close
close

Empleo

Informalidad y bajos salarios, los retos de empleo en América Latina

La Organización Internacional para el Trabajo (OIT) dijo que entre el 50% y el 80% de los puestos recuperados son informales.

Informalidad y bajos salarios, los retos de empleo en América Latina

Informalidad y bajos salarios, los retos de empleo en América Latina

iStock

POR:
Portafolio
septiembre 01 de 2022 - 09:34 p. m.
2022-09-01

Aunque América Latina y el Caribe ha recuperado el empleo de forma importante desde el estallido de la pandemia de la covid-19, aún hay elementos macroeconómicos que se mantienen a niveles inferiores a 2019. Así lo remarcó este jueves la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la presentación de su nuevo informe sobre el mercado laboral de la región.

(Desempleo alcanzó el 7,9 % en América Latina en el primer semestre).

De acuerdo con el texto, la desaceleración económica generalizada que se presenta desde principios de año y que se ha recrudecido con la guerra en Ucrania, así como el avance de la inflación en la región como respuesta a la pandemia, son los eventos cuyos efectos podrían aumentar la informalidad y el número de trabajadores pobres en la región.

Según la institución, el desempleo en promedio en América Latina alcanzó el 7,9% en el primer trimestre de este año, mientras la ocupación fue de 57,2% y la de participación es 62,1. Estos niveles se encuentran cercanos a los de 2019, cuando para el mismo trimestre, la tasa de desocupación fue de 8,7%, la tasa de participación de 63,1% y la de ocupación de 57,6%.

“La recuperación de las tasas regionales es una noticia positiva después del impacto devastador que tuvo la covid-19”, dijo Claudia Coenjaerts, directora regional (i) de la OIT para América Latina y el Caribe.

(Ocampo cuestionó al sector petrolero y solicitó más aporte al país).

La ejecutiva advirtió al mismo tiempo que “una mayor informalidad y un aumento en el número de trabajadores pobres se están configurando como grandes desafíos para los mercados de trabajo de América Latina y el Caribe en 2022”.

A pesar de la tendencia generalizada, la OIT precisó que deben verse los casos particulares de los países. Indicó que en 10 de 14 de estos la tasa de ocupación en el primer trimestre de 2022 aún no había recuperado los valores registrados en igual periodo de 2019. En la mitad de ellos la brecha era de alrededor del 5% o superior.
Ahora, si bien el organismo internacional reconoció el buen proceso de recuperación laboral en la región, alertó sobre la calidad del mismo, el cual se está concentrando en la informalidad y plantea así un reto para el futuro.

Concretamente, entre el 50% y el 80% del empleo creado entre el tercer trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2022 corresponde a la condición de informal.

“Esto significa que 1 de cada 2 personas ocupadas están en condiciones de informalidad en la región. Son trabajos inestables, en general con bajos ingresos, sin protección ni derechos laborales”, explicó la economista laboral de la Oficina Regional de OIT y autora del informe, Roxana Maurizio.

El trabajo del organismo laboral resalta que, de manera puntual, en los países de la región que ya han recuperado su tasa de ocupación a niveles prepandemia o que están cerca de lograrlo, la tasa de informalidad se resiente y no es más elevada que en 2019, algo que advierten no podría ocurrir en aquellos territorios donde no ha ocurrido esta recuperación.

(Subsidios que se acabarían en diciembre por falta de dinero en el PGN).


Otro de los retos que puntualiza el informe del organismo de la ONU consiste en el tema de los salarios, los cuales se están “afectando” por la elevada inflación, que ya venía deteriorándose por la pandemia, pero que se incrementó por el actual conflicto bélico.
El informe señala que el agregado promedio de los ingresos laborales hacia fines de 2021 y principios de 2022 se ubicaba todavía, en la mayoría de los países de la región, por debajo del agregado de los ingresos hacia fines de 2019.

“La pérdida de poder adquisitivo de los ingresos laborales es lo que da origen al llamado ‘fenómeno del trabajador pobre’ que significa que las personas pueden vivir en situación de pobreza aun teniendo un empleo, incluso un empleo formal”, dijo Maurizio. “Si bien ello no es nuevo en una región con alta informalidad, su incidencia puede elevarse significativamente”, apuntó la autora del informe.

Ante este escenario, las representantes del organismo recomendaron una receta para que, a su juicio, los países de la región puedan combatir estos efectos: creación de más puestos de trabajo formales, una coordinación de políticas activas, formación profesional y políticas sectoriales, y el fortalecimiento de las instituciones laborales, son las indicaciones que entregó la OIT. “En escenarios de crisis el diálogo social entre gobiernos, empleadores y trabajadores permite adoptar y aplicar con mayores posibilidades de éxito políticas que respondan a los desafíos de la economía real”, recordó Claudia Coenjaerts.

PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido