Biodiversidad y su valor económico real

Colombia es presumiblemente el segundo país más rico en diversidad biológica del mundo, esto es variedad de especies y heterogeneidad de sistemas ecológicos. Son cientos de miles de plantas, aves, peces de agua dulce, insectos, etcétera, en ambientes tan diversos como desiertos tropicales, selvas húmedas, bosques secos, humedales, páramos, arrecifes coralinos, manglares, campos de cultivo y áreas urbanas.

POR:
noviembre 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-11-30

Cada lugar tiene su diversidad biológica característica. “La Arabia Saudita de la Biodiversidad”, como dijo el profesor de Harvard E. O. Wilson, promotor del concepto de biodiversidad. Pero, ¿riqueza biológica representa potencial económico? En la pasada contienda electoral, los candidatos se refirieron a la biodiversidad como riqueza económica convertible en mercancía, a través de inversión y ciencia. Me pregunto, sin embargo, si esta es la más importante dimensión económica de la biodiversidad. Se dice que las millonarias inversiones en bioprospeccción de los años ochenta sólo han dejado un puñado de productos mercadeables de la biodiversidad. Claro que siempre existe la posibilidad de encontrar nuevas especies con potencial económico, y en este sentido es siempre importante evitar la desaparición de los ecosistemas naturales e invertir en conocimiento. Pero se estima que cada nuevo producto requiere al menos 15 años de investigación y miles de millones de inversión. Mientras eso sucede, la mayor dimensión económica de la biodiversidad está ya entre nosotros y no es suficientemente reconocida. Porque la gran riqueza biológica de Colombia no es sólo potencial de nuevos productos, sino patrimonio natural. Además, la biodiversidad que tiene mayor valor económico hoy está dentro de la frontera de ocupación del territorio. Los seres vivos, con la gran diversidad de combinaciones, entre ellas la del suelo productivo, están en la base de los agroecosistemas que sustentan los cultivos de exportación, la oferta de alimentos en las ciudades y la seguridad alimentaria del campo. También la biodiversidad, a través de la caza, pesca y recolección, contribuye a la seguridad económica en las zonas rurales del país. Sin la biodiversidad característica de la alta montaña, el costo de purificación del agua sería mayor. La biodiversidad es la maquinaria de la vida, hace funcionar los sistemas ecológicos naturales o transformados, base de los servicios ecosistémicos que sustentan el bienestar humano, y su ausencia causa malestar en la sociedad. “Biodiversidad es lo que somos”, dice Gustavo Wilches, el experto en gestión del riesgo ambiental. Hoy sabemos que las regiones del país sobre las cuales se ha generado una mayor huella sobre la biodiversidad son las mismas en las que es mayor el riesgo ambiental. No hemos cuantificado en términos económicos el riesgo de transformarla y perderla. Por eso la locomotora que falta en el gobierno Santos no es necesariamente la de poner en valor productos de la biodiversidad, sino la de ordenar ecológicamente el territorio. Por eso la decisión más urgente sobre biodiversidad es la valoración, al menos económica, de los activos ecosistémicos del país. La megadiversidad biológica de Colombia no nos hace necesariamente ricos en recursos naturales, sino muy vulnerables, por la complejidad ecológica de nuestro territorio y la forma como lo estamos tratando. Conservar debe ser visto como una inversión, en el mejor país que podemos construir. "La megadiversidad biológica de Colombia no nos hace necesariamente ricos en recursos naturales, sino muy vulnerables, por la complejidad ecológica de nuestro territorio”. "La megadiver- sidad biológica de Colombia no nos hace necesaria- mente ricos en recursos natura- les, sino muy vul- nerables, por la complejidad eco- lógica de nuestro territorio y la forma como lo tratamos”.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido