‘Hay que democratizar la inteligencia artificial’

La vicepresidente de ventas, mercadeo y operaciones para A. Latina de Microsoft dice que la idea es que las empresas tomen decisiones con información.

Paula Bellizia, vicepresidente de ventas, mercadeo y operaciones para A. Latina de Microsoft.

Paula Bellizia, vicepresidente de ventas, mercadeo y operaciones para A. Latina de Microsoft.

Archivo particular.

POR:
portafolio
mayo 28 de 2019 - 09:29 p.m.
2019-05-28

La inteligencia artificial, un avance tecnológico en marcha, “debe hacerse con principios éticos, privacidad, seguridad, transparencia y dignidad humana”, asegura Paula Bellizia, vicepresidente de ventas, mercadeo y operaciones para América Latina de Microsoft. En diálogo con Portafolio, la ejecutiva fue enfática en señalar que la empresa es un desarrollador responsable de este proceso.

¿Qué está pasando en la región en transformación digital?

En la región más del 80% de las compañías ya han puesto en marcha planes de transformación digital, ya sea para la optimización de sus operaciones, la transformación de sus productos y servicios o para la atención al cliente. Los resultados son impresionantes: quienes adoptan estas tecnologías tienen entre 30% y 40% de mejoras en productividad o rentabilidad.

(Lea: Invertir en inteligencia artificial aumentaría Producto Interno Bruto

El crecimiento del uso de las nuevas tecnologías es exponencial: aún sin hacer nada, una persona genera diariamente 1,5 gigabytes de datos en promedio.

La computación en la nube y la inteligencia artificial (IA) son centrales para procesar ese volumen de datos. Nuestro anhelo es democratizar la inteligencia artificial para que cualquier empresa o cualquier entidad, de cualquier tamaño, pueda hacer uso de esos datos y tomar decisiones basada en información.

(Lea: Ubican a pacientes y médicos con IA

¿Pero hemos avanzado en este tema?

Nuestra visión ya está volviéndose realidad: la innovación, que hace cinco años ocurría exclusivamente en países desarrollados con grandes recursos e infraestructura, ahora se da en todos los lugares.

Para que nadie se quede atrás, nuestra plataforma debe servir para que los desarrolladores y emprendedores creen sus propias aplicaciones y apoyar la innovación local. La tecnología y los datos deben estar en manos de los desarrolladores; ya hay más de un millón de ellos que están haciendo sus aplicaciones a partir de la infraestructura de IA de Microsoft.

(Lea: Asistentes virtuales se toman el servicio en la banca

Colombia es un gran ejemplo de ello y el país tiene desarrolladores haciendo cosas asombrosas que nada tienen que envidiarle a alguien en Europa, Estados Unidos o China: EatCloud reutiliza los alimentos perecederos en los puntos de venta y los relaciona con personas o compañías que pueden usarlos a corto plazo. Cornare montó un sistema de monitoreo basado en internet de las cosas, para medir los niveles de agua de 60 afluentes del río Nare, e informar sobre la inminencia de inundaciones para tomar las medidas.

¿Qué cuellos de botella se siguen presentando?

El principal reto está en las habilidades. En Colombia hay 7 millones de cuentas en LinkedIn, lo cual es una muestra bien importante del mercado laboral. El análisis de esos datos muestra que las habilidades requeridas por el mercado son principalmente ciencia de datos, gestión de proyectos y programación; justamente las habilidades responden a procesos de transformación digital. El problema es que no estamos formando suficientes personas con esas habilidades, y la necesidad va en un aumento veloz, mucho más rápido que la oferta. Ese va a ser uno de los grandes obstáculos. Podemos tener acceso a toda la tecnología y a la mejor infraestructura, pero necesitamos tener quién la implemente y la use.

La otra barrera es la infraestructura. La velocidad de conexión es cada vez más relevante en un mundo donde la transmisión de datos crece exponencialmente. Y la otra barrera es el acceso, pues aún existen regiones y comunidades que no tienen acceso a internet y la brecha de la equidad y las oportunidades es mayor.

¿Es muy dispersa la competitividad de los países en América Latina frente al tema tecnológico?

Hay disparidad en conectividad y en educación, aunque en general vemos que los gobiernos entienden el desafío. En el caso de Colombia, el rol del gobierno como facilitador y principal interesado en la transformación digital representa una ventaja competitiva para el país frente a otros de la región. Chile tiene una agenda clara y esto se ve reflejado tanto en la propia transformación digital del gobierno, como en el ambiente de negocios del país. Brasil, de otro lado, tiene retos coyunturales y México está repensando su estrategia de una manera distinta.

¿Qué le gustaría ver en la región en cinco años?

Me gustaría que aceleráramos el desarrollo de habilidades tecnológicas; actualmente todos los actores estamos compitiendo por los escasos recursos técnicos existentes y la situación va a empeorar. Por ejemplo, hoy todas las aplicaciones que están dispuestas en la nube luego estarán listas para computación cuántica.

¿Quién va a encargarse de esa aceleración?

En síntesis, me gustaría ver a millones de personas habilitadas, no solo para consumir, sino para producir tecnología en la región. Estamos viendo una innovación grande, pero eso no debe parar, sino acelerar aún más.

Habiendo identificado el problema, ¿cómo puede ser Microsoft parte de la solución?

Una de las tareas que estamos haciendo es entrenar la fuerza técnica de nuestros clientes a través de programas educativos en tecnología, y haciendo un gran énfasis en nuestro programa para el desarrollo de habilidades STEM en todos los niveles, desde la escuela básica hasta la universitaria.

De otro lado, nos tomamos muy en serio problemas como la brecha de género en STEM, y en crear un concepto más amplio de la inclusión y la diversidad. Por ejemplo, nos ocupamos de que las personas con diversidad funcional tengan las mismas oportunidades: Por ello programas comunes como Office365 tienen habilitadas funciones de voz, de lupa, de subtitulado y otras características para incluir a personas con limitaciones visuales, auditivas o de movilidad.

En Microsoft hay una reflexión sobre el desarrollo de IA y las dudas acerca de su desarrollo, implementación y aplicación. Estamos comprometidos con la democratización de la IA, haciéndolo con principios éticos, privacidad, seguridad, transparencia y dignidad humana. Queremos ser desarrolladores responsables de la inteligencia artificial.

Siga bajando para encontrar más contenido