hacer la distinción entre el gasto de rescate y de recuperación. El primero está orientado básicamente para salvamento, mientras que los de reactivación son para revitalizar una economía. Es en este en el que los gobiernos tienen más discrecionalidad y oportunidad para gastar.

¿Los países están dejando pasar la oportunidad?

Esta es probablemente la mayor oportunidad que hemos tenido para acelerar la acción sobre el clima, y no tendremos una tan grande en mucho tiempo. Los gobiernos van a estar centrados en la consolidación fiscal y bajar la deuda, por lo que no volverá a haber estas inversiones a gran escala. Cinco o diez años después de la covid no habrá gastos así para casi nada.

Esto es una oportunidad perdida, los gobiernos deberían estar dirigiendo el gasto a iniciativas verdes o inversiones tradicionales como hospitales, escuelas o vías que incluyan componentes sostenibles de eficiencia, generación renovable, etc. Y ningún gobierno debería destinar recursos a industrias insostenibles.

¿Cómo va esta situación en Latinoamérica?

En América Latina vemos un menor gasto total frente al PIB, por un menor acceso a capital, tasas de interés altas y un espacio fiscal más reducido, que lleva a una menor capacidad. Y si se observa lo gastado, los planes no son tan verdes. Latinoamérica, proporcionalmente, está perdiendo una mayor oportunidad.

Aunque hay aspectos positivos en la región, y Colombia ha sido uno de los destacados en recuperación verde. Pero también ejemplos negativos, y uno que se puede ver es el apoyo a la aviación u otras industrias, sin condiciones verdes.

¿Por qué es tan difícil ir de las promesas a los hechos?

Los compromisos de la reciente cumbre del clima fueron alentadores, pero son solo palabras. Es muy fácil para un gobierno hacer promesas a 2030, cuando ya no estará en el poder. Lo difícil es hacer algo ahora. Nuestra iniciativa es para eso, dar información a las personas para que presionen a sus líderes.

¿El EE. UU. de Joe Biden es ejemplo de gasto verde?

Ha dado pasos muy positivos con su plan de empleo e infraestructura. Ambos proporcionan competencia a nivel mundial para que los líderes sean mejores.

¿En qué se están centrando los países?

Vemos muchos interesados en el hidrógeno verde y en su exportación, y en 2020 vimos cinco años de gasto en esta tecnología, en tan solo uno por la covid-19. También hay muchas inversiones en vehículos eléctricos, energía limpia, infraestructura, capital natural y en modernizaciones para tener eficiencia energética.

A nivel general, ¿cómo se ve la recuperación?

Es difícil saber si los planes y el monto es suficiente. La mayoría de países ricos van a estar en una buena situación tras la crisis, y la actividad en algunos incluso excederá lo que hubiera sido sin pandemia. Pero en la mayor parte del mundo en desarrollo, la imagen no es tan bonita, con aumentos en pobreza y economías que no se recuperarán por completo en una década.

¿Cuáles deberían ser las prioridades de los planes?

Los países deben orientar hacia el futuro su gasto de la recuperación que está por venir. Deben centrarse en estimular industrias que proporcionen ventajas competitivas a largo plazo y rendimientos financieros. Y es innegable que estos sectores suelen ser ecológicos, digitales, etc. Otro de los focos debe ser reducir la desigualdad en lugar de exacerbarla a través de sus gastos, brindar oportunidades a un grupo más amplio de población. Y también deben mirar más allá de sus fronteras, y ampliar el apoyo al mundo en desarrollo.

Rubén López Pérez

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido