‘Estructurar 200 proyectos a 2022 en las regiones es la meta’

María Abuchaibe, directora de En Territorio, antiguo Fonade, dice que la entidad se enfocará en moldear planes para que sean financiados con regalías.

María Elia Abuchaibe

María Elia Abuchaibe, directora de En Territorio, expuso los planes de la entidad.

Milton Díaz / ETCE

POR:
Portafolio
agosto 21 de 2019 - 10:00 p.m.
2019-08-21

Con la idea de convertirse en el brazo técnico de las administraciones departamentales y municipales, el antiguo Fonade ahora es ‘En Territorio’.

(Lea: Así está actuando Fonade en la apertura de los negocios en el país)

María Elia Abuchaibe, su directora, destacó que la organización se ha venido transformando desde marzo y se creó la subgerencia de estructuración, pues es precisamente en ese punto en el que quieren trabajar con las autoridades locales.
Hoy ya cuentan con $10.000 millones de presupuesto, provenientes de regalías, y esperan catapultar 200 proyectos a partir de este tipo de recursos.

(Lea: Nuevo presupuesto para las regalías sería de $18 billones)

¿Por qué decidieron hacer el cambio de la entidad?
Fonade era una entidad de 50 años de historia pero nuestro enfoque ahora es ser los aliados de los territorios, llámese municipios y departamentos, en una etapa muy puntual de los proyectos que es la preinversión.

Los lugares más alejados usualmente tienen dificultad para acceder a los recursos porque no tienen los proyectos bien estructurados, y cuando están en los procesos de aprobación de en el OCAD (Organos Colegiados de Administración y Decisión), por ejemplo, para acceder a recursos de regalías u otras fuentes, se les exige que tengan un proyecto sólido.

Eso significa que haya un diseño, un estudio y un modelo financiero. Pero normalmente esos municipios no tienen el equipo o la capacidad técnica para poder sacarlo adelante.
Ante esto quisimos poder atender esa necesidad de las regiones y ser esos aliados técnicos que les ayuden a estructurar proyectos, teniendo un objetivo final mucho más ambicioso, que es ayudarlos a generar capacidad técnica en lo local.

¿Cómo arrancaron?

En este momento estamos utilizando recursos de regalías. A través de la comisión rectora tuvimos la aprobación inicial de $10.000 millones de las partidas de funcionamiento de regalías. Con estos recursos estamos haciendo la estructuración de aquellos proyectos que se vayan a financiar posteriormente con esos fondos.

Entonces la ruta básicamente consiste en que los apoyamos en toda la estructuración tanto técnica, como jurídica y financiera, luego los acompañamos hasta el OCAD, el proyecto se aprueba y de ahí en adelante ellos tienen la posibilidad de ejecutarlo.

¿Cuál es la visión?

Queremos ser esa empresa querida en el país al llegar a todos esos territorios distantes, donde hay muchas necesidades, y que podamos apoyar a los mandatarios en cristalizar unos proyectos al inicio de sus periodos, para que se puedan ejecutar durante un tiempo sensato.

Con esto queremos evitar que se alarguen innecesariamente las ejecuciones de las obras porque los planes no estaban bien hechos, que es lo que suele suceder.
Además, estamos procurando que esos recursos de regalías no se acumulen como estuvo sucediendo hasta hace poco, y pasaba porque no les aprobaban los proyectos que presentaban.

En concreto, yo espero poder estructurar 200 proyectos de todo tipo al 2022.

¿Ya han entregado proyectos?

Este año entregamos la estructuración de la vía Cabuyaro - Puente Humea (Meta) hace dos meses, que ya está en proceso de licitación; también la vía Valencia - San Pedro de Urabá, que conecta Córdoba con Antioquia y hace dos semanas entregamos los planes para 15 acueductos y 20 alcantarillados para 13 municipios del Catatumbo.

También terminamos la estructuración de la vía Guachetá - Samacá, que es muy importante para la actividad extractiva de esa zona porque allá se produce carbón coque y había mucha dificultad para sacar el material; y entregamos la planta para cárnicos que sirve a ocho municipios del Magdalena, en Fundación. Ahora les estamos ayudando a determinar cuál es el mecanismo de operación más adecuado.

Sabemos que estos municipios tienen mucha debilidad institucional y no queremos entregar un proyecto que se ejecute y que no vaya ser exitoso porque no se encontró la forma para hacerlo funcionar.

En concreto, todo esto es un trabajo de aliados realmente, para poder convertir necesidades en realidades. A eso le estamos apuntando.

¿Cuánto se demoran estructurando un proyecto?

Un proyecto de baja complejidad que podría ser, por ejemplo, el mejoramiento de una vía, podría demorarse hasta 6 o 7 meses. Un proyecto complejo puede demorarse un año, porque hay que hacer estudios y uno revisa todo tipo de frentes.

Por ejemplo, si hay un predio asociado a un proyecto, hay que ver cuál ha sido el uso, si la propiedad es del municipio o no, ver los requerimientos ambientales, el diseño más adecuado técnicamente hablando, el modelo financiero, entre otros factores.

También hay unos ‘proyectos tipo’, en los que se definen unas características generales para varios proyectos y luego se hace la implantación, que es como la adaptación a cada caso. Eso se puede tardar entre cuatro o cinco meses.

¿En qué buscan más asesoría las administraciones locales?

Si uno mira en qué se han invertido los recursos de regalías en los últimos años, la mayor parte se ha ido a infraestructura vial. Es evidente que el país sigue necesitando conectividad. Además de todo el tema de acueductos y alcantarillados, de saneamiento básico.

¿Qué esperan con los cambios de alcaldías?

Noviembre va a ser un mes intenso para nosotros porque es el periodo en el que los alcaldes y gobernadores electos tienen un tiempo antes de tomar posesión, y queremos acercarnos a ellos desde ese momento. El primer año usualmente es de aprendizaje, y la idea es que durante ese tiempo se escoja un proyecto estratégico que podamos armar para que cuando tengan el plan de desarrollo aprobado puedan ejecutarlo eficientemente.

Adriana Carolina Leal Acosta
adrlea@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido