Expectativa por impacto del peor trimestre de la historia

Las proyecciones apuntan a que la caída estaría cerca del 16%. Prevén leve recuperación en el segundo semestre.

Coronavirus Colombia

Las pérdidas de más de 4 millones de empleos serán las más difíciles de recuperar, según expertos.

EFE

POR:
Portafolio
agosto 13 de 2020 - 10:40 p.m.
2020-08-13

Tras una alta expectativa por parte de los académicos, empresarios y el Gobierno, hoy se conocerá cuál ha sido el impacto real de la crisis del coronavirus en el producto interno bruto (PIB) en el segundo trimestre, que promete registrar la mayor contracción en la historia económica del país. Este diario hizo una revisión de algunas de las proyecciones y la caída podría llegar al 16%.

(Lea: Recesión récord de la economía mundial por el coronavirus)

El impacto de la crisis sanitaria ha sido de tal magnitud que desde que comenzaron los aislamientos preventivos, Colombia ha llegado a una tasa de desempleo que ronda el 20%, lo que se ha traducido en algo más de 4 millones de puestos de trabajo perdidos, un panorama que no se veía desde la crisis de final de los 90.

(Lea: Economía del país tocaría fondo en el segundo trimestre)

Fedesarrollo estima que la contracción para este segundo trimestre será de 16,5%. De acuerdo con Luis Fernando Mejía, director de ese centro de pensamiento, “esa sería la más grande contracción de la actividad económica en un trimestre en la historia moderna. Eso sí, la actividad se ha venido recuperando paulatinamente en los últimos meses”, manifestó.

Los expertos de Corficolombiana también calculan que el PIB para dicho periodo se puede desplomar a un 16,7% en su serie original, o -16% en la serie desestacionalizada. Algo similar estima BBVA Research, que cree que la caída será de 16,6%.

Julio César Romero, economista jefe de Corficolombiana, señala en un documento que efectivamente el impacto más fuerte del aislamiento sobre la actividad productiva fue en abril. “A partir de mayo se evidencia un rebote, especialmente en construcción e industria. Sin embargo, al cierre del primer semestre la economía seguía casi 15% por debajo de su nivel prepandemia”.

En este mismo sentido, para Carlos Sepúlveda, decano de la facultad de economía de la U. Rosario, “si en el primer trimestre observamos un crecimiento muy leve, que se vio afectado por las restricciones de marzo -un mes en el que la economía retrocedió 5%-, el segundo semestre será más difícil”.

LO QUE SE VIENE 

En cuanto a lo que se espera para final de este año, el Gobierno tiene una estimación de que la economía del país puede contraerse al menos 5,5%. Sin embargo, analistas y expertos creen que la caída será mucho mayor al final del 2020. Uno de los pronósticos que se ha vuelto más pesimista conforme ha avanzado la pandemia es el que hace el Banco de la República.

Si bien el Emisor había calculado en abril que la contracción al cierre de este año del PIB estaría en un rango entre 2% y 7%, en su último documento de política monetaria de julio proyectó que la caída estaría entre 6% y 10%. Fedesarrollo, por su parte, cree que el rango puede estar entre -5% y -7,9%, con un sesgo al último.

Cabe recordar que el FMI prevé un desplome de 7,8% para la economía nacional, mientras que la Cepal cifró la caída en 5,6%. La Ocde espera una baja de entre 6,1% y 7,9%, dependiendo de si habrá o no una segunda ola de contagios en el país.

No obstante, este difícil panorama no es exclusivo de Colombia o los países vecinos. EE. UU. anunció que su PIB tuvo un desplome de 9,5% en el segundo trimestre, al igual que Reino Unido, con una caída de 20%.

La pregunta es cuáles serán las fórmulas más acertadas para la recuperación. El Gobierno ya anunció su plan, que contempla incentivos a empresarios, ayudas a los vulnerables, un empujón a la infraestructura y un foco en el crecimiento limpio.

Sin embargo, los expertos creen que debe haber un mayor impulso al empleo, que es el indicador más golpeado, y que se recupera más lentamente. Según Andrés Giraldo, director del departamento de economía de la U. Javeriana, “en el segundo trimestre se vislumbra algo un poco mejor porque ya hay actividades funcionando, pero el gran problema es el empleo y si el Gobierno le apunta a una recuperación rápida y le da por ejecutar gran parte de los recursos, es probable que haya alguna mejora”, subrayó.

Finalmente, Mauricio Hernández, economista de BBVA Research, pronostica que la economía tardará al menos hasta finales de 2022 en recuperar los niveles de 2019.

“El impulso al crecimiento vendrá de cuatro fuentes: los subsidios de vivienda, la ejecución de las obras de infraestructura, los subsidios a la nómina y los apoyos sociales. Con estos se logra impulsar la creación de empleo y ayudar a la capacidad de compra de los hogares”.

Industria y comercio en negativo, pero menos

Durante el sexto mes del año, la producción industrial del país se contrajo un 9,9% comparada con el mismo periodo del 2019, según el informe presentado ayer por el Dane.

Curtido y recurtido de cuero fue el grupo que representó mayor descenso (-49,2%), mientras que trilla de café tuvo una variación positiva de 25,5%. Cabe desatacar que durante este mes, 30 de las 39 actividades industriales registraron descensos, siendo coquización, refinación de petróleo y mezcla de combustibles la de mayor contribución negativa al indicador (-2,1 pps).

Con relación al personal ocupado, confección de prendas de vestir, con una cifra de -7,2%, fue el renglón que más contribuyó de manera negativa a la variación anual (-8,1%). Seguido de este estuvo hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles, con un dato de -12,2% y una contribución de -0,6 pps.

Bogotá fue la ciudad que presentó la mayor participación negativa al resultado anual de producción industrial de junio, con una variación de -15,3% (-2,3 pps del total nacional). Además de ser la de peor comportamiento en cuando al personal ocupado (-11,6%), -2,8 pps del indicador.

De otro lado, así como la producción industrial, las ventas del comercio también cayeron, con una variación de -14,2%, en comparación al mismo mes de 2019. No obstante, Juan Daniel Oviedo, director del Dane, anotó que las cifras reales del comercio minorista en el sexto mes del año tuvieron una mejoría marcada frente a mayo, pues alcanzaron un repunte del 17,2%.

Los productos de calzado y artículos de cuero (-60,3%), prendas de vestir (-53,4%), otros vehículos automotores y motocicletas (-37,9%) y vehículos (-.31,8%) fueron los que tuvieron las mayores caídas en el comercio.

En contraste, equipos de informática y telecomunicaciones (54,8%), electrodomésticos y muebles para el hogar (29,3%), aparatos de sonido (28,1%), productos de aseo para el hogar (16,3%), alimentos (2,0%) y artículos domésticos (1,6%) fueron los únicos que cerraron el mes con variaciones positivas.

Finalmente, el Dane anotó que el personal ocupado en el comercio disminuyó 4,9%, siendo las empresas de prendas de vestir, accesorios y calzado los que registraron una caída del 22,7%.

María Camila González Olarte
María Camila Pérez Godoy

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido