Este año, las remesas tendrían un aumento más moderado

Cálculos del BM y Knomad señalan que los giros a países de ingresos bajos y medios aumentarían 4% en el 2019. A. Latina, por debajo del promedio.

Remesas

EFE

POR:
Portafolio
enero 03 de 2019 - 09:00 p.m.
2019-01-03

Incluidos los latinoamericanos, vieron en las remesas una fuente muy importante de ingresos durante el 2018. Y aunque lo seguirán siendo durante este año, el incremento en los giros será mucho más moderado.

(Lea: Llegada de remesas al país superó los US$6.100 millones el último año)

Un estudio reciente del Banco Mundial y la Asociación Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (Knomad, por sus siglas en inglés), señala que en el 2019 la entrada de remesas a países de ingresos medios y bajos aumentaría 4 por ciento, a 549.000 millones de dólares.

(Lea: Las remesas subieron 13,9% a julio)


Esto, comparado con los 528.000 millones de dólares que habrían sumado esos recursos durante el 2018, tras un incremento cercano al 10 por ciento.

Según el documento, hay varias razones que le restarían impulso al flujo de dinero que los trabajadores en el extranjero envían a sus países. Por un lado, señala que el crecimiento global se moderará, con un enfriamiento en la actividad industrial y en el comercio.

Además, el crecimiento en economías desarrolladas empieza a verse divergente, pues si bien Estados Unidos sigue sólido, la actividad productiva en la zona euro se ha debilitado recientemente. “Varios países de ingreso medio y bajo han experimentado estrés financiero en medio de un fortalecimiento del dólar. Esto incluye salidas de capital y depreciaciones de las monedas, especialmente en Argentina y Turquía”, dice el informe.

A esto, añade otros temas que generan un sesgo a la baja en las proyecciones sobre las remesas, como los riesgos de una mayor caída en los precios del petróleo, incertidumbre política, riesgo geopolítico, más restricciones al comercio y un enfriamiento del crecimiento global.

En ese escenario, no todas las regiones tendrán el mismo comportamiento. Las más dinámicas seguirán siendo el sur de Asia, con un aumento de 4,3 por ciento, a 138.000 millones de dólares; Asia Pacífico y del Este, en donde sumarían 148.000 millones de dólares (4,2 por ciento más que hace un año), y África subsahariana, en donde subirían también 4,2 por ciento, hasta los 47.000 millones de dólares.

EL COLETAZO
En cuanto a Latinoamérica y el Caribe, el 2018 terminó como el año de mayor dinamismo para el ingreso de remesas desde antes de la crisis financiera.

Según el estudio del Banco Mundial y Knomad, los giros habrían aumentado 9 por ciento el año pasado, a 87.000 millones de dólares. Esto, mientras que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en una estimación previa hablaba de 82.000 millones para todo el año.

De cualquier manera, tales niveles representan un nuevo récord en esta parte del mundo, pues los países latinos se benefician de la menor dinámica de la economía de los Estados Unidos, al tiempo que la misma región se está convirtiendo en una fuente importante de remesas para las naciones.

Según cálculos del BID, en cinco países que desagregan esta información (incluido Colombia), más del 20% de los recursos se origina en América Latina.

Sin embargo, después de un 2018 muy bueno, para este se espera una dinámica muy inferior. La investigación del Banco Mundial y Knomad habla de que las remesas a la región crecerán solo 3,8 por ciento este año, y llegarían a los 90.000 millones de dólares.
El principal receptor de giros en Latinoamérica es México, seguido de lejos por Guatemala, República Dominicana y Colombia.

COLOMBIA, ENTRE LOS MÁS DINÁMICOS
Mientras que la llegada de remesas a Latinoamérica y el Caribe habría crecido entre 7 y 9 por ciento durante el 2018, en Colombia la dinámica fue muy superior.

Entre enero y octubre, el país había recibido 5.164 millones de dólares, 16 por ciento más que en el mismo lapso del 2017. Es más, en los últimos 12 meses, los giros sobrepasaban los 6.200 millones de dólares. Incluso, octubre fue el primer mes en el que superan los 600 millones de dólares.

Si se mantiene esta dinámica, los giros no solo superarían ampliamente la estimación planteada por el Gobierno en su Marco Fiscal de Mediano Plazo (6.100 millones de dólares), sino que la tasa de crecimiento estaría muy por encima de la proyección que tenía el BID para el conjunto de Suramérica (entre 6,5 y 7,5 por ciento).


Aunque el país está recibiendo más recursos de trabajadores colombianos que viven en Estados Unidos y España, así como de aquellos que son una colonia creciente en países latinos como Chile, la realidad es que las cifras han generado algo de inquietudes.

Esto, ya que no se descarta que entre ese dinero se estén ‘camuflando’ recursos de actividades ilícitas como el narcotráfico, pues las autoridades han detectado operaciones sospechosas en las que se estarían lavando recursos.

Siga bajando para encontrar más contenido