3,2 millones de jóvenes trabajan en precariedad

De un total de 6,85 millones pertenecientes a estrato 1 y 2 en el país, solo el 14% de ellos labora en condiciones dignas y goza de garantías.

Desempleo

Desempleo

ARCHIVO CEET

POR:
Portafolio
noviembre 19 de 2018 - 09:00 p.m.
2018-11-19

Mientras que en Colombia el índice de desempleo se ubica en promedio en el 9% y el de informalidad en el 50% - estando por encima de varios países de la región-, dichas tasas se incrementan de manera significativa cuando se habla de población joven y, aún más, cuando se trata de ese segmento en los estratos 1 y 2.

(Lea: La edad no es un impedimento para conseguir empleo)

De acuerdo con el más reciente estudio sobre precariedad laboral de Cuso Internacional, en el país el 86,1% de las personas que reside en las ciudades de entre 14 y 28 años de edad, de estratos 1 y 2, labora sin poder ejercer plenamente sus derechos como trabajadores, ni gozar de los beneficios de un contrato convencional.

(Lea: Nuevas tecnologías y formas de teletrabajo en Latinoamérica)

Esto produce que estos jóvenes “vivan en unas condiciones semejantes a un agujero negro de la pobreza y la exclusión”, puesto que los bajos salarios, la escasa protección frente al despido y la falta de acceso a la protección social y a otros beneficios asociados con un empleo estándar de tiempo completo, se convierten en un obstáculo para que estas personas salgan de la situación de vulnerabilidad y asciendan socialmente.

De acuerdo con la investigación, quienes están más expuestos a esta situación son los jóvenes con bajo nivel de escolaridad; quienes se emplean por primera vez y se vinculan a los sectores de transporte, almacenamiento, comunicaciones, comercio, hoteles y restaurantes y a empresas de hasta cinco trabajadores.

“Esta precariedad forma parte de un sistema que erosiona el goce pleno de los derechos. Además del derecho al trabajo, esta población sufre diversos grados de exclusión del derecho a la salud, la educación, la vivienda digna, la protección social y otros derechos fundamentales para el ejercicio pleno de la ciudadanía”, reza la investigación.

El documento también destaca que ser bachiller multiplica por tres las posibilidades de no tener un trabajo precario, por lo que se deben hacer más esfuerzos para ampliar y fortalecer la cobertura.

En cuanto a desempleo, las más afectadas de ese grupo son las mujeres, con una tasa del 25,9%, frente al promedio general del 19,4%.

Siga bajando para encontrar más contenido