Economía

‘El precio del café es una variable que hoy no nos preocupa’

El gerente de la FNC dice que el principal reto del 2021 es que los productores ofrezcan café tostado y/o molido en el mercado internacional.

Roberto Vélez

Roberto Vélez, gerente de la Federación de Cafeteros, dice que la venta de grano a China y Corea del Sur, es creciente.

Archivo particular

POR:
Portafolio
enero 24 de 2021 - 07:00 p. m.
2021-01-24

El 2021 sería otro año bueno para los productores colombianos del grano. El precio promedio anual se mantendría por encima del millón de pesos la carga, como sucedió en el 2020. Así lo señala el gerente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez, quien advirtió que el pasivo pensional dejado por la Flota Mercante Gran Colombiana está erosionando los recursos del Fondo Nacional del Café.

(Cafeteros formularon 90 recomendaciones en su congreso anual). 

¿Cómo pinta la economía cafetera para el 2021?

El año tendrá como protagonista la situación climática de Brasil, país que el año pasado fue afectado por una sequía que afectará la producción del 2021. Se está hablando de una disminución del 20% en la cosecha brasileña para el presente año, es decir, 15 millones de sacos menos, y la mayoría de esa producción corresponde a café arábica.

(El consumo de café aumenta y se traslada a los hogares). 


El año mundial inicia con una noticia que no es favorable para los tostadores debido a la menor oferta. Sin embargo, en este momento se está embarcando hacia el mercado mundial la gran cosecha brasileña del 2020, de casi 70 millones de sacos. Hoy hay suficiente café, pero a medida que transcurre el año se irá reduciendo la oferta.

¿Eso significa que el precio seguirá al alza este año?

No sabemos. Como el grano en el mercado internacional se negocia a futuro, en este momento la perspectiva de menor oferta ha generado un pequeño aumento. La libra de café está hoy entre 1,25 y 1,30 dólares, y antes estábamos entre 1,0 y 1,10 dólares. Esto nos da la idea de que los precios del 2021 van a ser muy similares a los del año pasado, y quizás un poco por encima. Esta es una variable que hoy ya no nos preocupa.

¿Y qué se espera de cosecha nacional?

Colombia tiene un parque cafetero con capacidad para producir entre 14 millones y 14,5 millones de sacos anuales. El nivel de la cosecha depende de las variables clima y prácticas agrícolas de los cafeteros. El clima no fue muy favorable al cierre de 2020, pero afortunadamente esto ha ido cambiando y el arranque climático del 2021 ha sido bueno con perspectiva positiva para la cosecha del segundo semestre. Creo que lograremos una producción de 14 millones de sacos.

¿Seguirá la renovación cafetera?

En la Federación se volvió una religión la renovación del 10% del área cultivada, es decir, unas 85.000 hectáreas nuevas anuales. Tenemos $25.000 millones del Fondo Nacional del Café, y esperamos que el Gobierno nos ayude con más recursos para llegar unos $40.000 millones.

¿Cuáles son los retos del sector para este año?

El reto es avanzar en los cafés especiales. El destino de estos productos son pequeñas cadenas de tiendas en el mundo, que se han visto impactadas por la pandemia, por las cuarentenas. Incluso se han afectado gigantes como Starbucks.

A nivel local se cayeron las ventas en las tiendas de café al público, pero aumentó el consumo en los hogares y la calidad del grano demandado, debido al confinamiento y al trabajo en casa. Esperamos que con la vacunación haya una recuperación. Ya estamos organizando la primera subasta de cafés especiales. La buena noticia es que vamos a hacer énfasis en la venta de cafés tostados desde el origen. Vamos a ofrecer cafés tostados y molidos en el país, para agregarle valor al grano, con buenos productos y empaques excelentes.

¿Se trata de nuevas marcas nacionales?

Sí. Se trata de productos procesados, tostados o molidos, que ofrecen caficultores, cooperativas, pequeños productores del grano, que tienen proyectos muy locales, pero la idea es que se extiendan al mercado internacional. Estos productos llevarían el logotipo de Café de Colombia, estaría sometido a un control de calidad y tendría un sello de “café tostado en el origen”. Son diferentes marcas que tienen su propio empaquetado y presentación. En estos se trabajará este año.

¿Hay avance en nuevas variedades del grano?

Sí. Desde hace 5 años venimos haciendo experimentos de cruces de variedades resistentes con material genético que tenemos en Cenicafé, donde existe una de las colecciones más grandes del mundo. Estamos buscando resistencia a la roya, pero con características de tazas más prominentes de excelente calidad.

¿Qué perspectivas hay en materia de nuevos mercados para el grano colombiano?

Este año buscamos seguir creciendo en el mercado chino. Los compradores de los cafés de las últimas subastas han sido chinos y coreanos, lo que prueba que seguimos ganando espacio en cafés especiales en esos dos países. Hoy, el café de Colombia se vende en todo el mundo. Lo que cambia es el tipo de grano que se comercializa. El producto nacional está avanzando claramente en el mercado de cafés especiales. El 43% de las exportaciones nacionales van a Estados Unidos.

¿Cómo va el plan de recolección mecanizada?

Va bien. La técnica de las mallas ha venido funcionando y los productores han comprado unas 350 máquinas derribadoras. Poco a poco vamos adoptando tecnología. Esto es para grandes productores.

¿Hoy, cuál es el principal problema del sector?

Hay que resolver el tema de los pensionados de la extinta Flota Mercante Gran Colombiana. El año pasado nos costó $70.000 millones atender este pasivo. Esa plata se va en pagar las pensiones de 800 personas. Lo ideal sería que el Gobierno nos ayudara con ese pago.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido