Financiamiento: abecé de la ley que tramitará el Gobierno

La norma le permitiría al Ejecutivo buscar recursos para llenar el hueco presupuestal, que en 2019 es de $25 billones, según el Minhacienda.

Alberto Carrasquilla

El Minhacienda, Alberto Carrasquilla (abajo a la derecha), tramitará una ley de financiamiento y no una reforma tributaria.

Cortesía

POR:
Portafolio
septiembre 16 de 2018 - 07:50 p.m.
2018-09-16

El anuncio hecho la semana pasada por el presidente Iván Duque de que –en lugar de una reforma tributaria como tal– se tramitará una ley de financiamiento toma cada vez más fuerza.

El director de la Dian, José Andrés Romero, explicó que el Gobierno presentará esta iniciativa legislativa, con el fin de “liberarles cargas tributarias a los colombianos, de modo que se dinamice la economía, las personas consuman más y se desarrollen más empresas”.

(Lea: 'Al Congreso irá ley de financiamiento, no reforma tributaria': Duque)

Esta propuesta no es nueva en el sistema fiscal colombiano. De hecho, hace cuatro años, el entonces ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, radicó una ley de este estilo, debido a la coyuntura de la dura caída de los precios internacionales del petróleo.

LAS DIFERENCIAS

En ese momento, Cárdenas dijo que el financiamiento buscaba “mantener la inversión y el gasto social, que, por sus características, no pueden desmontarse a corto plazo”, aun cuando –en ese tiempo– también cayeron los ingresos por la merma en los impuestos al patrimonio y de movimientos financieros.

(Lea: Al país le faltan $25,6 billones para financiar los programas del 2019

Situación similar vive hoy el gobierno Duque, si se tiene en cuenta lo encontrado por el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, quien afirmó que el Presupuesto General de la Nación (2019) tiene un hueco de $25 billones.

Este es precisamente el origen de la actual propuesta de ley de financiamiento, la cual, a diferencia de una reforma tributaria, está completamente atada a un tema fiscal. Según una fuente del Ministerio de Hacienda, “esta iniciativa se tramitará porque hay un hueco que excede lo planificado y este hay que financiarlo. Su base legal está estipulada en el estatuto presupuestal y la idea es completar el financiamiento del presupuesto; por eso mismo es que dicha iniciativa tiene que estar lista antes del 31 de diciembre próximo”.

(Lea: Buscan que 400 mil empresas se formalicen)

De hecho, la Constitución en el artículo 347 dice que el Gobierno propondrá esta ley como mecanismo para obtener nuevas rentas o para modificar las existentes, de modo que se puedan financiar los gastos contemplados.

Allí comienza, entonces, el engranaje fiscal, ya que, según la fuente del Minhacienda, esta ley puede incluir de todo: desde la venta de activos, pasando por el alza de impuestos hasta los recortes estructurales al gasto público.

Y aunque lo ideal es que esta norma se apruebe antes de finalizar el año, el Decreto 111 de 1996 también prevé que si esto no sucede en el Congreso, “el Gobierno Nacional suspenderá, mediante decreto, las apropiaciones que no cuenten con financiación hasta tanto haya decisión final”, dice un informe del Minhacienda.

VARIOS FRENTES

En cualquier caso, las apuestas del Ejecutivo estarían enfocadas en los tres frentes mencionados por la fuente de la cartera de Hacienda, según lo confirmó el pasado viernes, el director de la Dian, en el Congreso de Confecámaras realizado en Cartagena.

“En la ley de financiamiento vamos a hacer un esfuerzo grande en la reducción del gasto público, plantearemos recortes presupuestales de entidades que son ineficientes, vamos a buscar qué activos no están produciéndole al país para ver si los podemos vender, y vamos a mirar si tenemos algún espacio en materia de endeudamiento, porque no queremos aumentar las cargas tributarias”, indicó Romero.

Asimismo, el funcionario reiteró que, en materia de impuestos, la propuesta no va direccionada a aumentar la base gravable de personas que declaran y pagan el Imporrenta. “No vamos a bajar los umbrales de la gente que tributa, es decir, no aumentaremos el número de declarantes, pero sí crecerá la base de tributación, porque hay muchas personas naturales que tienen dinero, que se dan lujos, viajes, tienen grandes apartamentos, pero, a la vez, no tienen nada a su nombre, ni declaran un solo peso de impuestos”, añadió.

Esta afirmación fue corroborada por la fuente del Ministerio de Hacienda, quien indicó que lo dicho inicialmente por el Gobierno fue mal expresado y correspondía a la propuesta hecha por la Comisión del Gasto Público, y no era iniciativa gubernamental.

A CORTO PLAZO


“La instrucción directa del presidente Duque es que, con los niveles de evasión que hay en el país, lo que tenemos que hacer es intentar meter más gente en la base tributaria, aunque eso no quiere decir ampliar la base gravable. Se han hecho 200 modelos y jamás se ha planeado bajar el umbral de personas que pagan renta”, explicó.

En tanto, de forma oficial, el Ministro de Hacienda afirmó que la primera tarea para lograr más recursos estará en reducir el gasto público, según anunció en su intervención en el Congreso de Fenalco, en Pereira, el pasado viernes.

“En el inmediato plazo, discutimos en el Congreso el Presupuesto del 2019 junto con las Comisiones Económicas, a las que les planteamos ajustar en $1,2 billones las  reducciones en gastos generales. Pero también estamos revisando exhaustivamente el tema de los subsidios, sobre todo en salud, servicios públicos y pensiones”, aseguró.

Y agregó –sin confirmar que lo haría– que otra posibilidad que tiene el país es con endeudamiento: “Colombia tiene acceso a crédito, grado de inversión, credibilidad, pero esa ventana no es infinita. Los mercados nos creen, pero nos han dicho que tenemos que apurarnos para resolver cómo tapar los recursos faltantes”, concluyó.

LOS AJUSTES REGULATORIOS

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que el otro punto de la ley de financiamiento será el regulatorio. “Con el Ministro de Comercio (...) se trabaja en reformar al régimen regulatorio, de modo que se compilen y se quiten las duplicidades; hoy tenemos 94.000 normas, algunas de las cuales se cruzan y contradicen”, detalló como reto a corto plazo.

Por otro lado, a mediano plazo, Carrasquilla explicó que se estudiará una norma que le determine parámetros a la regulación. Sobre esto, explicó: “Por ejemplo, yo soy regulador, entonces si expido regulación tengo que explicar el problema que estoy arreglando, además de decir cuánto lo que he solucionado, y tercero, tiene que ser exitosa. Eso sería una ley que rige las actuaciones de los reguladores y supervisores, y tiene que mejorar la relación entre regulados y reguladores”, especificó el Ministro en
su intervención en el Congreso de Fenalco.

Sebastián Londoño Vélez
En Twitter: @SLondonoV

Siga bajando para encontrar más contenido