Los bancos reorientan productos y servicios

El sistema financiero se convirtió, en los últimos años, en el aliado ideal de las pequeñas y medianas empresas colombianas, que han encontrado allí los recursos para cerrar brechas en campos como la productividad y la competitividad, claves para este segmento.

POR:
julio 31 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-07-31

De esto dan fe las estadísticas de Asobancaria, según las cuales, mientras en el primer trimestre del 2003 el saldo de la cartera pyme colocada era de 4,8 billones de pesos, en el mismo periodo del 2007 llegó a 17,3 billones de pesos, un 32,2 por ciento más. Para la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, el microcrédito se afianzará como una actividad sostenible y con muy buenas posibilidades de seguir creciendo. En su concepto, “el interés de la banca para profundizar en la pyme ha venido creciendo en los últimos años, hasta el punto de que los bancos ahora cuentan con áreas comerciales y de riesgo especializadas en este nicho de mercado, lo que les permite ofrecer una gama de productos cada vez más acorde con sus necesidades de financiación”. Hoy, la mayoría de bancos ha creado departamentos de servicios para la atención de empresarios pymes, dado el enorme potencial que tiene el segmento. “Hemos focalizado esfuerzos en atender a la pyme, ya que este es un renglón que dinamiza la economía; así mismo, el parque empresarial colombiano está compuesto, en su gran mayoría, por pequeñas y medianas empresas, las cuales demandan productos de crédito para su fortalecimiento”, dice un directivo del Banco de Bogotá. En esta entidad, los clientes pyme solicitan préstamos en un gran porcentaje para capital de trabajo, así como para la adquisición de activos fijos, como maquinarías y equipos. Más formalidad Esa cercanía cada vez más estrecha entre el sistema financiero colombiano y los empresarios pymes se da, entre otros factores, porque cada vez más este tipo de compañías son menos asociadas con aspectos de informalidad, marginalidad, deficiente gestión y dudosa capacidad de pago. No obstante, el directivo del Banco de Bogotá afirma que entre las principales razones que no permiten otorgar créditos a algunos solicitantes del ramo, sobresalen la baja capacidad de pago, reportes negativos de la empresa o sus socios en las centrales de riesgo, la informalidad y falta de constitución legal de la compañía y, sobre todo, la ina-decuada presentación de la información contable y financiera de la organización. Sí se aprueban Pequeños y medianos empresarios aún se quejan de los requisitos que exigen los bancos para sus solicitudes de préstamos y otros dicen que, generalmente, no las aprueban. Según la presidenta de Asobancaria, de acuerdo con la primera encuesta pyme adelantada por la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), el año anterior: de cada 100 empresarios que solicitan crédito, a 95 se les aprueba. “Esto confirma que la tasa de aprobación del crédito a la pyme es más alta de lo que la gente piensa. Las razones del rechazo tienen mucho que ver con la debilidad financiera de las empresas, la falta de información, la informalidad, un mal historial crediticio, y no con una predisposición de la banca a no prestar”, replica la dirigente gremial, para quien no hay que olvidar que los recursos de la banca son los depósitos del público y su obligación es velar porque sean devueltos a sus depositantes. Para ello, debe evaluar muy cuidadosamente el riesgo. Durante reuniones gremiales del sector pyme y del sistema financiero, el Gobierno ha dicho que con el fin de masificar el crédito se han puesto algunas iniciativas en marcha, como la reforma a la banca de desarrollo, el fortalecimiento de los fondos de garantías, las reformas legales y regulatorias, el apoyo y seguimiento a programas pilotos adelantados a través de entidades financieras públicas y la promoción de mayor información de las mipymes a los mercados financieros. Para tener en cuenta Para que pequeños empresarios accedan más fácil al crédito, Julio César Guzmán, gerente de la banca empresarial del Banco de Occidente, sugiere: - Contar con una información contable y financiera clara, los balances en regla y los pagos de impuestos al día, de tal forma que no haya duda sobre quién es el que necesita el dinero. - Tener claridad absoluta de para qué se necesita el préstamo y poderlo sustentar ante las directivas del banco con un proyecto muy bien estructurado. - Tener una relación cercana al banquero, interactuar, contarle su historia y explicarle sus condiciones y proyecciones. El crédito es asunto de confianza, y sin esta es difícil avanzar. - Conocer al máximo la amplia literatura que existe en la actualidad sobre las fuentes de financiación y líneas de crédito especiales, tanto de la banca comercial como de la banca de segundo piso, que apoyan a las pymes, como son el Fondo Nacional de Garantías o Bancoldex. Operaciones para todos “ES INNEGABLE que en el pasado el sistema financiero tradicional tenía sus mercados limitados a atender a la gran empresa y a personas individuales. Pero, el crecimiento en volumen y operaciones solo lo puede dar el mercado de las pymes, y por ello ahora los bancos se están dirigiendo de manera vigorosa a atenderlo, pero presentan las mismas limitaciones para el acceso real. No obstante, creemos que ha habido un avance y hasta ahora se están dando los primeros pasos de un sistema más eficiente y eficaz para atender a las pequeñas y medianas empresas, y entender verdaderamente sus riesgos”, indicaron Mauricio Sánchez y César Hernández, profesores de la facultad de Administración de la Escuela Colombiana de Ingeniería. ALTERNATIVAS"El interés de la banca por atender a las pymes ha venido creciendo en los últimos años, hasta el punto de contar con áreas especializadas”. María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria. Garantías para progresar DURANTE el primer semestre del 2007, el crédito empresarial con respaldo del Fondo Nacional de Garantías sumó 2 billones 149.586 millones de pesos para 96.372 beneficiarios. En igual periodo del 2006, este programa sumó un billón 384.469 millones, lo que significó un aumento del 55 por ciento. Las cifras entregadas indican que el mayor volumen del crédito avalado por el FNG estuvo en el sector de comercio con el 37 por ciento; seguido por servicios, con el 18,9 por ciento; la industria, con el 16 por ciento; construcción, 8 por ciento; transporte, 5 por ciento; agroindustria, 2,5 por ciento; y entidades de microcrédito, 1,3 por ciento. Para este año las proyecciones del Fondo aspiran a respaldar créditos por 4.4 billones de pesos para 220.000 beneficiarios.

Siga bajando para encontrar más contenido