2019: año del futuro del trabajo que queremos

Los cien años de la Organización Internacional del Trabajo vendrán cargados de retos, entre ellos el papel de las nuevas tecnologías.

Hojas de vida

En el año 2019 los diversos ámbitos relacionados con el futuro del trabajo estarán presentes en el centro de la agenda internacional en la promoción del trabajo decente

POR:
Portafolio
diciembre 18 de 2018 - 09:49 a.m.
2018-12-18

La creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el contexto de la finalización de la primera guerra mundial como parte del Tratado de Versalles de 1919 marcó el reconocimiento de la justicia social y trabajo decente como elementos fundamentales de la paz mundial.

El centenario de la OIT marca en un nuevo contexto, la reformulación del mandato original al organismo internacional para afrontar el cambio tecnológico, el trabajo en plataformas tecnológicas, la robotización y la consecuente sustitución de trabajadores por máquinas.

La definición del marco conceptual del trabajo en el marco de los 100 años de la OIT se ha transformado hacia esquemas diversos caracterizados por inseguridad en el ingreso y la inestabilidad del vínculo laboral que acompañan la definición de estándares de protección para la realización del trabajo decente como piedra angular de inetervención del sistema de intervención internacional.

(Lea: Tener trabajo en el futuro: la clave está en las habilidades

El informe incial para la Comisión Mundial sobre el futuro del trabajo revela la creciente atención sobre las nuevas formas de trabajo y su regulación para asegurar la efectividad de los estándares que integran el trabajo decente: “Especialmente preocupante es la aparición del trabajo «a pedido» como los contratos «de cero horas» (sin un mínimo de horas garantizadas) y la llamada «gig economy» o economía del trabajo esporádico, aunque existe poca información sobre estas y otras formas de empleo atípicas. La escasa información disponible sobre las empresas de trabajo temporal demuestra que esta modalidad laboral puede representar entre el 1 y el 6 por ciento del empleo asalariado, pero esas cifras no incluyen otras formas de subcontratación posiblemente muy extendidas. En el Reino Unido, en el último trimestre de 2016 había 905.000 personas trabajando con contratos de cero horas, que equivalen a un 2,8 por ciento del total de empleados”.

La creación de la OIT en el contexto de la primera posguerra para asegurar la paz mundial sobre la base del “trabajo humano” bajo un mandato de orientación hacia los estándares mínimos laborales.

(Lea: Habilidades necesarias para los trabajos del futuro

Los crecientes cambios en el mundo del trabajo que determinan la organización empresarial a través de cadenas de producción, brechas por género ocupacionales y salariales y crecientes indicadores de desempleo juvenil que serán condicionantes del nuevo mandato a la OIT para abrir el camino de otros 100 años en defensa del trabajo decente.

En el año 2019 los diversos ámbitos relacionados con el futuro del trabajo estarán presentes en el centro de la agenda internacional en la promoción del trabajo decente en el marco de la sustitución de trabajadores por máquinas y la creación de nuevos empleos.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Oxford identificaron los riesgos de los diversos tipos trabajos de desaparecer como como consecuencia de la robotización dentro de los cuales merece destacarse:

Los cambios en el trabajo y su organización, la evolución demográfica, el trabajo en los espacios del denominado crowdworking, constituyen los principales desafíos para afrontar el nuevo mandato de la OIT para orientar el nuevo sistema de regulación universal hacia los mecanismos de efectividad del trabajo decente y la justicia social.

La OIT se creó en un contexto complejo de recuperación económica y social de la primera posguerra en 1919 cuyos principios fueron reiterados y profundizados en la Declaración de Filadelfia de 1944 que acogió el principio rector de actuación para la comunidad internacional por el cual “el trabajo no es una mercancía” que ha acompañado el enfoque en las actividades del organismo internacional en materia de promoción del trabajo en condiciones admisibles de respeto de los derechos en el trabajo, la protección social y el diálogo social.

El año 2019 recibe el centenario de la OIT bajo los principales desafíos que constituyen la digitalización del trabajo, la pérdida de puestos de trabajo, la necesidad de adaptar a las nuevas formas de trabajo el mandato de intervención internacional que los mandantes (gobiernos, organizaciones empresariales y organizaciones sindicales de los paises miembros) construyan para enfrentar los retos del mundo del trabajo y la estrategia para la realización del trabajo decente y la justicia social que inspiraron su creación.

Iván Daniel Jaramillo Jassir
Observatorio Laboral
Universidad del Rosario

Siga bajando para encontrar más contenido