Buen gobierno, principio de crecimiento empresarial

Los cambios sufridos por los mercados en los últimos años han llevado a las empresas a revisar su estrategia, en la que cada vez más las juntas directivas se ocupan, de manera detallada y en conjunto con los principales ejecutivos, de abordar los objetivos a seguir para los próximos años y los mecanismos de implementación.

POR:
octubre 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-10-31

Por ello Amcham, la Cámara de Comercio Colombo Americana y Ricardo Mejía Cano invitan a Colombia a Beverly Behan, una de las 100 personas más influyentes en el mundo en temas de Gobierno Corporativo, quien dictará el seminario 'Convierta su junta en un activo', a realizarse los días 1 y 2 de noviembre en Bogotá y Medellín respectivamente. Para conocer del impacto de una junta directiva proactiva en el crecimiento de las empresas, Portafolio habló con Behan. ¿Cómo se prepara a la ad- ministración para ejercer el buen gobierno? Muchas juntas se reúnen con la gerencia simplemente para informarse de lo que ha pasado en el último periodo y los directores se limitan a dar opiniones. Las juntas modernas, como mencioné anteriormente, son mucho más que eso. Los accionistas, los directores y ejecutivos deberían aprender sobre todos estos cambios e introducir una nueva dinámica. La Cámara de Comercio Colombo Americana, que me ha invitado, trabaja las juntas proactivas, creando valor para los accionistas y la sociedad. ¿Cómo se diferencia la go- bernabilidad de una socie- dad anónima en bolsa de la de una empresa familiar? La junta de una empresa familiar (EF) puede tomar decisiones más rápido y adaptar la compañía con mayor celeridad a los cambios del mercado. Adicionalmente, los accionistas se preocupan más del largo plazo, porque sienten la obligación de dejar a sus herederos una empresa más sólida que la fundada o heredada por ellos. Sin embargo, el desconocimiento de las nuevas prácticas de Buen Gobierno y la falta de diversidad en sus juntas y en la gerencia, se convierten en un obstáculo para su desarrollo. Las empresas en bolsa, aunque no pueden tomar decisiones con la misma agilidad de las EF, generalmente tienen mayor profesionalismo, lo que les permite predecir los cambios con mayor anticipación. ¿Existe alguna relación en- tre buen gobierno y res- ponsabilidad social? Por supuesto, la junta debe proteger y promover la buena reputación de la compañía y la mejor manera de lograrlo es devolviendo a la sociedad parte de lo que la empresa recibe de ella. Muchas compañías tienen inclusive Comité de RSE a nivel de junta. ¿Qué falló en la gobernabi- lidad de las empresas ame- ricanas responsables de la crisis financiera del 2008? Más que fallar la gobernabilidad, eran empresas que no tenían gobernabilidad. Piense que nueve de los diez directores de Lehman Brothers eran jubilados, cuatro tenían entre 75 y 80 años, otro era de la industria del entretenimiento de Broadway. La junta adolecía de suficiente experiencia financiera para entender los riesgos que estaban asumiendo. Es incomprensible que esa fuera la composición de la junta de uno de los bancos de inversión más importantes del mundo. Como dije al principio, la idoneidad, diversidad, actualidad, compromiso, entre otros aspectos, de los miembros de la junta, es parte fundamental de la gobernabilidad y de ello dependen muchas de sus decisiones y del actuar efectivo de sus decisiones. ¿Cómo ve la gobernabili- dad empresarial en A. Latina? Muchas empresas de la región tienen la junta más como un 'Club' que como el foro donde se decide el futuro de la compañía. En el caso de las empresas familiares no es extraño encontrar en sus juntas familiares sin idoneidad, quienes se convierten en un obstáculo para el desarrollo. Y no importa que se hayan quedado dormidos en las cuatro últimas sesiones, es imposible reemplazarlos por profesionales más efectivos, ya que hacen parte del núcleo familiar y de la tradición. Esta es una falta de gobernabilidad que deben resolver con urgencia. Por otro lado, veo en la región muchos hombres de negocios participando en cinco o más juntas y no entiendo cómo pueden, además de cumplir con su trabajo, desempeñarse bien con tantas responsabilidades. Posiblemente son 'clubes' que dan mucho prestigio y poco trabajo. Y una junta que exige poco trabajo difícilmente cumple con las demandas del buen gobierno. - La junta directiva debe ser evaluada, un procedimiento que poco se hace en Colombia No existe ninguna actividad que no sea susceptible de mejorar; igual ocurre en una junta directiva. Al analizar las razones de los descalabros de Enron, WorldCom y otras empresas en el 2002 y la crisis financiera del 2008, una de las principales causas detectada fue la deficiente gobernabilidad. Por lo que, por ejemplo, los directores de Enron tuvieron que pagar cada uno 25 millones de dólares para que los accionistas retiraran las demandas y ya vimos el caso de Lehman Brothers. De allí que evaluar la efectividad de la junta se haya convertido en un procedimiento corriente, para detectar fallas e introducir las mejoras necesarias. La realización de entrevistas estructuradas a cada miembro de junta, con el fin de identificar no sólo las fortalezas y principales contribuciones, sino también las 3 o 5 áreas débiles en las que hay que hacer mejoras, es uno de los ejercicios más valiosos que una junta puede realizar. Mi experiencia es que una junta de mediana productividad necesita al menos dos años de trabajo para convertirse en excelente.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido