La pandemia aceleró la revolución de las habilidades laborales

Una vez termine el covid quedará un legado sobre el cual construir una forma de trabajo más cerca de las necesidades de las personas, dice estudio

Teletrabajo

El 'home office’ ha demostrado su validez como una herramienta que, de la mano de la tecnología, seguirá desempeñando un papel crucial.

123RF

POR:
Portafolio
agosto 06 de 2020 - 10:08 a. m.
2020-08-06

“Con la combinación correcta de habilidades, las personas que aumentan sus competencias tecnológicas incrementan su empleabilidad, ya que fortalecen su contribución a los procesos de producción. Y los líderes tendrán que incluir en su agenda la misión de ayudar a las personas a mejorar sus habilidades para mantenerse vigentes”.

(Lea: ¿Cómo debería reglamentarse el trabajo en casa en Colombia?)

Esa esa una de las conclusiones del más reciente estudio ´El mundo del trabajo en tiempos del COVID-19’ adelantado por el el observatorio de ManpowerGroup, que analizó el nuevo panorama laboral en diversas organizaciones del mundo.

(Lea: Colombianos: con trabajo en casa, pero no teletrabajando)

El estudio, que además indica que no hay sectores inmunes a la pandemia, señala que por la coyuntura del virus las empresas tuvieron que revisar los procesos organizacionales tradicionales, incluso en cuestión de horas, para gestionar las consecuencias en las operaciones y por ende, en toda la cadena de valor.

(Lea: Teletrabajo y trabajo en casa ¿cuál es la diferencia?)

“Queda claro después de la nube de humo levantada por la carrera, que el teletrabajo, el desarrollo del talento, la capacitación y actualización de los colaboradores y la innovación interna, son las prácticas que podrían garantizar la continuidad del negocio ahora y en el futuro, luego de la coyuntura global actual”, indica.

En ese sentido, el estudio identificó como primer punto que hoy el 'home office’ ha demostrado su validez como una herramienta que, de la mano de la tecnología, seguirá desempeñando un papel crucial, permitiendo la colaboración entre los empleados fuera de las oficinas, como también favoreciendo una nueva organización de trabajo, pero demandando la garantía de la seguridad de datos y la privacidad de toda la red laboral.

“El desafío y el cambio serán importantes para las pymes y el sector público en el mundo, donde sólo el 12% y el 16%, respectivamente, tenían proyectos de trabajo remoto estructurados antes de la crisis, de acuerdo con información del Politecnico di Milano. Una vez finalizada la emergencia, quedará un legado sobre el cual construir una forma de trabajo más cerca de las necesidades de las personas, superando las barreras físicas, y sobreponiendo el equilibrio entre la vida laboral y la sostenibilidad ambiental”, comenta Javier Echeverri Hincapié, Presidente de ManpowerGroup Colombia.

Otro aspecto que destaca la investigación, y en el cual las compañías deben focalizar recursos, es el desarrollo de líderes para el futuro. Con esto, se obtienen beneficios como, primero, encontrar el talento que dirija a la empresa por el camino más eficaz y, segundo, convertirse en líderes de la transformación de la industria en la que operan, rediseñando modelos de negocio y diversificando fuentes de demanda, oferta y mercados de salida.

Los líderes empresariales tienen el gran reto de guiar equipos de trabajo que se vuelven más autónomos, desarrollando nuevos procesos, responsabilidades y roles definidos, sobre los cuales medir resultados y readaptar el comportamiento.

Para Echeverri, la revolución de habilidades en la que se encontraba el mercado laboral hace un tiempo, se ha acelerado debido a la combinación de situaciones que se viven globalmente hoy.

“Las personas deben comprender la necesidad de actualizarse continuamente para seguir siendo competitivos y aportar valor a la empresa para la que trabajan. Este año, más de la mitad de los empleados en el mundo (54%), requerirá una capacitación significativa de habilidades innovadoras. De esta cifra, se espera que alrededor del 35% necesite una formación de más de 6 meses, 9% tardará de 6 a 12 meses en volver a capacitarse y 10% más de 1 año” agrega.

Como último aprendizaje clave, queda que la innovación es un sinónimo de crecimiento empresarial. Por ello, en cuanto a la infraestructura para el desempeño laboral, la competencia empieza por implementar tecnología de vanguardia que permita la operación remota, la capacitación digital con cuestionarios y pruebas, las conferencias y llamadas virtuales como herramientas cotidianas para todas las áreas de la empresa, entre otros.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido