Equidad de género: más firmas lo incluyen entre sus planes

Aequales encontró que el 67% de las empresas encuestadas de América Latina mide la carga del trabajo no remunerado en mujeres para tomar decisiones.

Mujeres

El 80,5% de las empresas encuestas ha tomado medidas para apoyar a las personas con trabajo doméstico no remunerado.

iStock

POR:
Portafolio
julio 14 de 2020 - 06:30 a.m.
2020-07-14

Más compañias de América Latina están incluyendo en sus agendas unas políticas que tengan en cuenta la equidad de género. Eso dice un informe realizado por Aequales, al que Portafolio tuvo acceso y que busca revisar qué están haciendo las organizaciones en la región para atender la crisis por coronavirus teniendo en cuenta las brechas entre hombres y mujeres.

(Lea: Se amplía brecha laboral entre hombres y mujeres)

Aequales, que trabaja en herramientas para que más firmas en América Latina tenga una perspectiva de género en sus agendas, habló con 174 empresas de 10 países de la región para hacer un paneo de cómo están afrontando la pandemia y hoy publica los resultados.

(Lea: A los colombianos les preocupa más el desempleo que el coronavirus)

La encuesta toma una foto de cómo las organizaciones están afrontando la crisis y encontró que 80,5% de las encuestadas afirmó haber tomado medidas para que las personas que tienen a alguien más a cargo se adapten a la contingencia con flexibilidad de los horarios y un mayor apoyo por parte de la entidad.

(Lea: Las mujeres, con la carga más pesada por la crisis sanitaria)

Mía Perdomo, CEO de Aequales, contó que, precisamente, una de las sorpresas del informe fue que las organizaciones “afortunadamente sí están teniendo en cuenta las horas y las tareas tienen las personas con otras a cargo. Es decir, sí están contabilizando el tiempo que se gasta cuando tienen a otros a cargo y otras tareas no remuneradas y están empezando a tomar medidas al respecto”, explicó.

De hecho, el informe señala que la gran mayoría de las empresas encuestadas reconoce el trabajo del cuidado que realizan sus colaboradores como un aspecto fundamental para el desarrollo de su organización durante y después de la crisis, y apenas el 2,3% como una situación ajena al desarrollo del negocio.

“Si bien el 82,9% de las empresas encuestadas reconoce y enuncia el cuidado como un asunto central en la gestión de la crisis con enfoque de género, el 27,8% de ellas no ha estimado qué tan demandante es la carga del trabajo del cuidado no remunerado”, reza el documento.

En ese punto, Aequales hace también unas recomendaciones para las empresas cuando puedan retomar sus actividades y volver a las dinámicas laborales de antes de la pandemia y las organizaciones explicaron cuáles son sus prioridades en ese plan de acción.

Entre la hoja de ruta que proponen está el de priorizar el trabajo remoto para madres lactantes y aquellos que tengan a su cargo a niños menores de un año; extender las licencias de maternidad y paternidad remuneradas, y otorgar permisos remunerados para atender las necesidades del cuidado de personas dependientes que deben permanecer en aislamiento, entre otros.

Ante esa consulta, las empresas prefirieron elaborar planes de movilidad segura para el regreso al trabajo (23,7%) y priorizar el trabajo remoto para mujeres lactantes (19,2%).

Para Perdomo, es clave que las organizaciones en la región empiecen a armar esos planes para medir el desempeño de sus trabajadores y que tengan en cuenta en esos informes cuánto tiempo gastan sus colaboradores en actividades de cuidado no remunerado.

En ese sentido, la encuesta arrojó que apenas el 39% de las empresas consultadas ha revisado los indicadores de desempeño de sus empleadas y empleados a partir de las nuevas condiciones laborales. Y esto es un agravante, según Aequales, pues más mujeres podrían verse afectadas y, en consecuencia, no recibir ascensos, nuevos proyectos o incluso poner en peligro su puesto de trabajo.

Entonces, ¿cómo medir el desempeño de los colaboradores? el estudio propone que se prescinda de cualquier indicador de tiempo y presencialidad, para empezar a medir a la persona a través de resultados y que, además, se trabaje para que no haya ningún tipo de sesgo de género en estas evaluaciones.

LOS MAYORES RETOS

Pese a que algunos de los resultados muestran que las empresas están tomando medidas para incluir la equidad de género en su agenda y apoyar a las personas que tengan a otros cargo, hay todavía unos grandes desafíos que reconoce la encuesta que quedan pendientes. 

Uno de esos es baja participación de las mujeres en las juntas directivas o consejos de administración de las firmas durante periodos de crisis, pues encontraron que el 68,4% de esos espacios está compuesto por hombres y únicamente el 12,1% tiene una composición paritaria entre hombres y mujeres.

“El bajo nivel de representación de mujeres en los espacios de dirección es una tendencia que, desde antes de la crisis, evidencia la existencia de factores asociados al género que limitan el acceso de las mujeres a posiciones de liderazgo y, por ende, limita la entrada de la percepción y necesidades de las mujeres en la planeación del futuro de la organización”, explica el documento.

Ante este panorama, Perdomo explica que es clave que las firmas empiecen a tomar la iniciativa e incluyan estos planes en las organizaciones, lo que puede también, en consecuencia impactar positivamente en los resultados de las organizaciones.

“En la actual crisis, mantener a las mujeres en el mercado laboral debe ser una prioridad para las empresas comprometidas con la equidad de género y con la recuperación económica, de lo contrario, la participación de las mujeres en el ámbito laboral y su aporte al mismo se verán reducidos de manera considerable”, puntualizó el informe.

marola@eltiempo.com

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido