Aumente las posibilidades de acceder a créditos Bancóldex

Bancóldex, Banco para el Desarrollo Empresarial y el Comercio Exterior, desarrolló una política integral ante las necesidades de financiamiento de las empresas con potencial exportador, que no solo cubre el aspecto crediticio, sino que está inspirado en brindar una asesoría a los empresarios que cubra diferentes frentes.

POR:
octubre 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-10-31

Así, diseñó y puso en marcha un plan de capacitaciones en el marco del programa aProgresar, que durante el 2006 se ha cristalizado a través del Programa de Formación Gerencial para la Pequeña Empresa. Como herramienta complementaria, y para incentivar el proceso de autoformación empresarial, la entidad desarrolló el curso virtual de ‘Aspectos Gerenciales para el Acceso al Crédito’. Este instrumento aporta nuevos elementos y/o actualiza los ya conocidos en estrategia y planeación, recursos humanos, finanzas, mercadeo, producción y ventas. De igual forma, hace recomendaciones generales para aumentar las posibilidades de acceder a créditos financieros. En la presente ocasión se publica la segunda entrega de la cartilla virtual en la Guía del Exportador, para llegar de manera más directa al público objetivo y transmitir conocimientos básicos que pueden contribuir en el proceso de formación propuesto. En esta oportunidad, se tocarán temas sobre generalidades de la empresa y su entorno; aspectos financieros básicos y los estados financieros. Generalidades sobre la empresa El objetivo es conocer los fundamentos más relevantes de la empresa. - Aspectos financieros básicos: retomando la segunda parte de la definición de negocio: a cambio de una retribución económica, es indispensable ahora cubrir de manera fundamental los aspectos financieros con los que cuenta la empresa para el desarrollo de su negocio. - Estados financieros básicos : por normatividad colombiana, las empresas tienen la obligación de generar en cada cierre contable cinco estados financieros: el balance general, el estado de resultados, el estado de flujo de efectivo, el estado de cambios en la situación financiera y el estado de cambios en el patrimonio. Adicionalmente, la empresa cuenta con otro estado financiero: el flujo de caja que, aunque no es requerido por las autoridades, sí es fundamental para la planeación financiera. El flujo de caja presenta el presupuesto de entradas y salidas de efectivo en el futuro, mientras que el flujo de efectivo, a diferencia del anterior, registra las entradas y salidas que han ocurrido hasta un período determinado. - El balance general: es uno de los estados financieros más importantes, ya que ofrece una visión global de la empresa en un momento determinado, por ejemplo, el fin de año. El balance general refleja la situación de la compañía, consolidando: - El activo: son los bienes y derechos de la empresa, el pasivo: son las obligaciones y deudas con terceros, el patrimonio: son las obligaciones con los propietarios, este documento puede tener diferentes interpretaciones, dependiendo del punto de vista desde el que se analice. - El estado de resultados: es conocido también como estado de pérdidas y ganancias o PyG. y presenta los resultados del negocio en un período determinado. Es de naturaleza dinámica, es decir, refleja el movimiento de un período y contempla los ingresos obtenidos por la venta de productos o prestación de servicios y los costos y gastos de todo tipo como, por ejemplo, los de personal, consumos, financieros, etc., en los que ha sido necesario incurrir para generar esos ingresos. - Gastos: hacen relación a aquellas partidas que no están directamente relacionadas con la fabricación del producto o servicio como, por ejemplo, el sueldo del celador de las oficinas administrativas de una empresa manufacturera. - Costos: son aquellas partidas necesarias para la elaboración de un producto o servicio como, por ejemplo, el valor de compra de materiales directamente relacionados con la elaboración de un producto. - El flujo de efectivo: es un estado financiero básico, de naturaleza dinámica, que presenta, para un período determinado, las entradas y salidas de efectivo en la empresa y su situación real al final de dicho período. Permite evaluar la capacidad que tiene la empresa para cumplir con sus obligaciones frente a sus proveedores y entidades financieras en el momento necesario. Adicionalmente, permite evaluar el impacto de nuevas inversiones fijas y el comportamiento que tendrían las finanzas de la empresa, en caso de recurrir a una financiación. Los componentes básicos del flujo de efectivo son los siguientes: - El saldo inicial de caja: que corresponde al monto en efectivo con el cual se inicia el período de análisis y se toma del balance inicial, normalmente de las cuentas de caja y bancos, las entradas de efectivo que se ocasionan en el período analizado, tomadas del estado de resultados y de los movimientos del balance; las salidas de efectivo del período analizado, que se toman, igualmente, del estado de resultados y del balance; el flujo neto, que es el resultado de la diferencia entre las entradas y salidas de efectivo. Puede ser positivo o negativo, dependiendo del monto de cada una de estas partidas, el saldo final de caja, que resulta de sumar al saldo inicial el flujo neto del período. El flujo de efectivo puede, en algunos casos, confundirse con el estado de resultados, pero con lo visto anteriormente podremos deducir que son dos cosas completamente diferentes porque el estado de resultados registra las causaciones de las ventas y gastos, que no necesariamente representan un flujo de dinero real en el período, como sí lo hace el flujo de efectivo, pues esas ventas y pagos pueden haber sido a crédito y podrán hacerse efectivos en períodos diferentes. Adicionalmente, el flujo de efectivo registra las entradas y/o salidas de efectivo provenientes del balance del período anterior, como los ingresos de caja recibidos por la recuperación de cartera o venta de activos fijos. - Estado de cambios en la situación financiera: es conocido también como estado de fuentes y usos y es el resultado de comparar los balances de una empresa en dos períodos diferentes registrando, en esta comparación, de dónde (fuente) se obtuvieron los recursos financieros y qué destinación (uso) tuvieron durante el período analizado. PASOS BÁSICOS Tomar los balances de principio y final del periodo considerado, clasificarlos bajo un mismo criterio de agrupación. Luego, comparar los balances, calculando la diferencia entre los valores del balance final, menos los del balance inicial, detectando, por un lado, los incrementos en el activo y las reducciones en el pasivo (usos) y, por otro lado, registrando los incrementos del pasivo y las reducciones del activo (fuentes), y analizar la relación entre necesidades encontradas y fuentes utilizadas. De esta manera, las necesidades del activo fijo deberían atenderse con fondos procedentes de la amortización, el capital propio o de terceros a largo plazo.

Siga bajando para encontrar más contenido