Acceda a las subastas, un mercado de oportunidades que pocos conocen

Precios iniciales bajos y ahorro de hasta un 30 por ciento, son algunas de las ventajas de pujar en este sector.

Subasta

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
mayo 24 de 2019 - 09:09 a.m.
2019-05-24

Aunque parecieran ser de un grupo exclusivo o que son inaccesibles, la realidad es que cualquier ciudadano puede participar en las subastas que se realizan en el país, un mercado de oportunidades del que pocos conocen.

(Lea: Subastan en US$432.500 una obra de arte hecha con IA)


Arte, juguetes, aviones, casas, lotes, locales, apartamentos, carros, motos y chatarra son apenas algunos de los artículos que por este canal se venden a precios iniciales muy bajos y que pueden generar ahorros de hasta un 30% al final de la compra.

(Lea: Subasta definirá nuevo dueño del yate ligado a Interbolsa y Premium)

En el mercado hay varias formas de ofertar, quizás, la más común es la que se realiza a través de plataformas web, pero en Colombia hay casas de subastas para los que prefieren pujar por los bienes de manera presencial.

Gustavo Quiñonez, gerente comercial de Superbid, plataforma digital de subastas, comenta que en el país los colombianos conocen más sobre los remates judiciales, que si bien es un tipo de subasta, no siempre está abierta a todo el público. En ese sentido, destaca que una de las bondades de Superbid, es que cualquier ciudadano puede participar.

“A diferencia del remate, que tiene un valor establecido, nosotros podemos arrancar de valores iniciales muy bajos para que el cliente tenga la oportunidad de ofrecer, de saber hasta dónde pagar”, dice.

Quiñonez además precisa que una de las facilidades de las subastas virtuales es el seguimiento que se puede dar en tiempo real a las ofertas o los bienes de interés. “Desde una sola plataforma tienen acceso a todas las características del bien, información detallada, ver dónde están ubicados los bienes y conocer el origen de los mismos”, explica Quiñonez.

De acuerdo con Guillermo Hinestrosa, Gerente del Martillo del Banco Popular, la transparencia en la venta y la posibilidad que tiene cualquier ciudadano de comprar desde su casa u oficina, hacen este medio un canal que toma fuerza para la compra de bienes.

“Es un servicio que se posiciona cada vez más en el mercado institucional: aseguradoras, renting, leasing, bancos. En nuestro caso, tienen la garantía de que se ofrece un servicio con seguridad transaccional, conocimiento del cliente y cobertura nacional”, anota.

No obstante, Hinestrosa advierte que en pleno siglo 21 aún no hay remates judiciales electrónicos que les permitan a los interesados hacer ofertas y lances por internet, y a los deudores y acreedores obtener un mayor valor por los bienes rematados. “Eso le daría transparencia y agilidad a un trámite judicial complejo que no ha avanzado con la rapidez que exige el mercado”, precisa.

Por su parte, Charlotte Pieri, Directora de Bogotá Auctions, una de las dos casas de subastas del país, indica que aún en el imaginario de las personas está que las subastas significan aportar a una causa.

Hay que seguir tratando de transmitir y seguir dando confianza en el sistema. Hay muchos mitos, la gente tiene en mente que en las subasta todo está muy costoso, que son inaccesibles o reservadas a una élite, cuando el abanico que nosotros ofrecemos demuestra que cualquier tipo de compradores ocasionales o coleccionistas puede acudir”, precisa.

A su vez, Pieri destaca que desde Bogotá Auctions se comercializan desde libros, documentos y mapas antiguos hasta arte. “Hacemos subastas de moda, de juguetes antiguos, entre otros. Siempre trabajamos con especialistas que verifican la calidad de lo que se subasta, que es fundamental en ese proceso de generar confianza”, puntualiza.

Mientras que Hinestrosa como Quiñonez coinciden en que lo que más se vende son vehículos.
“Los salvamentos pueden subir hasta un 40%, sobre el precio que pagan los salvamenteros. La venta de predios urbanizables es otro negocio para el que buscan cada día más los servicios bancarios del Martillo”, indica Hinestrosa.

Finalmente, Quiñonez puntualiza que las maquinarias industriales y chatarra también ocupan una parte de este mercado.

Siga bajando para encontrar más contenido