$200 mil millones para el programa de mejoramiento a la vivienda saludable, anunció el Gobierno

Este programa entrega subsidios para mejorar casas en condiciones que las hacen inhabitables y atentan contra la salud como pisos en tierra y humedad.

POR:
febrero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-26

El presidente Álvaro Uribe anunció 200 mil millones de pesos para el programa de mejoramiento a la vivienda saludable, con los cuales se atiende a la población que tiene una casa en condiciones precarias.

EL TIEMPO habló con el viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, quien explicó cuáles son los alcances de este auxilio.

¿Cómo y quiénes pueden acceder a los subsidios que otorga este programa?

Por estos recursos concursan los municipios y departamentos que presentaron proyectos en la convocatoria que se realizó entre abril y septiembre del 2009, y a la que se acudieron más de 60.000 hogares, en 31 departamentos y en 517 municipios, lo que es una cobertura importante.

Vale resaltar que más de 73 por ciento de estos municipios son de categorías 4, 5 y 6, es decir, familias que con esfuerzo construyeron sus viviendas, pero requieren alternativas habitacionales para hacerlas más saludables.

¿Cuántos hogares se beneficiarán?

Con el programa apoyaremos a 50.000 hogares. Es importante tener en cuenta que los recursos se están gestionando y son adicionales a los comprometidos en la vigencia.

A la fecha están en ejecución 54.000 millones de pesos para 15.000 hogares. Hay que resaltar que para disminuir el déficit cualitativo cambiamos el enfoque de atención del problema y nos concentramos en acompañar -con los municipios y gobernaciones- toda la parte técnica y económica para que los hogares mejoren las condiciones habitacionales de sus viviendas.

Además, para complementar la obra física en los inmuebles también integramos a los hogares a programas de titulación (cuando se requiere). Incluso, a veces el proceso se completa con proyectos de mejoramiento de barrios.

A esto hay que sumarle la integración de los hogares a redes sociales como, por ejemplo, Red Juntos de Acción Social, una de las tantas a las que pertenece la mayoría de hogares.

¿Qué diferencia hay entre mejoramiento y vivienda saludable?

Las diferencias son sustanciales, pero el objetivo es el mismo: proteger la vida de las personas a través de la disminución de la vulnerabilidad de la vivienda frente a un terremoto y mejorar la calidad habitacional, en beneficio de la salud de los hogares. (Vale recordar que muchas de estas casas tienen piso en tierra, humedad y, en consecuencia, atentan salud de las personas).

Los dos programas existen, solamente que vivienda saludable es la única modalidad que permite al beneficiario aplicar de forma progresiva un subsidio de hasta ocho salarios mínimos y una vez aplicado, postularse de nuevo para mejoramiento y construcción en sitio propio.

Ha sido recurrente que el Gobierno y los municipios no coincidan en muchos puntos de la política, ¿qué casos que contradigan esta tendencia se pueden destacar?

El proceso logró incrementar la confianza y la gobernabilidad local. Hoy el alcalde define la población, contrata y ejecuta las obras. A nivel local, la percepción entre los beneficiarios sobre los recursos para la formulación y ejecución de los proyectos también mejoró. Las obras fueron rápidas, con materiales y mano de obra de buena calidad.

Para mostrar está lo realizado en Chaguani, Viani y San Bernardo (Cundinamarca), Santa Rosa del Sur y Cartagena (Bolívar) y Belén y el Tambo (Nariño), entre otros.

¿Cuál es el aporte de los municipios en el proceso?

Aportan los costos para formular y ejecutar el proyecto, adicionalmente son responsables de la información, tienen el vínculo directo con los hogares que se materializa en un contrato de encargo para administrar los subsidios, contratan al interventor de las obras y pueden ser ejecutores de las obras o contratar un tercero, es decir, tienen todo el manejo del programa.

Alianzas con proveedores

Los municipios son autónomos para realizar diversas alianzas con el fin de facilitar el contacto con los proveedores de insumos, a la hora de mejorar los inmuebles, a través del programa de vivienda saludable. Según el viceministerio de Vivienda, Luis Felipe Henao, estos convenios dependen de la disponibilidad de recursos, que les permita -como sucedió en Barrancabermeja y Cartago- constituirse en ejecutores, negociar y hacer pactos de responsabilidad social en calidad y precios con los proveedores locales.

"Estamos estructurando con productores una alianza para mejorar las condiciones de precio a los distribuidores, el volumen de obras y la forma de pago, especialmente para compras de enchape, tubería en PVC, cubiertas, combos sanitarios y mesones en acero inoxidable", concluyó Henao.

Banca y firmas de seguros aportan

El viceministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, también destaca el acompañamiento de las compañías de seguros y de las entidades bancarias para avalar el manejo de los recursos.

"Contamos con el apoyo de Aseguradora Solidaria y Mapfre, con quienes se ha trabajado de forma coordinada", anota Henao, quien agrega que también hay que resaltar el apoyo de las entidades financieras que están entregando avales bancarios, como sucede con Infivalle. Es un caso particular, pues respalda a municipios en sus departamentos.

"Esto agiliza los trámites de movilizaciones de los recursos y dinamiza mas rápidamente la economía local porque los municipios con los avales tienen el ciento por ciento de los recursos asignados", concluye.

Siga bajando para encontrar más contenido