¿En Colombia las empresas definen los salarios según el género?

Expertos analizan el panorama laboral entre hombres y mujeres en el país.

Mujeres en empresas

La brecha salarial también está explicada en temas culturales y en el techo de cristal

123RF

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2019 - 11:33 a.m.
2019-05-21

Según datos del Ministerio de Trabajo, del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, la Escuela Sindical y el Dane, la brecha salarial en Colombia es del 21% y la brecha ocupacional es cercana al 10%. Adicional a esto, según el Foro Económico Mundial (FEM) en promedio por cada dólar que recibe una mujer en el país, un hombre gana USD$1,47.

Sumándole que el FEM proyecta que el mundo tardará 167 años en superar esta brecha, las cifras dejan un panorama desalentador. Pero más allá de las cifras presentadas por numerosas investigaciones que dan cuenta de esta situación, las discusiones alrededor de este tema se están centrando en si realmente existe esa brecha salarial.

Y algunos estudios han hablado al respecto: una investigación de la Universidad de Harvard en Estados Unidos revelada el año pasado afirma que las diferencias salariales entre hombres y mujeres se deben a “las decisiones que toman” ellas, como por ejemplo no trabajar horas extras y no trabajar fines de semana o festivos.

(Lea: Las mujeres emprenden porque quieren, los hombres porque lo necesitan

Para enero de ese mismo año, la BBC fue blanco de críticas al revelar un informe que encargó a la firma PriceWatherhouseCoopers (PwC) sobre la brecha salarial que existía en el medio de comunicación británico. En este se reveló que “a pesar de las anomalías existentes en casos aislados, no existen pruebas de que las decisiones salariales se hayan tomado de acuerdo al género del personal”, cita El Mundo de España.

Pero en Colombia ¿la diferencia de salarios entre hombres y mujeres se trata de una percepción o una realidad? ¿Cómo se está llevando esta discusión? Portafolio.co consultó a varios expertos sobre el tema y esto fue lo que encontró.

Según la consultora en selección de talento, Hays, desde su experiencia no encuentran una diferencia entre lo que gana un hombre y lo que gana una mujer. “Cuando los clientes entregan una vacante para un proceso de selección tienen un rango de salario definido para la posición, dependiendo de las necesidades del puesto y las habilidades del candidato”, afirmó Silvana Vergel, directora de Hays Executive para Colombia y México.

(Lea: Colombia, entre los países donde menos se discrimina a las mujeres

Ante esto, Vergel señaló que los rangos de salarios establecidos por la compañía son indiferentes al sexo, es decir, no importa si es un hombre, una mujer u otra condición sexual, el sueldo será el mismo para todos. Sin embargo, resaltó, eso no implica que no existan barreras para lograr la equidad de género.

“Un estudio realizado por Hays en el marco del día de la mujer reveló que en temas como la promoción de candidatos siguen presentándose desigualdades. Sin embargo, actualmente las mujeres representan una proporción muy significativa en la mano de obra actual y futura”, afirmó Vergel.

(Lea: Un siglo de la OIT: El mundo laboral exige más que alertas

Para Ximena Cárdenas, directora de experis de ManpowerGroup, la brecha salarial sí existe, pero no significa que cuando una empresa define el salario para una posición lo establezca para un hombre por un valor y para una mujer de otro, o que al momento de negociar el salario la empresa haga una diferenciación consciente sobre ello.

“Desde etapas tempranas las mujeres tienden a ser condicionadas a inclinarse a cierto tipo de posiciones consideradas apropiadas para ellas, más suaves, menos ambiciosas o complejas. Eso hace que usualmente las posiciones en las que se desempeñan sean percibidas como de un valor inferior en la cadena de valor de una compañía y en consecuencia sean compensadas con salarios inferiores a los de posiciones que se perciben como de mayor valor”, explicó Cárdenas.

LA BRECHA SÍ EXISTE

Iván Jaramillo, docente de la Universidad del Rosario, asegura que en Colombia la brecha salarial sí existe y que esto se debe a lo que los académicos llaman la economía del cuidado. “Las mujeres tienen un rol social que hace que no ocupen cargos acordes a su trayectoria profesional y académica en función de todos esos roles ocupacionales como el cuidado de los niños y de adultos mayores que se le asigna a ella”, explicó.

Para el experto la brecha salarial también está explicada en temas culturales y en el techo de cristal, los cuales impiden que más mujeres lleguen a cargos de alta responsabilidad, lo cual impacta directamente sus ingresos. “Hay una percepción social y un patrón cultural que no permite que las mujeres ganen lo mismo que los hombres a pesar de estar mejor capacitadas que los hombres”, afirmó Jaramillo.

Comparte su opinión, la consultora, conferencista y escritora, Paola Rueda López, quien asegura que la brecha salarial afecta el poder adquisitivo de muchas mujeres en el mundo y que si a estos ingresos que reciben hoy le sumamos que las mujeres no heredaban y mucho menos podían acceder a préstamos de los bancos, obtenemos como resultado la llamada feminización de la pobreza.

Así, según Rueda, solo el 1% de la propiedad inmueble en el mundo está en manos de mujeres y según la ONU las mujeres tienen un menor acceso a las instituciones financieras y mecanismos de ahorro formales. “Mientras el 55% de los hombres informa tener una cuenta en una institución financiera formal, esa proporción es de solo el 47% en el caso de las mujeres en todo el mundo. Esta disparidad es mayor en las economía de ingresos medios, bajos, así como en Asia meridional y en Oriente Medio y África del Norte”, aseguró.

Por otro lado, señaló que, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las mujeres constituyen el 70% de los 1.300 millones de pobres absolutos del mundo y según el FEM la brecha de género está en el 68% a nivel global.

“La brecha salarial es cómplice directo del silencio de la mujer frente a la violencia doméstica. La autonomía económica permite que la mujer que está siendo maltratada física, psicológica y sexualmente sea capaz de aislarse de su agresor y buscar ayuda”, afirmó Rueda.

Siga bajando para encontrar más contenido