"Todos abandonaron el barco", dice la Gerente de Air Comet en Colombia

María Eugenia Rey dice que los directivos de la aerolínea en España siempre le dijeron que la situación era normal y que, en consecuencia, podía seguir vendiendo pasajes.

POR:
diciembre 25 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-12-25

Rey es una empresaria reconocida en la industria aérea en Colombia, que desde hace cinco años se venía desempeñando como gerente de la aerolínea que cuatro días antes de Navidad cerró sus operaciones de manera abrupta.

Al menos 3.500 pasajeros se vieron afectados por la situación, sólo en el caso de la ruta Madrid-Bogotá-Madrid. Ellos hicieron sus reservas para volar con esa empresa en el transcurso del 2010, incluyendo el próximo diciembre.

Rey trajo a Air Comet a Colombia en el 2004 y desde entonces se venía desempeñando como gerente de la aerolínea en el país.

Trabajó 25 años con Lufthansa y su último cargo en esa empresa fue la gerencia general para el país. Después laboró cinco años con Aviatur como vicepresidenta comercial, luego con Aerolíneas Argentinas y finalmente con la claudicada Air Comet.

Rey habló con EL TIEMPO sobre su amarga experiencia desde el 21 de diciembre, cuando se enteró por los medios de comunicación que la aerolínea que representaba había sido embargada.

¿El cierre de la aerolínea era algo que se veía venir?

Sabíamos que había problemas económicos, pero en todo momento los directivos nos dijeron que los estaban arreglando, que iban a pagar y que la empresa salía adelante. Muchas veces me lo dijeron. En octubre estuve preguntando cómo estaba la situación, porque me cerraron los vuelos a Bogotá. Los reabrieron dos semanas después y me pidieron que cuidara la base.

El lunes en la tarde parecía que la empresa en Colombia desconocía la situación, ¿Qué pasó?

Ese día estuve toda la mañana en una reunión en la Aerocivil y llegué a la oficina a las 2 de la tarde y me enteré que no había sistema y los aviones estaban detenidos. "Cerramos hoy", fue lo primero que me dijeron. Luego empecé a mandar comunicaciones a España, con todos los datos de los pasajeros en la ruta nuestra; pedí instrucciones sobre cuáles eran los pasos a seguir y nunca nadie contestó. Luego nos dijeron que el jefe de aeropuertos de la compañía iba a ser el encargado de hablar con las sucursales. Me reiteró que estábamos solos, las directivas habían abandonado el barco.

¿En Colombia qué fue lo primero que hicieron?

Llamé al director de la Aerocivil, Fernando Sanclemente, lo puse al tanto de la situación y le pedí que se pusiera en contacto con la entidad similar en España para que le informara qué iban a hacer. Le expliqué que yo estaba sin comunicación alguna con los responsables de la empresa. Desde entonces, lo único que sé de Air Comet es lo que sale en Google y en Internet, en las páginas de los medios de comunicación o en el Ministerio de Fomento de España.

¿Nunca pudo hablar con algún directivo de alto rango?

Al director general, Eduardo Aranda, que ahora dice que hace una semana renunció, lo pude contactar el lunes y ese día me dijo que nosotros acá podíamos seguir vendiendo tiquetes, pero forzando el sistema. Después me explicó que lo que pasaba era que la compañía no podía expedir pasajes.

¿Quiénes eran los dueños de Air Comet?

Son Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual. El primero es el presidente de Air Comet y curiosamente leí en Internet un dato en donde lo citan y dice que si él fuera pasajero, nunca habría comprado en Air Comet. Eso no tiene nombre. El otro socio es Gonzalo Pascual y su hijo (Ignacio) es el vicepresidente de la aerolínea, que también desde el lunes se perdió y no volvió a la oficina. Además, Gerardo Díaz es el dueño del grupo Marsans y es el presidente de la Ceoe (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), el gremio empresarial más importante en España.

Más colombianos protestan y Ecuador anuncia demanda por estafa

Un grupo de 30 personas, entre colombianas y argentinas, realizaron ayer nuevas protestas en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, tras no haber logrado embarcarse en los vuelos asignados por el Ministerio de Fomento español para estos países, ante la crisis de Air Comet.

"Queremos volar, queremos volar a Buenos Aires y Bogotá", corearon, sentados en el suelo del aeródromo y lanzando aviones de papel, después de cortar durante cinco minutos el tráfico y golpear carteles de la aerolínea.

Los viajeros denunciaron que el organismo español no informó debidamente sobre esos vuelos fletados el miércoles. El jueves, la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, dio por cerrada la operación de vuelos hacia Colombia y Argentina. Sin embargo, los pasajeros acusaron ayer a ese departamento por desinformación sobre el flete de dichos aviones, lo que les obligó a quedarse en tierra, pese a que los vuelos a Buenos Aires y Bogotá despegaron con 83 y 100 plazas libres, respectivamente.

Quito entra a actuar

Entre tanto, en Ecuador se anunciaron demandas contra Air Comet por estafa y la presentación de una solicitud de adopción de medidas cautelares.

"Vamos a presentar una denuncia por estafa en contra de Air Comet y su representante legal en Ecuador. Tenemos información de que ese representante legal en Ecuador fue el señor Germánico Maya", dijo Alexis Rivas, encargado de la Secretaría Nacional del Migrante, con rango de Ministerio.

Rivas indicó que se pedirán "medidas cautelares en contra de los bienes de la empresa y sus representantes legales, así como la prisión preventiva de su principal representante en Ecuador".

Con información de Efe

RICARDO SANTAMARÍA DAZA
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido