‘Las prácticas también son experiencia laboral’

Según el viceministro de Empleo y Pensión, Andrés Felipe Uribe, la ley señala que ambas cosas son equiparables en una hoja de vida.

Andrés Uribe, viceministro de Empleo y Pensión

Andrés Uribe, viceministro de Empleo y Pensión, destacó que se ampliaron los cupos del programa Colombia Mayor.

Adriana Leal

POR:
Portafolio
febrero 14 de 2019 - 09:50 p.m.
2019-02-14

La tasa de desempleo juvenil para el 2018 cerró en el 16,9%, mostrando un incremento de 80 puntos básicos frente al 2017.

Frente a esta realidad, el viceministro de Empleo y Pensión, Andrés Felipe Uribe, señaló que las empresas deben reconocer la práctica laboral como experiencia, puesto así lo señala la Resolución 3546 del 2018 expedida en agosto pasado. Lo anterior, teniendo en cuenta que el primer obstáculo que tienen los recién egresados es la falta de oportunidades.

¿Cuál es la estrategia más próxima que se va a ejecutar en materia de desempleo?

Nosotros estamos preocupados tanto por el empleo como por la formalización, porque como ha dicho la ministra Alicia Arango repetidamente, la idea es que se acceda a un trabajo decente y eso pasa fundamentalmente por formalizar el empleo. Una de las prioridades es la formación pertinente de competencias que requiere el sector productivo.

(Lea: Las prácticas laborales: ¿útiles, negocio o requisito universitario?

Para eso hay que fortalecer el papel de las mesas de normalización, en la cabeza del Sena. Hoy hay 88 mesas de normalización y hay que incluir en esas mesas, casi que en tiempo real, las conclusiones sobre cuáles son las nuevas habilidades que va necesitando el sector productivo, para que así se modifique la oferta educativa de manera eficiente.

¿Qué propuesta tienen para el primer empleo?

Históricamente está por encima de la media total (7,2 puntos más en el 2018), y la formación pertinente es fundamental. Tenemos un programa llamado Estado Joven y se trata de que las personas de entre 15 y 28 años puedan hacer sus prácticas y quedarse a trabajar en alguna entidad del Estado. Esto ha beneficiado a más de 6.000 jóvenes en los últimos años y queremos en duplicar su cobertura en el segundo semestre del 2019.

(Lea: P&G abre convocatoria para practicantes en Colombia

Otra cosa importantísima que quiero destacar es que en agosto pasado se expidió la Resolución 3546 del 2018 que reglamenta las prácticas laborales. Hay dos cosas muy importantes que dice esta resolución y que es algo que el aparato productivo no conoce y que tenemos que encargarnos de difundir.

Una es que no se requieren convenios entre empresas y universidades para desarrollar las prácticas laborales, los jóvenes pueden vincularse directamente a las empresas y simplemente con una autorización de la universidad desarrollan su práctica laboral.

Y lo más importante que hace la resolución es que la práctica laboral sea experiencia, ya que la principal barrera de los jóvenes es que no tienen experiencia, entonces entran en un círculo vicioso, donde el que no tiene experiencia no tiene trabajo. Es fundamental porque efectivamente una práctica laboral es un trabajo.

¿Entonces cómo se les exige a las empresas que reconozcan eso?

No es potestad de las empresas decir si eso es experiencia profesional o no, era el marco legal el que no estaba claro. Una empresa reconoce una práctica y ya los futuros empleadores deben homologar eso como experiencia profesional. Eso no estaba claro antes de la reglamentación.

Pero al final el que decide si lo cuenta como experiencia es el empleador...

Históricamente ha habido un desconocimiento, pero no estaba claro en la reglamentación. Todos los manuales de trabajo y estatutos de contratación que tiene cualquier entidad del sector público o privado debe considerar eso como experiencia profesional, porque lo es.

El desempleo juvenil también es del doble para las mujeres, ¿cómo afrontar esto?

Hay una iniciativa importantísima del Ministerio de la mano con el BID. La idea es vincular a la gran empresa, para que de ahí se dé el ejemplo y se difunda en toda la cadena productiva.

Si la solución es dar ejemplo, entonces el diagnóstico es que sí es un problema cultural...

No sé si el problema sea necesariamente cultural, pero existe.

Se anunció que este año no habrá reforma pensional, ¿por qué aplazarla más?

Sería injusto decir que justo en el 2019 se llega a aplazar cuando es un problema que se ha venido construyendo de vieja data. Lo que si quiere este Gobierno es concertar con todos los sectores que van a ser afectados.

Para algunos expertos el camino no es el consenso, porque la reforma pensional es una decisión técnica que afecta intereses...

De ninguna manera se ha hablado de una solución política, las mesas son precisamente mesas técnicas. Creo que es mejor hablar que tomar decisiones inoperantes.

¿Cuándo empezarán?

No tengo una fecha.

Si no se aumenta la edad de pensión y se respetan los derechos adquiridos ¿entonces qué van a cambiar?

Hay muchas maneras de abordar el problema, no es tan sencillo. Estamos hablando de una solución estructural.

¿La única solución sería aumentar la cotización?

Eso no se ha planteado, se ha hablado de fortalecer pilares solidarios, BEPS y de fortalecer el mercado laboral. Hemos hablado de que debemos fomentar la formalización del mercado laboral.

Siga bajando para encontrar más contenido