Economía

Empresarios vuelven a sentir el impacto de las cuarentenas

Comercio y el turismo, preocupados por restricciones que regirán para Bogotá y el país.

Cuarentena

A la cuarentena de Usaquén, Suba y Engativa desde el martes, de suman las localidades de Fontibón, Teusaquillo y Kennedy.

Néstor Gómez / CEET

POR:
Portafolio
enero 07 de 2021 - 09:00 p. m.
2021-01-07

Fermín Patiño, administrador, de El Carnal, uno de los puntos de la cadena de comida de la plazoleta del centro comercial Plaza Imperial, en la localidad de Suba, una de las tres zonas de Bogotá que entró en cuarentena, ha visto en los últimos días cómo se han reducido las ventas por las medida adoptadas para contener el contagio del coronavirus.

(Bogotá entra en cuarentena total desde la medianoche). 

Solo se está vendiendo un 10% frente a enero del 2020 y los domicilios se han disminuido en 50% en esta nueva cuarentena frente a la misma temporada de restricciones del 2020, asegura. A su juicio, esto evidencia que la gente no está consumiendo comidas de restaurantes, pues están cuidando sus finanzas.

(Cuarentena llevó a una caída de 15,2% en el PIB de Bogotá). 


La situación que vive este restaurante la experimentan comerciantes de otros sectores, en la capital y en otras ciudades. Y, seguramente, se intensificará por el endurecimiento de las restricciones.

Lorena González, administradora de la Droguería Rosas, también de Plaza Imperial, señala que “las ventas se han visto afectadas en un 50%. El miércoles, por ejemplo, se vendió la cuarta parte de lo que se ha comercializado. Sé que las normas -de las autoridades- son exageradas pero hay que asumirlas porque la ciudadanía no se cuidó”.

En este centro comercial, la directora de mercadeo, Diana Patiño, explica que, efectivamente, las medidas fijadas por las autoridades afectan la operación, pese a que se ha cumplido con los protocolos desde el ingreso y en cada rincón de las instalaciones. “Las ventas, la gestión y la reactivación que veníamos llevando acabo se verán severamente afectadas, pero el reto es evaluar las estrategias con las aliadas herramientas virtuales”, señaló.

Camilo Ángel, su gerente general, explica que al tiempo que la operación se ajusta a las disposiciones, el complejo ha decidido ser solidario con los comerciantes que allí operan. Así, para aquellos bienes privados que al 31 de diciembre de 2020 se encontraban al día en el pago de las obligaciones de las cuotas de administración, la medida de alivio consistirá en que para enero de 2021 sólo se facturará el 50% del valor de la cuota ordinaria de administración -el cual deberá pagarse a final de mes máximo- y el 50% restante será diferido en cuotas iguales a partir de julio de 2021 y hasta el 31 de diciembre.

OTROS EMPRESARIOS 

El empresario Mario Hernández, fundador de la cadena de artículos de cuero que lleva su nombre, dice que su empresa mantendrá su compromiso de sostener los empleos y la operación porque “su principal patrimonio es la gente”, pero que también es necesario que el Gobierno estudie fórmulas para que la economía, las empresas y los puestos de trabajo que generan sufran un menor impacto por la situación que plantea para varias ciudades el segundo pico de la pandemia. Además, llama la atención en insistir sobre la importancia del autocuidado.

La empresaria Patricia Vélez, propietaria de tiendas especializadas en productos para el hogar dice que “es muy difícil para nosotros planear, estructurar el futuro nuestro y el de nuestros empleados con estas medidas intermitentes e inesperadas”, sostiene.

“Lo único que pedimos como empresarios, sobre todo en Bogotá y en Medellín, es que los dirigentes sean cautelosos en no irse contra el comercio organizado, porque es en el informal donde más contagios se generan”
, agrega.

Como los anteriores, los gimnasios también estarán inhabilitados en las localidades donde rige la cuarentena, medida que preocupa a empresarios como Daniel Rodríguez, director de Mercadeo de Stark. “Enero y febrero son, usualmente, nuestros mejores meses y esperábamos estar al 70% de la facturación normal. Con estas medidas la incertidumbre vuelve y no sabemos si lograremos un 30%. Tenemos que cerrar 5 de nuestros 7 gimnasios”.

Tras reabrir en noviembre, los exhibidores de cine en Bogotá están en línea con las preocupaciones. Y es que, según Pablo Umaña, el presidente de Cinemark, aunque solo estaban haciendo el 20% de lo 2019, se perdía menos abiertos que cerrados. “Los estrenos también se siguen aplazando. Si el país requiere un cierre debería ser total. Las medidas locales, puntuales, no son efectivas”.

TURISMO 

En el caso del turismo a inicio de semana, luego de conocerse las restricciones, los principales gremios de la actividad enviaron una carta al Gobierno solicitando el análisis de las medidas, entendiendo la importancia de la temporada.

Las cuarentenas decretadas inicialmente, a las que ahora se suman las que comenzarán el martes en Teusaquillo, Kennedy y Fontibón, obligan, entonces, al cierre total de los establecimientos turísticos.

“Diciembre y enero constituían para los parques de diversiones una esperanza. Esta es una temporada que tradicionalmente es de las mejores del año”
, destacó Ángela Díaz, presidente de Acolap. De los 65 parques que había en Bogotá y Cundinamarca, 50 ya habían reabierto y 2 habían cerrado definitivamente.

Miguel Díez, presidente de Hoteles Estelar, argumenta desde la hotelería, que la capital es hoy la ciudad con la ocupación más baja del país, entre otras cosas, por la caída del tráfico corporativo, y que medidas como las cuarentenas afectan aún más esta realidad.

De otro lado, en el caso de los establecimientos gastronómicos, es de señalar que 3.421 de los 4.232 restaurantes que se registraban antes de la pandemia estaban funcionando; y 200 de ellos habrían quebrado.

“Proyectábamos una recuperación del 60% de las ventas en este mes. Estás restricciones no solo frustran la proyección, sino que reactivan la destrucción de empleos”,
manifestó Guillermo Gómez, presidente de Acodres.

Similar a esta, otra de las actividades que preveía un mejor escenario era el sector nocturno.

Camilo Ospina, presidente de Asobares argumentó que muchos bares de esta zona, por medidas como la ley seca, no iban a abrir, a lo que ahora se adhiere la restricción de la cuarentena.

Acá, el 25% de las ventas del mes se realizan los fines de semana; y por las medidas, los establecimientos no operarían en 3 de ellos.

“Los empresarios están en una situación complicada. Esas restricciones, sin planeación, no dejan margen de maniobra con la nómina”, finalizó.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido