‘Es necesario subir la edad de pensión en la futura reforma’

Presidente de Colfondos, Alain Foucrier Viana dice que hay populismo en el debate.

Alain Foucrier, presidente de Colfondos

Alain Foucrier, presidente de Colfondos, lleva 10 años en la compañía, tras pasar por Shell en Europa y SABMiller.

Archivo particular

POR:
Holman Rodríguez M.
marzo 03 de 2020 - 09:50 p.m.
2020-03-03

Los subsidios de las pensiones más altas del país deben eliminarse y dichos recursos deberían destinarse a fortalecer los programas del gobierno destinados a darle pensiones a los segmentos de personas adultas mayores más pobres de la población que no reciben ningún tipo de mesada o apenas tienen unos pequeños pagos mensuales.

(Lea: Los colombianos usan poco las cesantías en su educación)

Esa idea, más el aumento en la edad a la que los colombianos pueden pensionarse y un equilibrio entre el sistema de prima media de Colpensiones y el de Régimen de ahorro individual de los fondos privados deberían ser los pilares de la reforma pensional que el gobierno ponga a consideración del Congreso de la República, afirma el presidente de Colfondos, Alain Foucrier a Portafolio.

(Lea: Ahorro en fondos de pensiones alcanzó máximo histórico en 2019)

El ejecutivo es administrador de Empresas de la Universidad de los Andes, tiene un MBA en HEC de París, Francia, y cuenta con más de 25 años de experiencia profesional financiera en Shell (Europa) y SABMiller. Foucrier se vinculó a Colfondos en el 2010 con la llegada de Mercantil Colpatria y Linzor como accionistas de Colfondos.

(Lea: “Colombia tiene que cambiar su forma de contratar”, Alicia Arango)

¿Cómo hacer una reforma pensional que no deje un desbalance entre el sistema de prima media y el de Régimen de ahorro individual?

Hay que atacar varios problemas. El más grave es la cobertura, pues 2 de cada 10 colombianos se pensionan. Más de la mitad de adultos mayores no se pensionan y otra porción recibe muy poco al mes. El segundo tema es la equidad y las ventajas desventajas y diferencias de los dos sistemas. En ese sentido en Colombia el sistema está estructurado al revés de lo que debe ser.

Los ricos reciben subsidios en sus pensiones que los pobres se las pagan; eso hay que solucionarlo. El tercer punto es la sostenibilidad del sistema, pues algunos se quieren pensionar a los 50 años de edad con una mesada de 20 millones de pesos mensual y eso no es posible.

¿Eliminar subsidios de las pensiones altas a cargo del sistema público es posible?

Es cierto que hay que eliminarlos pues están mal enfocados. Los que tienen voz y votos son los que se benefician de esas pensiones altas con subsidios. Va a ser necesaria una discusión ácida y muy transparente para la gente con el objetivo de quitarles esos subsidios. Esto no será fácil. Pero es que como está es inequitativo.

Voceros del Gobierno dicen que en la reforma no se tocará la edad, las semanas de cotización ni los aportes de los trabajadores. Entonces, ¿cómo cree que se hará la reforma?

La edad va a ser necesario tocarla y en consecuencia, el tema de las semanas también. Es que son tan grandes los problemas que hay que abocar en esa discusión. Además, hoy que ese vive más, hay que subirla pues puede llegar a darse casos de que va a durar más tiempo la gente disfrutando una pensión que el tiempo que trabajó para conseguirla. Esa discusión hay que darla.

El Gobierno también dice que no quiere diferencias entre los dos sistemas. ¿Esto es posible?

La discusión es la viabilidad de los dos sistemas. A este debate hay que quitarle el populismo con el que se ha manejado y ver qué régimen es viable, al margen de quien lo maneja. El tema acá es que el régimen de reparto no tiene futuro.

No hay jóvenes formales para pagar las pensiones futuras. A lo que se refiere es a eso. El único sistema viable es en el que se pensiona la gente con lo que ahorre y estoy de acuerdo en que se mantengan los subsidios pero que vayan a los que no tienen ingresos o estos son muy bajos.

Hay que fortalecer el programa Colombia Mayor y el de los Beneficios Económicos Periódicos (Beps) para proteger a las personas a quienes sus recursos no les alcanza para cotizar a pensión.

¿Qué opina de la desbandada de afiliados de los fondos privados hacia Colpensiones durante 2019?

Hay un gran desconocimiento del funcionamiento del sistema y tal vez hay una mala fe y además los mitos que se crean perjudican a las personas. Solo a 5 de cada 100 personas les conviene estar en Colpensiones. Muchas de esas personas que regresaron a Colpensiones cometieron un error y se van a dar cuenta después que les van a dar un cheque con sus aportes pues no se podrán pensionar. De pronto unos sí lo harán.

El impacto de muchos será amargo cuando les devuelvan su contribución sin rendimientos financieros. Esas personas no tienen acceso a medios, ni a hacer ruido, ni demandar al Estado por no haberlos guiado correctamente.

¿Eliminar los subsidios a las pensiones altas contribuye a solucionar el problema de quienes menos reciben?

A cambio de una pensión alta con subsidio para quien no lo necesita, ese mismo dinero podría ayudar a sacar a varios colombianos de la miseria y por eso tiene sentido reorientar esos subsidios. En Asofondos hemos hablado de que el costo fiscal será bajo y se aumentará la cobertura de ese segmento de los que menos tienen.

¿Quién es y qué va a hacer el nuevo dueño de Colfondos?

A finales de 2019 Habitat, es el fondo de pensiones más grande de Chile compró a Colfondos. La compañía también tiene presencia en Perú por lo que Habitat va a manejar 70.000 millones de dólares en la región, un poco menos que todo el sistema pensional colombiano.

Vamos a traer cosas buenas en procesos, eficiencias, rentabilidad. Y es que detrás de Habitat están como accionistas ILC y Prudential, una de las compañías de seguros más grandes del mundo que es dueña del 40 por ciento. El foco del negocio de Habitat es el de pensiones.

¿Cuáles son las principales cifras de Colfondos?

Nosotros tenemos 2,8 millones de clientes, la mayoría en pensiones. En el segmento de obligatorias 1,9 millones, 800.000 en cesantías y 50.000 en pensiones voluntarias.
El valor del fondo en pensiones obigatorias asciende a 38 billones de pesos, el de cesantías a 1,3 billones y el de pensiones voluntarias a 1,4 billones de pesos.

¿Qué aportará al negocio el nuevo dueño?

Vamos a fortalecer la relación con los clientes mediante un plan de asesoría seria y constante. Se ampliarán los canales de autogestión en línea, afiliación virtual en los tres negocios y una mayor automatización que haga más fácil interactuar.

Asimismo, queremos aumentar los ingresos con mejores clientes y además haremos esfuerzos importantes para aumentar el negocio de pensiones voluntarias. También tenemos que ser líderes con un nuevo producto: la gestión activa de portafolios en donde el cliente va a estar informado, pero haremos una gestión integral y profesional de sus inversiones.

Holman Rodríguez M.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido