BRÚJULA

BRÚJULA

POR:
diciembre 22 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-12-22

Bonanza El muy buen desempeño de la economía en el tercer trimestre, en el que el PIB creció a un ritmo anualizado del 7,6 por ciento, es una noticia que alegra el cierre de este año y aumenta la esperanza de que el entrante también será muy positivo. La inversión está creciendo a un ritmo anual cercano al 30 por ciento, y el consumo de los hogares -que representa casi dos terceras partes del PIB- está aumentando a un paso superior al 6 por ciento anual. Por sectores económicos, hay que celebrar el gran desempeño de la construcción, el comercio y la industria , actividades que están haciendo las veces de potentes motores de la economía. Es cierto que hay nubarrones en el panorama económico -el déficit del Gobierno Central, la revaluación, la incertidumbre sobre el TLC, la elevada deuda pensional, la dificultad para crear empleo masivamente, algunas presiones inflacionarias. Pero también es verdad que el saludable crecimiento -el más alto de un tercer trimestre, en más de un cuarto de siglo- debe ser motivo de satisfacción y de reconocimiento para la segunda administración de Uribe. En especial, vale la pena repetir la razón principal que ha sostenido la vigorosa recuperación de la economía nacional: el liderazgo del presidente Uribe le ha regresado a los colombianos la confianza en un futuro mejor, y ha atraído a los inversionistas extranjeros. Los empresarios están desplegando un impresionante dinamismo. En todas las regiones del país se nota un entusiasmo sin precedentes en la historia reciente. Sus inversiones están siendo factor decisivo del notable desempeño del PIB. Y dichas inversiones auguran buenos tiempos por venir puesto que serán las que en el futuro produzcan bienes y servicios para consumo doméstico y para los mercados internacionales. Hay que aprovechar esta bonanza para agilizar el pago de la enorme deuda social del país. Esto es importante y urgente porque hay más de seis millones de compatriotas que en medio de estos buenos datos apenas sobreviven en la miseria. La prioridad nacional en los próximos años, comenzando desde el 2007, tiene que ser la erradicación de la pobreza extrema.

Siga bajando para encontrar más contenido