Brújula

Brújula

POR:
octubre 31 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-10-31

LA OPCIÓN DE NO FIRMAR EL TLC Hace sentido la posición del ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, en cuanto a dejar abierta la posibilidad de no firmar el TLC si no se llega a un acuerdo satisfactorio en la última ronda de negociaciones que se llevará a cabo en Washington en noviembre. Al respecto se equivocó el presidente Uribe al prometer hace poco que ese tratado comercial se firmaría contra viento y marea.Porque no hay que descartar la alternativa de no embarcar al país en una decisión trascendental sin tener la certeza de que sumando y restando será benéfica para la economía en su conjunto. Desafortunadamente, la actitud del Gobierno estadounidense ha sido mucho menos generosa de lo esperada. Al inicio del proceso éramos optimistas porque confiábamos en que las autoridades de ese país querían favorecer a la economía colombiana abriendo sus puertas sin grandes exigencias a cambio, como compensación -parcial- por el inmenso daño que nos causa el enorme consumo de drogas de los gringos. Pero lo cierto es que la debilidad del liderazgo del presidente Bush le ha quitado buena parte de su margen de maniobra. Incluso no es descabellado pensar que el Congreso de E.U. pueda hundir un eventual acuerdo pactado por Regina Vargo y Hernando José Gómez.Confiamos en que el equipo oficial colombiano rechazará un acuerdo que perjudique los intereses nacionales. Y que será capaz de obtener, a pesar de la dureza de su contraparte, algunas buenas concesiones.

Siga bajando para encontrar más contenido