Una vacuna contra el desempleo

La pandemia ha profundizado problemas estructurales del sistema de relaciones laborales, particularmente en materia de desempleo juvenil.

Desempleo

La población inactiva tuvo un crecimiento de en 3,3 millones de personas para el mes de mayo.

ARCHIVO CEET

POR:
Portafolio
julio 01 de 2020 - 03:26 p.m.
2020-07-01

Se reveló la cifra de desempleo que para el mes de mayo de 2020, alcanzó el 21,4% que significó un aumento de 10,9 puntos respecto del mismo mes en la anualidad anterior, que representa 4,7 millones de desocupados (dos millones más que el año pasado), que desnuda los impactos para el sistema laboral en un contexto de incertidumbre de cara al segundo semestre en que se espera se mantenga la tendencia de pérdida de puestos de trabajo a gran escala.

(Lea: Desempleo en Colombia siguió subiendo en mayo)

La pérdida de 400 millones de empleos a nivel global ha superado las previsiones para el primer trimestre de 2020, en un contexto de control de una pandemia cada vez más indescifrable, que demanda el mantenimiento de políticas de confinamiento para el control de la velocidad de contagio del COVID-19.

(Lea: Microsoft y LinkedIn capacitarán gratuitamente a desempleados)

De acuerdo a las proyecciones para el segundo semestre, el regreso a las restricciones de movilidad para el control de la velocidad de contagios que aplazará la recuperación económica
, demanda esquemas de ampliación en la cobertura del sistema de seguridad social en el ámbito de respuesta frente a riesgos de crisis económica y desempleo, que permitan sustituir los ingresos perdidos y reducir la afectación de la demanda.

(Lea: Termina el peor trimestre de la historia económica del país)

El crecimiento de la población inactiva en 3,3 millones de personas para el mes de mayo supone, ante la ausencia de políticas activas eficientes, la tendencia hacia el abandono de búsqueda de trabajo y la búsqueda de ingresos vitales por conducto de actividades informales dada las dificultades en el tránsito hacia la reincorporación al sistema de relaciones laborales formal.

En el contexto de la política de aislamiento preventivo obligatorio existen 3 efectos principales en materia de género, que dificultan el cierre de la brecha entre hombres y mujeres, que deriva del aumento en 1,8 millones en el número de mujeres dedicadas a oficios del hogar: la sobrecarga de trabajo no remunerado, aumento de la violencia intrafamiliar y la pérdida de ingresos por el cierre de sectores económicos feminizados.

De la misma forma, se ha evidenciado que en el confinamiento no se ha verificado una redistribución de las tareas de cuidado al interior de los hogares por lo cual es recomendable: promover disminución de jornadas de las trabajadores en modalidades de trabajo remoto sin pérdida de derechos, incluir en el esquema de garantías laborales el derecho a la desconexión y campañas de sensibilización sobre repartición de tareas de cuidado y trabajo doméstico.

En contexto de la pandemia ha profundizado problemas estructurales del sistema de relaciones laborales, particularmente en materia de desempleo juvenil que alcanzó el 26,6%, acentuando la demanda de intervención para la corrección de disfuncionalidades en el sistema cualificación de la oferta.

Las cifras de desempleo estructural y en crecimiento, demuestran la demanda de una política fiscal activa y estímulos para sectores especialmente afectados, así como extender el ámbito de cobertura del sistema de seguridad social al amparo de situaciones de crisis y desempleo, privilegiando rutas de empleabilidad de grupos especialmente afectados por la crisis de empleabilidad, adoptando medidas que emanen del diálogo social.

Así las cosas, resulta deseable el tránsito hacia un esquema de protección del trabajo declinado en plural (todas las modalidades de trabajo) y esquemas de rentas básicas universales e incondicionales durante el estado de emergencia económica, social y ecológica, focalizados en la población más vulnerable para proteger la demanda, para el equilibrio de las intervenciones sanitarias y económicas para la recuperación del sistema laboral colombiano.

Iván Daniel Jaramillo Jassir
Observatorio Laboral
Universidad del Rosario

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido