close
close

Economía

'El país todavía debe concentrarse en el despliegue de 4G'

Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, anunció la puesta en marcha de red en la banda de 700 MHz en Bogotá, Medellín y Barranquilla.

Marcelo Cataldo

Marcelo Cataldo, presidente de Tigo Colombia, explicó como la empresa está trabajando en la red de 700 MHz.

Cortesía

POR:
Portafolio
abril 22 de 2020 - 10:00 p. m.
2020-04-22

Después de la subasta del espectro de bandas de 700 MHz y 2.500 MHz el pasado 20 de diciembre, muchas cosas cambiaron en el panorama de las comunicaciones del país con la llegada de un nuevo operador, con el compromiso de dar conectividad a 3.658 localidades de zonas rurales en los 32 departamentos y con la promesa de inversiones por $2,24 billones en los próximos 5 años.

(Lea: Las tareas que el sector TIC debe resolver en el primer semestre)

Tigo es el primer operador en cumplir con esa promesa, pues empezó ya con el despliegue de red móvil que le dará inicio por primera vez a las bandas bajas.
La compañía con 2 bloques en la banda de 700 MHz tiene la misión de conectar 1.636 localidades entre el 2021 y el 2025.

(Lea: Comunicaciones, un servicio esencial, pero no gratuito)

Marcelo Cataldo, presidente de la firma, explicó cómo va el proceso y el trabajo en medio de la cuarentena en el país por la pandemia del coronavirus.

¿Qué empezó a hacer Tigo hoy?

La compañía inicia su operación en bandas bajas, encendimos las primeras antenas en la banda 700 MHz en Bogotá, Medellín y Barranquilla.

Con esta activación de las primeras antenas en bandas bajas iniciamos un camino que nos permitirá potenciar nuestras redes existentes y llegar a cerca de 200 municipios en los que actualmente no estamos.

Nosotros fuimos a la subasta de espectro y con estos 40 MHz en 700 MHz empezamos un gran camino a pesar del difícil momento que enfrenta el país. Los empresarios y la ciudadanía estamos con esta nueva red que le dará al colombiano más cobertura, mejor señal y mayor velocidad para estar conectado en este mundo que va a cambiar y nos va a requerir cada vez más digitales.

¿Ahora, luego de todo el camino antes y tras la subasta, valió la pena?

Claro que sí, los esfuerzos hechos y las discusiones, porque una antena en bandas bajas equivale a más o menos tres en bandas altas, que es donde nosotros hemos estado todo el tiempo. Esta es nuestra oportunidad de ampliarnos y de ofrecer una mejor cobertura en el país. Con este despliegue que se inicia, Tigo logrará una cobertura móvil urbana que superará el 95% del territorio nacional.

Entonces, con la misma inversión que estábamos haciendo, vamos a poder llagar a más personas, a un volumen más alto y este es un beneficio enorme el que tenemos y vamos a trasladar al ciudadano. Entonces, sí estamos muy contentos.

Para nosotros esta nueva red nos permitirá duplicar nuestra señal en el área rural de Colombia para que sean cada vez más los beneficiados con nuestros productos.
Es la operación actual también la que les ha permitido llegar a este anuncio y despliegue.

¿Cómo están trabajando en tiempo de cuarentena?

Nosotros tenemos más de 5.000 técnicos en las calles, siguiendo con todos los protocolos de salud y las recomendaciones gubernamentales para el manejo que se le tiene que dar a los clientes. Estamos cumpliéndole al país en este momento en que más necesita de nosotros para poder llegar con las herramientas que son más que necesarias en la actualidad.

Las personas están teletrabajando, estudiando, la demanda ha crecido y también tenemos que cuidar la salud de todos.

El otro mes estaremos prendiendo unas 400 antenas para dar acceso a 700MHz en Bogotá, Medellín y Barranquilla y más de 40 municipios, luego seguirá el despliegue masivo de nuestra red.

En el caso de las inversiones hemos puesto mucho dinero para que las redes aguanten el 30% o 40% más de demanda en el uso que se está teniendo en la actualidad.
Destinamos cerca de $40.000 millones para soportar el crecimiento en la demanda del último mes.

Nosotros no hemos realizado ningún ajuste en nuestras tarifas y eso también es importante, pues mantenemos los mismos productos y precios e incluimos las opciones de entretenimiento que tenemos.

Obviamente estamos vendiendo mucha más velocidad. Nosotros empezamos en enero de este año con la oferta de 30 megas hacia arriba hasta 300. Yo veo que ese consumo llegó para quedarse y que las personas en las casas se lo están dando.

¿Qué cree que va pasar con el 5G en el país?

Primero creo que el plan que tiene el Gobierno va a tener que modificarse, porque si bien se hizo antes de la crisis, hay que revisar las fechas que se estipulaban para la llegada del 5G al país en 2022 o 2023.

Lo otro es que, en nuestro caso, ya hicimos las pruebas requeridas, entendemos la tecnología, pero todavía no hay un estándar ni una definición.

Lo tercero es que creo que el desafío que tiene el país con el decrecimiento económico y con todo está en que nos enfoquemos en 4G para que conectemos a la mayor cantidad de personas.

Siento que la adopción de 5G, ni técnicamente ni financieramente debería darse en este momento.

La subasta del año pasado ahora ha pasado a cobrar una mayor relevancia, pues ahora será la encargada de permitir que Colombia se conecte y dé posibilidades a los 20 millones de colombianos que no tienen en este momento posibilidades.

Ya luego podemos ver el espacio del 5G. Hoy hay uno o dos teléfonos de altísima tecnología que permiten el acceso al 5G, pero en cambio las posibilidades en 4G son muy accesibles. Hay posibilidades con teléfonos desde $150.000. En el 4G tiene que estar el foco del Gobierno y el nuestro.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido