La administración de la invasión de E.U. a Irak Unidos en los territorios de Sadam Hussein: d

Luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y que impactaron al mundo en forma dramática, el gobierno de ese país inició una campaña para encontrar a los culpables.

POR:
agosto 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-08-30

Después de preparar durante varios meses el terreno, entre marzo y abril de 2003, Estados Unidos encabezó la invasión a Irak, con el respaldo de fuerzas británicas y pequeños contigentes de Australia, Polonia y Dinamarca. Otros países estuvieron involucrados en sus consecuencias. Esa invasión marcó el inicio de la actual guerra de Iraq y es todavía tema de discusión y análisis, incluso en la campaña presidenciial que busca suceder a George Bush. Una de las banderas del candidato demócrata Barak Obama es su oposición al conflicto y el anuncio de terminar el retiro de las tropas de su país a mediados del año 2010. La invasión de Irak ha dado para todo tipo de análisis y cuestionamientos, los cuales finalmente han llevado a un epílogo poco grato para el presidente norteamericano. Las razones para realizar la entrada militar a Irak se fueron desvirtuando con el paso de los días y condenando a Bush por su mal manejo y equivocaciones permanentes. Incluso el argumento de que Hussein tenía peligrosas armas químicas que ponían en peligro la estabilidad mundial fue desbaratado y desmentido. Esto llevó a que buena parte de la gente en Estados Unidos que había apoyado la decisión de invadir, se sintiera defraudada y engañada por el mandatario. La invasión generó una fractura política entre las grandes potencias, las que se opusieron, como Francia, Bélgica, Alemania, Rusia y China contra los que apoyaron a Estados Unidos como Gran Bretaña, España, Polonia y Portugal, entre otros. Pero si la entrada en Irak ha sido cuestionada, su posterior administración no fue un ejemplo de planeación militar, sino todo lo contrario: improvisación, despilfarro, injusticia y para muchos una muestra de desorden y actitudes más ligadas con la delincuencia. Poco creible la afirmación del mandatario norteamericano cuando hizo un primer balance: “Nuestra misión en Irak es clara. Estamos acabando con los terroristas. Estamos ayudando a los iraquíes a construir una nación libre que será un aliado en la guerra contra el terror. Estamos potenciando la libertad en el Oriente Medio. Estamos liquidando una fuente de violencia e inestabilidad y sentando los fundamentos de la paz para nuestros hijos y nuestros nietos”.silgom@eltiempo.com.co WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido