El país se acerca a importar petróleo, advierte la Upme

Un documento de la entidad afirma que si en una década no crece la producción, al país no le quedaría más camino que aumentar las importaciones.

Petróleo producción

La Upme propone cambios en los contratos de exploración para asegurar una producción mínima de 900.000 bpd. 

AFP

POR:
Portafolio
mayo 20 de 2019 - 10:25 p.m.
2019-05-20

El fantasma por la pérdida del autoabastecimiento de petróleo y gas ahora se aparece más seguido y es por toda la operación hidrocarburífera del país.

La razón, si en menos de diez años la Nación no comienza a producir ambos combustibles en campos nuevos, incluso en Yacimientos no Convencionales (YNC), no le quedaría más camino que aumentar las importaciones de crudo para cargar las refinerías.

Esta advertencia la hace la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) a través de su Plan Indicativo de Abastecimiento de Combustibles Líquidos, al afirmar que el volumen que actualmente se bombea en campos maduros, y con ayuda del recobro mejorado, no sería suficiente para atender la demanda a mediano y largo plazo.

(Lea: Producción de petróleo en Colombia creció en abril

El citado documento de 304 páginas, cuyo ejercicio lo hace con una proyección a 20 años, y que se encuentra en etapa de comentarios, resalta en sus conclusiones y recomendaciones que “la estructuración de los escenarios de producción de crudo en una coyuntura de precios relativamente bajos no permite albergar demasiado optimismo sobre la producción futura de petróleo en el país, por el contrario se plantea que Colombia va en camino de recibir cada día menos ingresos por exportaciones petroleras a medida que la producción de petróleo desciende”.

A renglón seguido, el texto resalta que, como los resultados en términos de incorporación de reservas “no están rindiendo los frutos esperados”, es de esperarse que la construcción de los escenarios de producción de petróleo a mediano y largo plazo con base en las reservas probadas, probables y posibles, y el desarrollo de algunos proyectos de recuperación mejorada ( lo que resulta más factible de incorporar en el corto y mediano plazo) tengan tendencia a la baja y su comparación con los requerimientos de refinación lleven a proyectar necesidades de importación.

(Lea: El ‘offshore’ del Pacífico, en el radar de las grandes petroleras

“Sólo el descubrimiento de nuevas reservas por un volumen significativo como por ejemplo el desarrollo de los YNC justificaría desarrollar nuevos segmentos de transporte”, subraya el documento.


Sin embargo, el aparte que más llama la atención del citado documento es que se refiere precisamente al hallazgo de campos nuevos.

“El nuevo panorama de producción requiere de importantes ajustes en el sector para favorecer las inversiones en exploración y producción y mantener la competitividad país. Pues la ausencia de grandes descubrimientos sigue afectando la prospectividad, además de que la infraestructura de transporte para evacuación de crudo es compleja y costosa afectando la capacidad de competir con crudos internacionales”, resalta el texto.

(Lea: Reservas de crudo crecerían en más de 100 millones de barriles

La Upme en este Plan Indicativo explica que un análisis en el escenario bajo de oferta de crudo muestra el deterioro progresivo de la balanza comercial petrolera del país la cual ve reducida sustancialmente sus exportaciones a finales de la próxima década para dar comienzo a un incremento sostenido de las importaciones a fin de atender los requerimientos de producción de combustibles líquidos.

“Por ello es necesario explorar todas las alternativas posibles para el aumento de la disponibilidad de reservas, como del desarrollo de los proyectos de producción incremental por la vía de recuperación mejorada donde las inversiones para extracción son menores, y tomar la decisión de evaluar la posibilidad de pruebas en los YNC a fin de determinar su viabilidad”, resalta el documento.

Este panorama deja entre los gremios del sector hidrocarburífero del país un sabor agridulce. Para Francisco José Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) el aumento en las reservas de petróleo (anunciado la semana pasada) revierte la tendencia a la baja, “no obstante, no debemos perder de vista que es un incremento moderado. De ahí la importancia de seguir impulsando la actividad exploratoria y para esto son importantes todo tipo de yacimientos, convencionales en tierra firme y buscando ampliar nuestras fronteras geológicas en no convencionales, y offshore”.

Por su parte Orlando Cabrales Segovia, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) subrayó que se necesitan acciones puntuales que motiven la inversión para emprender campañas de exploración y producción. “Tenemos un potencial muy grande de gas en el subsuelo, en yacimientos convencionales, no convencionales y en el mar Caribe”, dijo.

La Upme deja en claro en el citado documento que ante las perspectivas futuras de oferta de crudo se propone adelantar los cambios que se requieran en los contratos de exploración para asegurar que la producción mínima sea de 900.000 bpd, que permitiría el autoabastecimiento de la demanda, y también un aporte al equilibrio económico del país.

UN LEVE REPUNTE

Un leve repunte en la producción de petróleo en lo corrido del año se registró en abril al ser reportado un bombeo de 891.012 barriles por día (bpd). Luego de tres meses consecutivos de una caída en el promedio de extracción diaria al pasar de 898.965 bpd en enero a 884.815 bpd en marzo. Los 6.197 bpd más que se produjeron en abril representa una variación del 0,7% con respecto a Marzo. De otro lado, la producción comercial de gas en abril del presente año fue de 1.021 millones de pies cúbicos día (mpcd) lo que representa una reducción de -1,78% con respecto al mes anterior (1.039 mpcd).

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido