Para ascender no hay atajos que sirvan

En China, Portugal, Francia, Dinamarca y Eslovaquia, la gente me pregunta lo mismo: “¿Qué se requiere para avanzar?” Creo que la respuesta a este interrogante es la misma en todas partes. Hay algo muy importante que se debe hacer y otra no hacer para recibir un ascenso.

POR:
octubre 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-10-31

1. Tenga un desempeño excepcional, mucho más allá de las expectativas, y en cada oportunidad expanda su trabajo fuera de sus limites oficiales. Cuando la mayoría de la gente piensa en tener un desempeño sensacional, piensa en superar metas autoimpuestas. Pero una forma aún más eficaz de recibir un ascenso consiste en expandir sus horizontes laborales para incluir actividades osadas e inesperadas. Invente un nuevo concepto o proceso que no sólo mejore sus propios resultados, sino también los de la unidad en la que trabaja y el desempeño general de la empresa. 2. No haga que su jefe utilice capital político para promoverlo. Si exceder las expectativas es la forma más confiable de avanzar, la forma más confiable para autosabotearse es forzar a su jefe a utilizar su capital político para defenderlo. Antes que nada, puede tener los mejores resultados del mundo, pero no puede transgredir los valores y comportamientos de su empresa. Otra forma de atentar contra usted mismo tiene que ver con el carácter, esto es, el tipo de comportamiento que puede hacer que la gente diga: “Un momento. ¿Realmente puedo confiar en esta persona?” Tome por ejemplo la falta de sinceridad. No hablo de mentir abiertamente sino de la tendencia a ocultar información. Ese comportamiento es mucho más común y frustra inútilmente a los equipos de trabajo y a los jefes. Exponer públicamente sus objetivos profesionales también forzará a su jefe a utilizar capital político porque esto realmente enajena a los demás. Con la mayoría de las personas, la ambición es positiva, lo impulsa a usted y a la organización de tal forma que todos ganan. La codicia profesional es distinta. Se evidencia cuando intenta destrozar a la gente que lo rodea o cuando intenta culpar a los demás de sus errores. Resulta muy difícil promover a alguien por encima del clamor de los compañeros de trabajo que lo objetan. Estos son los dos principales factores para recibir un ascenso, pero hay otras cuatro cosas por hacer que ciertamente también ayudan, y otra cosa más que se debe evitar. Empecemos primero con las cosas por hacer. ATIENDA LO SUYO La relación jefe-empleado puede caer fácilmente en dos trampas que dañan su carrera profesional. La primera, y más común, ocurre cuando dedica demasiado tiempo a superar las expectativas. Como resultado, se distancia tanto de sus subordinados que pierde su respaldo y afecto. La segunda trampa ocurre cuando permite que se confunda la línea divisoria jefe-empleado y termina actuando más como amigo que como jefe. Intente caminar sobre la línea divisoria. Cuando llegue el momento de recibir un ascenso, lo mejor que sus empleados podrán decir de usted es que ha sido justo, que se ha preocupado por ellos y que ha demostrado quererlos. HÁGASE NOTAR Puede aumentar su visibilidad levantando la mano cuando se piden voluntarios para encabezar proyectos e iniciativas importantes, particularmente aquellos que de inicio no son populares. AMASE MENTORES Mi experiencia me dice que conviene tener más de un solo mentor. Tuve docenas de mentores informales durante el transcurso de mi carrera y obtuve sendas enseñanzas importantes. Mi rango de ellos oscilaba entre el clásico ejecutivo más sabio y viejo hasta compañeros de trabajo a menudo más jóvenes que yo. Otro mentor que le sirve a todo mundo: los medios de información empresariales. Debido a que leía cada periódico y revista financiera que llegaba a mis manos, aprendí mucho sobre los negocios, especialmente sobre cuáles eran buenos y cuáles fracasaban y por qué. Y hacía uso de lo que leía. No obstante que no siempre debe creer fielmente todo lo que lee, los medios de información empresariales pueden ser un buen maestro. Finalmente, los mentores están por doquier, y los mejores lo ayudan de forma imprevista e inesperada. Aprenda todo lo que pueda de ellos.TENGA UNA ACTITUD POSITIVA Y DISEMINELA Obviamente, ser una persona compatible y optimista no logrará en sí mismo que lo asciendan. Sin embargo, resulta extremadamente difícil avanzar profesionalmente cuando se es muy negativo, a nadie le gusta trabajar con alguien que siempre está de mal humor, sin importar qué tan inteligente sea. NO PERMITA QUE LOS REVESES IMPIDAN SU PROGRESO No siempre va a recibir todas las promociones que busque. Y por supuesto, la reacción natural es sentirse terrible, incluso un poco agrio y enojado. Vuelva a trabajar. Permita que se vayan esos sentimientos. Convertir su revés profesional en el centro de atención de la oficina únicamente molestará a todo mundo. Si quiere quejarse, hágalo en otra parte. Y lo más importante, incluso si está considerando abandonar la empresa, intente aceptar el revés con la mayor dignidad posible, e incluso intente verlo como un nuevo reto a vencer. Esa postura le hará bien sin importar si se va o se queda. Para avanzar, usted debe anhelarlo. Algunas promociones se deben a la suerte, pero son muy pocas. Después de todo, cuando se trata de carreras profesionales las personas forjan su propia suerte. A lo largo de la vida, no recibirá cada ascenso que quiera cuando quiera. Pero si toma el ‘camino largo’, eventualmente llegará a su destino y algunas veces más pronto de lo que pensaba. Una adaptación del libro ‘Winning’ de Jack y Suzy Welch. Visite su sitio en la red en http://www.welchway.com y presente sus preguntas en la forma de en línea en http://welchway.com/Contact-Us.aspx. '' No basta con tener un desempeño sensacional. Una forma aún más eficaz de recibir un ascenso consiste en expandir sus horizontes laborales para incluir actividades osadas e inesperadas”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido