Programar no les basta a los ingenieros para entrar al mercado laboral

Es posible que los estudiantes se encuentren, al salir de la universidad, con un mundo laboral diferente al que se atiende actualmente.

tecnología

Según se estima, para el 2022 las funciones se distribuirán en igualdad para humanos y robots. Actualmente los humanos hacen el 70% de las tareas.

iStock

POR:
Portafolio
julio 15 de 2019 - 08:32 a.m.
2019-07-15

Muchos de los avances tecnológicos de punta que a diario ocupan estas páginas requieren de ingenieros, expertos en disciplinas industriales y conocedores del mundo de los datos, entre otros perfiles profesionales.

(Lea: ¿Para qué profesionales hay más empleo en 2019?)

Sin embargo, el desarrollo de la industria tecnológica se enfrenta a la falta de talento humano con conocimientos técnicos. Tan solo en la Unión Europea se calcula que la demanda a 2020 será de más de 700.000 profesionales en estas áreas.

(Lea: Los profesionales que más aplican a ofertas de trabajo en Colombia)

De acuerdo con María Alejandra Guzmán, decana de ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia, por esa razón, quienes estudian ingenierías en el país se hallan en uno de los campos más apetecidos en el mundo.

“Hay un déficit mundial y nuestro país no es la excepción. Pueden tener una expectativa muy positiva sobre su empleabilidad, que en nuestro caso es más del 80 por ciento de los egresados”, explica.


Pero ante la velocidad del cambio, las carreras de cinco años tienen el reto de no desactualizarse. Es posible que los estudiantes se encuentren, al salir de la universidad, con un mundo laboral diferente al que se atiende actualmente. Si bien el cambio es acelerado y la academia, según Guzmán, difícilmente se adapta, hay conocimientos básicos de la ingeniería que siguen y seguirán vigentes.

Así lo prevé también Elizabeth Cabra, decana del departamento de ingenierías de la Universidad de la Sabana, quien opina que “los seres humanos más que ser apropiadores de conocimiento, necesitamos desarrollar una capacidad de pensamiento que permita solucionar problemas, abordar variables y entender el conjunto para resolver situaciones.

Pero un conocimiento profundo de las ciencias y las profesiones siempre será necesario y tiene herramientas que no pasan de moda”. Pero para ambas decanas, el saber programar no es suficiente. El mundo técnico también se transformará y las personas que recién inician su camino en el sector no pueden dejar de lado las denominadas ‘habilidades blandas’.

Andrew Moore, Vicepresidente de ingeniería en inteligencia artificial para Google Cloud y exdecano de computación en la Universidad Carnegie Mellon en EE. UU., cree que en el futuro “los ingenieros se van a difuminar en la arquitectura trasera de los desarrollos. La inteligencia artificial será usada también por diseñadores de productos e investigadores sociales”.

Moore habla de un panorama en el que talentos no técnicos utilizan sistemas altamente sofisticados que están listos para implementarse. Ese ‘empoderamiento’ de profesionales de otras áreas significa que la automatización no solo reemplazará tareas repetitivas sino muchas labores tradicionalmente técnicas.

“Si un arquitecto necesita descargar y visualizar grandes cantidades de información para entender los patrones en una construcción, lo ideal es que pueda hacerlo por su cuenta, sin tener que llamar a sistemas para que un experto en informática le ayude con sus dudas”, explica el experto.

LAS HABILIDADES CLAVE

Desde la perspectiva educativa, para Guzmán el principal cambio es que los estudiantes tendrán que gestionar su propio conocimiento más allá de los cinco años de la carrera.

“Estamos poniendo todos nuestros esfuerzos en la autonomía para el estudio. Todos tenemos que entender que la formación es para toda la vida. Los estudiantes van a tener que actualizarse constantemente, en especial en el área de las ingenierías”, expresa la académica.

Para la decana de la Universidad Nacional, habilidades como el trabajo en equipo, la integración con saberes interdisciplinarios e interculturales, el pensamiento crítico, son tan fundamentales como la habilidades técnicas. “Los nuevos profesionales deben ser capaces de solucionar problemas y contextualizar esas soluciones a un mundo cambiante, globalizado y con responsabilidad ética y ambiental” agrega.

Desde la perspectiva de Moore, a pesar de que la brecha entre las áreas de ciencia dura y las humanidades sigue existiendo, en los últimos cinco años, dice, los profesionales de áreas como la inteligencia artificial cada vez se preguntan más por cuál causa ética deben asumir.

En su concepto, los nuevos ingenieros deben buscar especializarse en áreas que les apasionen y que sean útiles para la sociedad. Así mismo, considera que más que un conocimiento puro, deben encontrar sectores para desempeñarse.

“Es preferible, profesionalmente, que un científico de datos o un ingeniero de software tengan una especialización e un área diferente y sean capaces de hablar el lenguaje que hablan sus clientes directamente. Los científicos de datos siempre van a ser muy importantes pero pueden ser expertos en esas áreas enfocados a una disciplina como la industria aeroespacial”, plantea el ejecutivo.

Como apunta Cabra, “en el mundo actual no se concibe un ingeniero que se quede quieto”. Para la académica, los estudiantes de cualquier ingeniería (civil, mecánica, eléctrica o de software) tomaron una decisión profesional porque les entusiasma realizar y desarrollar cosas por si mismos. La decana de la Universidad de la Sabana incluye habilidades como la capacidad para organizar, categorizar y analizar la información, pero también la toma de decisiones informadas.

“La capacidad para tomar decisiones será más exigente. Los profesionales deberán analizar más allá de una única fuente, entender el contexto y profundizar”, plantea.

Finalmente, Cabra cree que el conocimiento sobre el entorno, el país y los aspectos socioeconómicos ya no es algo opcional y apunta: “El reconocimiento de las grandes problemáticas del siglo XXI es fundamental. Todos los profesionales debemos poner nuestro grano de arena para resolverlos”.


LINDA PATIÑO
REDACCIÓN TECNÓSFERA
En Twitter @LinndaPC y en Instagram @Lindapatcar

Siga bajando para encontrar más contenido