Ampliar mercados debe ser prioridad para el país en el 2008

Ante la inestabilidad de las relaciones con Venezuela y la posible recesión en Estados Unidos, a los empresarios les toca mirar hacia nuevas direcciones y reacomodar su oferta para que sea más productiva y más barata. De eso está convencido Jan Ter Wengel, profesor de economía de la Universidad Javeriana.

POR:
enero 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-01-31

Explica, sin embargo, que los problemas de Venezuela y de Estados Unidos no se pueden meter en un mismo costal. Son dos situaciones que deben analizarse independientemente. Por un lado, la inestabilidad con Venezuela se debe a decisiones políticas que causan inseguridad en los mercados. Asegura que la pérdida de este comprador afecta más a los pequeños exportadores que no tienen destinatarios tan diversificados como los grandes y les es más difícil redireccionar sus productos. “Hay que ver cuáles entre los pequeños están concentrados en Venezuela y apoyarlos en la búsqueda de nuevos mercados”, indica. Sin embargo, advierte que reemplazar a Venezuela es difícil porque los países cercanos producen lo mismo que Colombia y por eso es necesario buscar mercados en China y el sudeste asiático, con el inconveniente del transporte interno que, según él, es el gran problema de competitividad del país. “El transporte de flete internacional no es un obstáculo muy grande, pero sí el interno. Se requiere hacer un trabajo en infraestructura vial, pero eso es a largo plazo”, señala. Necesitamos reglas de juego claras y seguras Por su parte, Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), habla de la importancia de firmar más acuerdos de libre comercio y ratificar los ya negociados para enfrentar la situación con Venezuela y la posible recesión de Estados Unidos. Dice que Colombia está buscando más mercados porque la producción nacional es buena y de buen precio y calidad. Por eso, se han ido armando las piezas para hacer una política agropecuaria de Estado. Un paquete de leyes con resoluciones que le den estabilidad al sector. En esa misma línea, está convencido de que aún con los problemas con el vecino país, es necesario firmar un tratado con él para poder tener las reglas de juego claras y no quedar en el aire cada vez que haya un inconveniente político. “La obligación de un país es garantizar la seguridad alimentaria y en este momento hay más demanda que oferta en Venezuela. Se pueden poner reglas de juego claras para que los productos colombianos no queden sin una demanda garantizada”, dice. Insiste en la importancia de Venezuela (es actualmente el mercado de mayor crecimiento - ver gráfico), pero enfatiza en que si el país quiere crecer sus ventas, hay que aumentar también la oferta. “Colombia tiene suficiente producción de alimentos y está en capacidad de atender la demanda del vecino país, sin afectar el consumo interno”, asegura, pues la oferta local crece a mayor ritmo que la demanda. “Por eso, hay que exportar y por eso son importantes los tratados de libre comercio”. Considera, además, que actualmente Colombia está haciendo importaciones desaforadas y las exportaciones no crecen suficientemente. El mercado estadounidense Por otro lado, insiste en la importancia de ratificar el tratado que se negoció con Estados Unidos porque en él se obtuvieron varias cosas importantes. Entre ellas, gradualidad, acceso real a los mercados y contrapartida de subsidios, a través de agricultura de ingreso seguro (créditos diferenciados para obras de infraestructura y adecuación para la competitividad). Esto último es fundamental, porque, según él, si queremos que el sector crezca hay que invertir, aunque la rentabilidad no sea inmediata. Los tratados internacionales En ese mismo sentido se pronuncia la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB). La entidad considera que la política de internacionalización de Colombia debe focalizarse en sectores económicos estratégicos, incorporar en sus acuerdos comerciales tanto la negociación de bienes como de servicios, y realizar procesos de concertación entre los actores económicos y sociales, lo cual serviría de base para la negociación de acuerdos con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), la Unión Europea (UE) y China. Ejemplos mundiales Según la CCB, los mejores ejemplos de la importancia de los tratados son Chile, India e Irlanda. En el caso de Chile, por haber suscrito tratados comerciales con 52 países, gracias a lo cual el 75 por ciento de su comercio exterior está exento de derechos de aduana. “Esto le ha permitido aumentar sus exportaciones, que han pasado de 20.140 millones de dólares en el 2003 a 55.883 millones en el 2006”, señala la entidad. Por su parte, India ha aplicado una rápida liberalización del sector de servicios, siendo hoy la cuarta economía más grande del mundo, la segunda de más rápido crecimiento, con tasas superiores al 8,5 por ciento anual y, el séptimo destino más atractivo para la inversión extranjera. Irlanda ha tenido crecimiento económico sostenido en los últimos 10 años, como consecuencia de un pacto social entre gobierno, empleadores y sindicatos, así como al impulso de los sectores de alta tecnología, salud y telemercadeo. Cifras de la institución indican que Colombia exportó 2.000 millones de dólares en el 2006 al mercado de la CAN, el cual cuenta con 123 millones de habitantes, mientras que a Venezuela en el mismo período exportó 2.701 millones de dólares. “Esto significa que los países Andinos son nuestro segundo socio comercial, después de Estados Unidos, al que le exportamos en el mismo año más de 9.000 millones de dólares”, establece.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido