¿Los empleados deben responder por tareas después de renunciar?

Experto en materia laboral habla sobre las obligaciones laborales de un empleado que dimite de la empresa.

Comunique su renuncia en persona. Escoja el momento adecuado, pídale una reunión y cuéntele sus planes. Marcharse por la puerta de atrás nunca es buena idea, no hay que cerrar puertas.

Avise previamente a su jefe inmediato sobre sus intenciones de renuncia.

123rf

POR:
Portafolio
agosto 21 de 2020 - 10:15 p. m.
2020-08-21

Algunos trabajadores han tenido que seguir trabajando días después de haber pasado la carta de renuncia. Sin embargo, hay oportunidades laborales que no se pueden hacer esperar.

¿Puede abandonar su puesto inmediatamente? ¿Es obligación quedarse laborando unos días más hasta que llegue su reemplazo? ¿Puede existir una deducción o consecuencia si se incumple?
Aquí le contamos.

En elempleo.com puede estar tu próxima oferta laboral. Haz clic aquí

“La obligación del preaviso –de renuncia- de 30 días para contratos a término indefinido se encuentra contenida y vigente en el numeral 2 del artículo 47 del Código Sustantivo del Trabajo. Pero la posibilidad de descontar los días fue derogada por la Ley 789 de 2002, razón por la cual es una obligación cuyo incumplimiento no tiene consecuencia legal desde lo laboral”, explicó Jorge Palacio, abogado asociado de Barrera Palacio Abogados.

A pesar de que una renuncia de este tipo genere incumplimiento de metas, retrasos de procesos y demás, el empleado no recibiría ningún tipo de sanción.

Aumenta tus posibilidades de encontrar trabajo con elempleo VIP


Si trabaja en el sector privado y presenta su renuncia, de manera legal y contractual dejan de existir las obligaciones entre usted y su empleador, así como la subordinación que existía.

Desde el empleador, “representa un riesgo que el trabajador continúe realizando labores después de la fecha de terminación del contrato de trabajo, ya que puede ser eventualmente condenado al pago de esos días de salario y la consecuente sanción moratoria”, añadió el experto consultado.

Entonces, si el trabajador presenta su renuncia un día cualquiera y no asiste al trabajo, tampoco le serviría mucho a una empresa iniciar un proceso disciplinario.

No presentarse a laborar sin justificación es una falta grave, pero la renuncia, como se mencionó, anula automáticamente la relación laboral. Aun así el empleador –en ciertos casos- puede iniciar eventuales acciones civiles, comerciales o penales por perjuicios causados por otras conductas del trabajador.

Como empleado debería prever la situación y tratar de amortiguar el efecto que tiene en quien previamente le brindó una oportunidad laboral. Es ideal que con tiempo pueda entregar su puesto y no deje pendientes urgentes que eran de su responsabilidad.

Palacio concluyó diciendo que “es importante cerrar bien los compromisos laborales adquiridos contractualmente, esto para que las referencias laborales sean buenas. Y desde la empresa contratante se debería tener conciencia de que el nuevo empleado necesitará unos días para hacer entrega de su antiguo puesto de trabajo, pues la misma situación la podría vivir en un futuro”.

Juan David Castro
Contenido@elempleo.com

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido