‘En la medida que abran los sectores, esperamos mejoría’

Álvaro José Henao, presidente de Smurfit Kappa, habla de la nueva línea para facilitar la bioseguridad en las empresas.

Álvaro Henao

Álvaro Henao, presidente de Smurfit Kappa Colombia.

Cortesía

POR:
Portafolio
junio 04 de 2020 - 10:00 p. m.
2020-06-04

La reapertura de sectores le permite a Smurfit Kappa Colombia pensar en una mejor dinámica para los meses que vienen, luego de un abril con caídas hasta del 80%. Álvaro José Henao, presidente de la compañía, habla de las expectativas y confía en que la recuperación de la economía nacional a final del año.

(Lea: Estabilidad jurídica, clave para la reactivación económica)

¿Cómo ha impactado la coyuntura?

Enero, febrero y hasta mediados de marzo veníamos con una buena dinámica. El crecimiento en la línea de corrugado estaba entre un 5% y 6% y las expectativas que teníamos con respecto al año eran excelentes. En abril sí se notó la caída dramática.

Básicamente, en corrugado, una actividad esencial aquí y en todas partes del mundo y que de alguna manera mide la actividad industrial en el país, caímos 30% en ese mes respecto al mismo de año pasado, porque algunos clientes tuvieron que suspender porque no eran esenciales.

Por su parte, la producción de sacos se frenó con la suspensión de la construcción. La caída nuestra fue del 80%. Hicimos unas pocas bolsas y sacos para alimentos y domicilios, pero se dejó de hacer los de cementos. La línea que paró fue la de papeles de imprenta y escritura.

En mayo, en la medida en que se fue abriendo la economía, la caída en corrugados cedió a 20%, con una pequeña mejoría, pero con descenso frente al año pasado. La demanda en alimentos y aseo aportó.

En sacos, en la medida en que se abrió la construcción hubo una recuperación relacionada con la preparación de las cementeras para arrancar, pues necesitaban inventarios.

De los que siguieron funcionando estuvo la actividad agrícola y se destaca el floricultor, que mantuvo su temporada por el Día de la Madre, especialmente en Estados Unidos. Eso permitió un buen despacho de cajas y, aunque hubo una caída, no fue dramática.

Pero en general, el ambiente económico de estas semanas ha estado muy golpeado. ¿Cuál es la expectativa?
 
Confiamos en un mejoría a medida que se abran los sectores y de verdad empiecen a funcionar las empresas, porque una cosa es el anuncio del Gobierno y otra es que las compañías tengan las autorizaciones y los protocolos de bioseguridad. Eso se demora.

Esperamos una recuperación de la economía lentamente hacia final del año. Si yo me ubico en diciembre, es posible que ese mes sea entre 5 y 10% por debajo que el mismo del año pasado. Pero, en todo caso, estaremos mejor que en abril, el mes más duro de todos.

Afortunadamente, hemos conservado toda la plantilla directa de la compañía y en eso hemos sido muy afortunados. Son 1.600 puestos de trabajo.

¿Han hecho uso de las ayudas del Gobierno?

Para las ayudas a la nómina no clasificamos porque la caída de ventas no superaba el 20%. En financiación, teníamos líneas de crédito que estaban aprobadas y las utilizamos.

¿Cuál es la preocupación?

Como compañía que no paró y que ve los beneficios de la reapertura y de que el sector productivo esté operando, esperamos que la economía vaya mejorando porque el golpe que se le pegó al empleo fue muy grande. Todos debemos ser conscientes de que esta reapertura conlleva una responsabilidad grande de toda la gente que está regresando al sitio de trabajo.

Los que puedan se deben quedar en la casa hasta que la situación sea diferente. El éxito de que no tengamos que volver a tener un encierro, que sería catastrófico, estará en que todo el mundo atienda el distanciamiento social, el uso de los tapabocas y las recomendaciones.

El país no aguanta tener la economía cerrada más tiempo. El impacto social sería demasiado grande.

¿Cómo es el nuevo portafolio que venden para el distanciamiento social en las oficinas?

De alguna manera, somos afortunados y nos estamos apalancando en toda la experiencia de la compañía nuestra en Europa, donde pegó primero la pandemia y ya existe una adaptación a la situación. Pudimos aprender mucho de lo que e hicieron para ayudar a proteger al público en general y a los trabajadores.

Por ejemplo, las divisiones de los escritorios de los niños en los colegios de Francia es algo que está funcionando y tenemos separadores de puestos de trabajo en cartón y estanterías que donamos para el hospital que montó la Alcaldía de Bogotá en Corferias. Ofrecemos productos que sabemos que funcionan.

¿Cuáles son las ventajas?

El cartón corrugado es muy fácil de armar y utilizar, además es sostenible.

¿Las empresas están animadas a hacer estas inversiones?

Esto está hecho para las empresas, las personas que tienen que ir a los espacios de trabajo y para las instituciones educativas, teniendo en cuenta que se dice que van a abrir. No está considerado para grandes inversiones. Tiene la facilidad, además, de que en el momento que se tenga que desmontar -ojalá pronto- eso se facilita por que es material reciclable.

No creo, sinceramente, que esta sea una solución masiva que haga mover los volúmenes de la compañía. Lo vemos más como un nicho interesante en donde las compañías y los clientes que lo utilicen pueden cumplir con los protocolos.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido