close
close

Economía

‘En Barranquilla lanzaremos nuestro propio fondo climático’

Mauricio Claver-Carone, presidente del BID, dice que la asamblea en Colombia se hará híbrida y que la capitalización será clave para la reactivación.

Mauricio Claver-Carone

Mauricio Claver-Carone es el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

Cortesía

POR:
Rubén López Pérez
diciembre 13 de 2020 - 07:30 p. m.
2020-12-13

El Banco Interamericano de Desarrollo quiere ser el socio prioritario de América Latina y el Caribe para las grandes necesidades de la región, y una de las principales es la lucha contra el cambio climático.

(Lea: ¿Quién es Mauricio J. Claver-Carone, el nuevo presidente del BID?)

Por eso, como afirmó el nuevo presidente de la entidad, Mauricio Claver-Carone, en diálogo con Portafolio, una de las áreas en las que trabaja es en crear su propio fondo para el clima, el cual presentaría en la asamblea de Barranquilla de marzo, la cual tendrá que ser híbrida.

(Lea: La reacción de Colombia a la elección del nuevo presidente del BID)

¿Qué BID ha encontrado en los dos meses al frente?

Siempre pensé que el BID tenía un potencial enorme, pero este es mayor aún. El capital humano, el nivel de conocimiento y la confianza que despierta en los países de la región es algo extraordinario.

Cuando estaba en el Gobierno de EE. UU., empecé a trabajar en la estrategia de nearshoring, le pedí ayuda al Departamento de Comercio y apenas se avanzó. Aquí, en dos meses, ya tenemos definidas las ventajas comparativas de cada país y hemos preparado un mecanismo de financiamiento que vamos a lanzar.

¿Todavía ve la necesidad de renovar la entidad?

Sí, desde que llegué encontré un deseo enorme de modernización. Es una institución que en 61 años ha tenido cuatro presidentes, que entró en un círculo de complacencia, y que ahora busca rejuvenecer y cambiar la marca del BID.

Cuando se piensa en el BID, se relaciona con grandes proyectos y con exfuncionarios, pero en realidad hace una cantidad enorme de cosas en todos los sectores: salud, comercio, infraestructuras, migración, por lo que uno de mis retos es eso, rejuvenecer la marca.

Y, junto con eso, mi objetivo es que las nuevas generaciones sepan cómo el BID impacta en sus vidas de una forma muy directa, cambiar su imagen que es de una entidad anticuada.

¿Y también cambiar la visión en Estados Unidos?

En efecto, otro reto es educar en Estados Unidos sobre lo que hace el BID y por qué es una gran e importante inversión para el país.

Y eso ya se ve. La semana pasada, por primera vez en la historia antes de una negociación de capital, dos senadores presentaron una legislación para llevar a cabo un aumento histórico.

E incluso en temas culturales. En la sede del BID en Washington hay una colección que es la mejor de arte latinoamericano en Estados Unidos, así que ¿por qué no convertirnos en un centro cultural para mostrar la cultura de la región?

¿Cómo va la capitalización del BID y qué tan relevante será para la región?

Esta es la región del mundo más impactada por la covid-19. El costo de los sectores de salud es más de US$150.000 millones; la brecha de financiamiento de pymes que han cerrado es más de US$85.000 millones; es la peor crisis en los 61 años de historia del BID.

A eso agreguemos la peor temporada de huracanes en los últimos 50 años, con cuatro de los cinco países más impactados por los temas climáticos en Latinoamérica. Y sumemos la crisis migratoria más grande, comparable a la de Siria.
Ese es el panorama y, ante esto, obviamente esta región necesita ayuda, y el BID es el socio prioritario, por lo que queremos que haya una mayor inversión.

¿Cuánto se necesita?

Calculamos que las necesidades son US$25.000 millones al año, y contamos con una capacidad de préstamo de US$12.000 millones. Los dos senadores estadounidenses proponen llegar a US$20.000 millones, que creemos que es donde debemos estar.
Solo China algunos años prestaba US$20.000 millones en la región, así que es obvio que el BID debe tener ese potencial para ayudar a sus propios accionistas.

En dos meses hemos avanzado mucho con Estados Unidos, y la región desea tener la capitalización.

¿Cómo va el trabajo con la Unión Europea?

Son un poco más escépticos, pues ellos tienen otras regiones prioritarias, con la excepción de España, que está muy interesado en ayudar a la región. La oportunidad con Europa es que quiere que nos enfoquemos en temas de clima, y pide algo que ya estamos haciendo y que queremos presentar en la Asamblea de Barranquilla, lo cual es crear nuestro propio fondo para el clima.

Hoy somos guías, pero no tenemos nuestro propio dinero, por lo que lanzaremos este instrumento para ayudar a la inversión de proyectos con gran impacto climático en la región.

¿Qué receta tienen para evitar una nueva década perdida en la región?

Hay una gran diferencia, y es que Latinoamérica no es una región olvidada, como sí lo fue en el pasado.

La crisis ha puesto el foco y el interés de los inversionistas en lograr mayor seguridad en la cadena de valor, y esto llega a todos los sectores, pues la pandemia afectó sus maneras de hacer negocios y quieren mitigar riesgos de futuros shocks.

Para eso, ahora se fijan en la región. Un estudio dice que el 75% de empresas norteamericanas planean mudar sus empresas a otros países fuera de China, y esa es una oportunidad idónea y sin precedentes para Latinoamérica. En este proceso, el BID será un socio estratégico.

¿Debería ser la gran apuesta de la región?

No debería ser la única, pero sí una importante. Esta es una crisis histórica y se necesitan soluciones a corto plazo, y no hay una iniciativa que tenga más impacto socioeconómico que la generación de empleos como resultado del nearshoring, que además ofrece impactos en desarrollo, formalidad, mejor gobernanza y efecto climático, entre muchos otros.

Estimamos que puede tener un impacto de hasta US$70.000 millones al año en exportaciones adicionales, y eso es muchísimo.

¿Cuáles serán las áreas de prioridades del BID?

Esta gestión se basará en la generación de empleos, y vemos que hay tres oportunidades: nearshoring es una, la segunda es la digitalización y la tercera es la financiación de pequeñas y medianas empresas impactadas por la covid-19, y particularmente de las mujeres.

¿Cuál ha sido su apoyo a Colombia en la crisis?

En Colombia el 2020 fue un año récord, con un apoyo del grupo de US$1.800 millones en aprobaciones y casi US$1.700 millones en desembolsos. Hace poco aprobamos un proyecto para agua y saneamiento en La Guajira, el programa de los jóvenes ‘Sacúdete’, ‘Colombia Crece’ para ayudar en zonas afectadas y con presencia de cultivos ilícitos, y vamos a tener la reunión anual en Barranquilla en marzo.

Otro proyecto clave en el que hemos estado es en la modernización de la Dian, lo que ayuda a la gestión tributaria, y ese es el tipo de políticas que serán fundamentales para el nearshoring, pues pone a Colombia como un líder en cuestión de gobierno eficiente, y eso atrae mucha inversión.

¿Están negociando otro préstamo para Colombia?

Colombia es un gran ejemplo de que se puede usar de una forma eficiente los programas y herramientas del BID. De hecho, es un país que nos obliga a ser innovadores, y usan los productos que hay en el menú.

Quiero destacar que el país sigue siendo un ejemplo en el impulso de la economía naranja, prueba de ello es la nueva película que anunció Disney.

¿Ve a Estados Unidos más involucrado con el BID?

Más de lo que pensé, por la oportunidad y por el interés. No hay día que no hable con empresarios que quieren estar más involucrados en Latinoamérica y el BID.
En los proyectos siempre teníamos a bancos españoles, pero los americanos también están interesados.

De hecho, todos los países de Latinoamérica afirman que lo que más desean de mi parte es que ayude en este. La queja es que a Estados Unidos no le importaba lo suficiente el BID y que a las empresas norteamericanas no les interesa la región. Esos dos supuestos son completamente falsos, hay una gran oportunidad de que EE. UU. sea un inversionista más grande.

¿Cómo espera la relación con el gobierno de Biden?

Yo fui nominado por Estados Unidos y otras cinco naciones, y fui elegido con el apoyo de 24 de los 28 países del hemisferio, y mi relación política siempre ha sido bipartidista.
Estados Unidos no puede tener una mejor iniciativa que impulsar una política para ayudar al crecimiento y el desarrollo en el hemisferio, y ahí no va a haber ninguna discrepancia.

El presidente electo ha dicho que quiere ser unificador, y yo soy el primero y el único presidente de una institución financiera internacional que le felicité. Estamos deseosos de trabajar con la nueva administración para tener una agenda constructiva para la región.

¿Cómo ven en el BID el auge chino en la región?

Aquí hablamos de políticas que beneficien a los 26 países prestatarios, y hemos visto en las últimas décadas que China ha jugado un papel importante en inversión y comercio, y queremos facilitar esos intercambios, e incrementarlos.

En cuestiones de inversión, el BID es el socio prioritario de la región y es la institución financiera internacional en la que EE. UU. tiene más inversión, y eso es por una razón: nosotros vivimos aquí, Latinoamérica son nuestros vecinos, y queremos que tengan éxito.

Estados Unidos se había olvidado del potencial de Latinoamérica y del BID, y eso ha sido un problema bipartidista de las últimas administraciones, pero ahora tenemos la oportunidad de cambiar eso.

En inversión China no ganó espacio porque la región lo deseara, sino porque lo necesitaba. Por eso, queremos corregir esos vacíos del pasado y que Estados Unidos se involucre más. La confianza de los países que votaron por mí fue para porque quieren que tenga una presencia más activa, y no puede ahora perder la oportunidad.

¿Cómo va la preparación para la asamblea que se hará en Barranquilla el próximo año?

Sin ninguna duda vamos a estar en Barranquilla, yo estaré allí en marzo. Dudo que sea una reunión completamente presencial, pues todavía estaremos combatiendo los retos de la pandemia, pero sí aspiramos a tener una asamblea híbrida en Colombia.

Rubén López Pérez
Subeditor de Portafolio

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido