Alcaldes: a la mayoría los salva el superávit

El hecho de que los municipios del país presenten actualmente un superávit de 1,12 billones de pesos no significa que todos los alcaldes hayan manejado de manera impecable sus finanzas.

POR:
diciembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-12-21

Estas diferencias se presentan incluso entre las grandes ciudades, pues mientras Bogotá, Medellín, Bucaramanga y Pereira muestran cifras positivas, otras como Cali y Barranquilla registran situaciones complejas que deberán ser enfrentadas por los mandatarios entrantes. La situación pareciera aún mejor si se tiene en cuenta que los entes territoriales completarán seis años continuos de registrar superávit fiscal. Los estimativos que tiene el Ministerio de Hacienda es que en el 2007 el balance arrojará un saldo positivo de 1,12 billones de pesos, que el año entrante se espera aumente a 1,59 billones. Sin embargo, de ese superávit, cerca del 37 por ciento proviene de las ciudades capitales. Pero la buena salud no es la misma para todas las administraciones, lo que hará que algunos de los alcaldes salientes entregarán el próximo 31 de diciembre a sus sucesores un panorama no tan claro. Por ejemplo, Barranquilla está en Ley 550, y aunque ya se ha logrado sanear buena parte de sus acreencias, el nuevo alcalde, Alejandro Char, deberá seguir trabajando para sacar la ciudad de esa situación. Aunque el Distrito tiene viabilidad financiera, Char deberá asumir el pago de 280.000 millones de pesos en deudas y superar un déficit de tesorería de 15.000 millones de pesos. Empresarios señalaron como lunar de la administración del alcalde saliente, Guillermo Hoenigsberg, la interrupción en varias oportunidades del mandato, esto por cuenta de varios líos judiciales. Por el lado de Cali, las cosas terminan peor. Por un lado, el anterior alcalde, Apolinar Salcedo, fue destituido, entre otras cosas, por el contrato suscrito con una firma privada que administra la gestión tributaria. Además, las rentas del municipio están pignoradas a favor de la banca. En solo pago de intereses debe responder por 70.000 millones de pesos. Al actual alcalde, Ramiro Tafur, se le acusa de tener guardado el dinero de la ciudad en las entidades financieras, y muy poca ejecución. La deuda pública es mucho más alta que la de Barranquilla, pues llega a 568.674 millones de pesos. A ello se suma que si bien los ingresos aumentaron en el cuatrienio, también lo hicieron los gastos. Pero la situación es diferente para el caso de Medellín, que según un informe de Planeación Nacional, es de las capitales que mejor desempeño fiscal tiene. Ha sido la más eficiente en materia de recaudo tributario, así como a la hora de ahorrar, y los gremios destacan la labor de su alcalde saliente, Sergio Fajardo, especialmente por el desarrollo urbano de la capital antioqueña. Si bien la administración saliente de Cúcuta, señala que los ingresos aumentaron y se logró reducir la cartera vencida, también es cierto que al 2006 los habitantes de la capital nortesantandereana, eran de los más endeudados. Cartagena por su parte, muestra un equilibrio fiscal, es más registra un superávit de 5.000 millones de pesos y genera un ahorro corriente de 50.000 millones de pesos. Todo ello, a pesar de las críticas al alcalde Nicolás Curi. La buena salud no es la misma para todas las administraciones. Algunas quedaron en deuda. MAYORES COBERTURAS EN SALUD En materia de salud, los alcaldes salientes de las grandes ciudades entregan un buen balance. En Medellín por ejemplo, en el régimen subsidiado la cobertura aumentó, según la Secretaría de Salud, en 368 por ciento, pasando de 237.302 cupos en el 2003 a 872.727 cupos en el 2006, logrando una cobertura total. Esto además de cumplir con los programas de prevención y vacunación. Por su parte, Cali dice que el aumento de las coberturas en el régimen subsidiado, tanto en subsidios parciales como plenos, llegó a 709.075 beneficiarios. El nuevo Sisbén cobija a 1’221.509 personas en los seis niveles. El 77 por ciento de la población está en los niveles 1 y 2. El balance de Barranquilla no es diferente. De las 191.505 personas que había en este régimen en el 2004, se pasó a 514.260. Sin embargo, el nuevo alcalde, Alejandro Char, señala que su preocupación son 250.000 personas que están fuera de los servicios de salud. En Cúcuta, la cobertura llega a 296.438 personas. En el 2004 había recibido en el régimen subsidiado a 118.165 personas. Deserción, lunar educativo Si bien en cuatro años los mandatarios locales lograron ingresar más niños al sistema educativo y construyeron más escuelas, hay un tema que preocupa: la deserción. Patricia Fernández, de la veeduría ciudadana del Plan de Desarrollo de Medellín, destaca que Sergio Fajardo trabajó por mejorar la calidad educativa y más niños llegaron al sistema, pero aún hay mucho por hacer. A Cali, también la salpicó el escándalo en este sector, por la pérdida de 16.000 millones de pesos que iban destinados a aumentar la cobertura educativa. Sin embargo, las cuentas de la Alcaldía señalan que cada año ingresaron al sistema 18.000 estudiantes. La tasa de deserción es del 4 por ciento. Para el caso de Barranquilla, la administración dice que la cobertura se aumentó 15,5 por ciento en los últimos 4 años. De 174.113 personas que se atendían en 2004 se pasó a 208.387 personas y se completó una planta de 6.202 docentes. Está caminando la reconstrucción de 30 escuelas con una inversión de 4.200 millones de pesos, de los cuales el Distrito aportó 1.500 millones. El alcalde electo, Alejandro Char, dice que a las escuelas les falta mucha infraestructura: ventilación y más espacio, así como más dotación. En lo que toca a Cúcuta, la administración municipal entrega cuentas de estudio gratuito a 140.548 alumnos, mientras la meta era de 72.300. Se construyeron 65 nuevas aulas. También se entregaron becas para educación superior a 3.373 jóvenes de estratos 1 y 2.EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido