El trabajo remoto será protagonista de la 'nueva normalidad'

El hecho de que millones de personas trabajen desde casa en la actual crisis sanitaria comienza a mostrar cómo podría modificarse el sistema laboral.

En el país, Barranquilla lidera el teletrabajo.

Ante el actual escenario laboral, las tecnologías brindan la posibilidad de que personas que viven fuera de las grandes urbes se integren a trabajos formales.

POR:
Portafolio
agosto 29 de 2020 - 01:27 p.m.
2020-08-29

En los últimos meses, el trabajo remoto se ha convertido en el salvavidas para miles de compañías que lo han implementado alrededor del planeta para mantener seguros a sus colaboradores, sin renunciar a sus negocios, durante la contingencia causada por la pandemia de la covid-19. Una opción que además ha permitido que los empleados eleven su productividad y disfruten de una mejor calidad de vida.

¿Pero qué pasará cuando lleguemos a la llamada 'nueva normalidad'? ¿De qué forma el teletrabajo transformará las actividades laborales y a las organizaciones?

Ante el actual escenario laboral, las tecnologías en la nube brindan la posibilidad de que personas que viven fuera de las grandes urbes, e incluso en pequeñas poblaciones, se integren a trabajos formales y pongan sus habilidades al servicio de corporaciones. Esta alternativa comienza a mostrar nuevas posibilidades que benefician tanto a las organizaciones, como a sus colaboradores.

Por ejemplo, hace algunas semanas, en Zoho comenzamos un proyecto piloto en el cual abrimos oficinas en 10 aldeas de zonas rurales del estado de Tamil Nadu (al sur de India) para reunir a pequeños grupos de ingenieros. Estos empleados pueden realizar sus actividades sin desplazarse a grandes ciudades y cerca de sus familias. Ya contamos con 200 ingenieros que están creando software para el mundo desde sus pequeñas aldeas.

Esta experiencia nos ha mostrado que las herramientas de colaboración y comunicaciones se han vuelto prioritarias. No solo permiten que los trabajadores estén involucrados en cada momento con los proyectos, sino que los habilita para que sigan siendo 'jugadores de equipo' que aportan ideas y soluciones, mediante reuniones virtuales, grupos de mensajes y eventos en línea.

A esto se suma el impacto financiero de mantener una operación presencial física concentrada en un solo lugar cuando los negocios se mueven en todo momento y lugar. El trabajo remoto ayuda a que los empleados siempre tengan los recursos que requieren para atender a sus clientes, presentar propuestas o brindar soporte.

A través de las mismas herramientas para trabajo remoto, las empresas además están en capacidad de capacitar a su personal para mejorar sus procesos y lograr que se adapten rápidamente a los cambios en las dinámicas. En la medida en que dominen las aplicaciones en la nube, podrán ampliar sus horizontes profesionales y tomar decisiones adecuadas ante los retos empresariales que encuentren.

América Latina no puede permanecer ajena a estas tendencias ni retroceder en el terreno que ha ganado en los últimos meses. Es necesario que los gobiernos sigan invirtiendo en la ampliación de sus redes en zonas rurales y comiencen a modificar las leyes laborales para masificar las oportunidades de teletrabajo.

Antes de la crisis del coronavirus, la región ya tenía marcada una ruta para impulsar el teletrabajo. De hecho, Brasil ya tenía 12 millones de teletrabajadores; México, 2,6 millones, y Argentina, poco más de 2 millones, según un estudio de 5G Americas. Cifras que seguramente se han duplicado.

Más allá de las normatividades, la decisión está en el campo de las organizaciones. Si las empresas están comprometidas con impulsar un cambio tecnológico sustancial frente al modelo tradicional, esta actitud se reflejará en las ventas, el desempeño y, en definitiva, en la capacidad de adaptarse y crecer.


Por: Raju Vegesna, Jefe Evangelista en Zoho Corp

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido