Los atributos que deben tener los líderes colombianos

Conocedores señalan que es primordial actualizar los conocimientos.

Lider

No es sorpresa que la creatividad sea una de las cualidades más sobresalientes y frecuentes de los líderes nacionales.

123rf

POR:
Portafolio
febrero 08 de 2019 - 09:01 a.m.
2019-02-08

El progreso de una sociedad depende en alto grado de la cantidad y calidad de sus líderes. Así lo demuestra la historia, forjada por hombres y mujeres que en todos los rincones del planeta hicieron contribuciones valiosas al avance de la comunidad (desde un barrio hasta el mundo entero) en diversos campos: ciencia, cultura en sus múltiples manifestaciones, política, economía, deporte, periodismo, academia y cuestiones sociales.

Vale la pena entonces estudiar qué hacen estos líderes transformadores, además de por qué y cómo lo hacen. Le he dedicado muchos años de mi vida a aprender de ellos y a compartir lo que me han enseñado con mis alumnos en mis cursos de liderazgo en las universidades Externado y los Andes, así como con los oyentes de mis entrevistas radiales de media hora en el programa Líderes RCN (que fundé y dirijo desde hace poco más de 4 años).

(Lea: Cuatro obstáculos para el liderazgo

Resumo a continuación las principales lecciones que me han dejado los casi 800 líderes de todas partes de Colombia, dedicados a actividades diversas y con diferentes niveles de impacto –pero todos con una huella positiva– que he entrevistado desde mediados del 2014.

Lo primero y más importante que quiero afirmar, con fundamento en mi experiencia periodística, es que soy muy optimista acerca del futuro de nuestro país. Porque las mujeres y hombres que han pasado por mi programa me han dado numerosas y muy buenas razones para creer en un mejor futuro gracias a lo que ya está sucediendo –en mayor o menor grado– en los 32 departamentos debido a su meritoria labor y a la de otros miles de líderes con los que interactúan, quienes de manera silenciosa pero eficaz también están construyendo una mejor Colombia para todos.

Cuatro son los atributos que quiero destacar del liderazgo de mis entrevistados. No los presento en orden de importancia, todos son pilares sobre los cuales se erigen las formas de liderar más fructíferas.

(Lea: Dos tipos de liderazgo para un mismo objetivo

PASIÓN

El combustible esencial del liderazgo es la pasión. Es una mezcla, en diferentes proporciones en cada caso, de amor por una causa, de entusiasmo que sirve de antídoto al cansancio y frustración que con frecuencia deben encarar los líderes y de obsesión por convertir su sueño en realidad.

Con razón sostuvo el gran científico Pavlov que el éxito es la combinación de la pasión con un buen método.

Un hecho muy curioso y significativo es que en la inmensa mayoría de los casos, la pasión nace a temprana edad. Casi siempre son el padre o la madre, a veces los abuelos o tíos, quienes despiertan esa pasión al poner en contacto al niño o adolescente con alguna experiencia que habrá de inspirarlo para siempre. En otros casos, menos frecuentes, son los profesores quienes encienden esa llama en sus alumnos por algún tema u objetivo.

Así pues, es crucial que los padres de familia comprendamos que este ingrediente crucial del liderazgo – la pasión, de nuestros hijos por una causa– casi nunca nace en los colegios, universidades, empresas o entidades públicas sino en el seno del hogar. Y nace no a punta de nuestras palabras sino de nuestros ejemplos y de las vivencias que les facilitamos o que experimentan con nosotros. Darles la oportunidad de vivir experiencias diversas es abrirles puertas a diferentes mundos, entre ellos alguno en el que probablemente hallarán ese amor especial por algo que estimulará su liderazgo y su deseo de aportar a la sociedad.

CREATIVIDAD

No es sorpresa que la creatividad sea una de las cualidades más sobresalientes y frecuentes de los líderes nacionales. Porque, más que un atributo deseable, es una condición indispensable para sacar adelante iniciativas que valen la pena. Esa recursividad y capacidad de ingeniarse soluciones originales a problemas que no se pueden solucionar con las fórmulas convencionales es prácticamente elemento del ADN de todo colombiano.

Sin embargo, es muy importante que comprendamos que no basta con tener ideas creativas. Es necesario trabajar mucho y bien (con eficacia, haciendo las cosas que se deben hacer, y con eficiencia, haciendo bien las cosas) para convertir esas ideas ingeniosas en realidades. En el arduo y complejo proceso de convertir una idea novedosa en una innovación concreta, se ahogan muchos proyectos.

Complemento esta reflexión con la mejor sugerencia práctica para estimular la creatividad, de Roger von Oech, experto en esta materia: hay que escaparse, con la mayor frecuencia posible, de la cárcel de la rutina. Porque cada vez que exploramos asuntos distintos a los que ya bien conocemos “encendemos neuronas” (expresión del profesor Edward de Bono) para poder comprender esos nuevos conceptos.

Al hacerlo, aumentamos la probabilidad de generar ideas creativas, pues contamos con más neuronas activas y, por ende, podremos establecer nuevas conexiones neuronales, cada una de estas con el potencial de convertirse en una idea valiosa.

RESILIENCIA


La capacidad de sobreponerse a la adversidad –la resiliencia– es otra gran cualidad de los líderes nacionales. Porque son muchos los obstáculos que se atraviesan en el camino hacia la meta y frenan o retrasan el logro de los objetivos.

El listado de dificultades que tienen que superar los líderes es largo: la baja calidad de la educación, la violencia, la corrupción, la burocracia, el muy difícil y costoso acceso a la financiación de proyectos, la inestabilidad y falta de claridad en muchas reglas del juego, entre otras. Algunos obtienen esa resiliencia de la religión; otros, de la motivación de sacar adelante a sus familias, o del deseo inextinguible de dejar un legado, o de la ilusión de cumplir una misión superior.

CAPACIDAD DE APRENDIZAJE

A lo largo de los pasados cuatro años de entrevistas radiales a líderes de todas partes de Colombia, me alegra (como profesor universitario que he sido por 34 años) haber podido constatar que les dedican mucho tiempo y esfuerzo a asimilar constantemente nuevos conocimientos. Es decir, han desarrollado el excelente hábito del estudio permanente. Porque, como muy bien lo expresó Peter Drucker (el padre de la administración como ciencia y como arte), “la única ventaja competitiva verdaderamente sostenible en el largo plazo es la capacidad de aprender”.

Una pregunta recurrente en mis entrevistas es: ¿cuáles son las principales lecciones que ha aprendido de sus errores y de sus aciertos? En numerosas ocasiones la respuesta incluye la importancia de actualizar los conocimientos, bien sea para poder seguir obteniendo buenos resultados o para no volver a cometer las equivocaciones del pasado.

Son muchas las formas como los líderes se ponen al día en las materias claves en sus áreas de desempeño: en cursos formales, técnicos, tecnológicos o universitarios, a través de internet (ahí se encuentran miles de cursos estupendos sobre múltiples temas, muchos de ellos gratuitos), leyendo publicaciones especializadas, asistiendo a conferencias y seminarios, e intercambiando ideas y experiencias en foros con colegas.

John F. Kennedy lo resumió muy bien: “Un líder que deje de aprender pronto dejará de ser líder”.

Colombia logrará despegar definitivamente cuando todos comprendamos que cada uno de nosotros puede y debe cultivar las cualidades del liderazgo. Porque en mayor o menor grado, en todos los niveles, y en cualquier actividad, todos tenemos la capacidad de aprender y poner en práctica habilidades del liderazgo. Nuestro país podrá progresar de manera significativa y veloz cuando entendamos que nuestro destino no puede estar en las manos de unos pocos sino en las de muchos, ojalá de todos. Es decir, cuando tengamos un verdadero liderazgo colectivo en vez de depender de unos pocos líderes.

MAURICIO RODRÍGUEZ MÚNERA*
Especial para EL TIEMPO
*Director de ‘Líderes RCN’ y profesor de liderazgo de las universidades Externado y de los Andes.

Siga bajando para encontrar más contenido