Puede ser un buen negocio

Puede ser un buen negocio

POR:
junio 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-06-30

El aumento en los precios de la gasolina está generando una inflación lógica lo cual es uno de los factores para que el crecimiento económico global tienda a estabilizarse e incluso a disminuir, especialmente en países que son grandes consumidores del crudo como Estados Unidos que está pagando hasta 130 dólares por barril.

Al tratar de satisfacer la demanda creciente de algunos países como la China, los productores de petróleo han elevado los precios a niveles que nadie se imaginó, más de un tercio este año. Por eso el galón de gasolina en E.U. está por encima de los cuatro dólares y se espera que siga subiendo, si no se procede a hacer algo para controlarlo.

El único sustituto que está dando resultados reales, es el etanol, que es un derivado de la caña de azúcar en el caso brasileño; del maíz en el caso americano o de la remolacha o el trigo en Europa.
El más interesante es el brasileño que debería ser un modelo a seguir en nuestros países, etanol derivado de la caña de azúcar.

¿Por qué?

Primero, porque Brasil puede producir etanol a dos centavos de dólar por litro comparado con treinta y cinco centavos de dólar por litro en Estados Unidos.

Segundo, porque el etanol de caña produce 6.800 litros por hectárea, mientras el de maíz produce 3.100 litros por hectárea, además de un 25% respecto del modelo europeo.

Tercero, porque es menor la afectación para el medio ambiente, pues reduce la emisión de gases de efecto invernadero en más del 80 por ciento, además es renovable y más limpio.

Es importante anotar que al caso brasileño se le ha criticado porque al sembrar caña estaría acabando con la selva amazónica, esto no debiera ocurrir, ya que el clima de esta zona selvática no es el ideal para este propósito pues allí hay una larga estación seca y además porque Brasil al igual que en Colombia tiene mucha tierra aún sub-utilizada; de los 320 millones de hectáreas cultivables en Brasil, solo el uno por ciento se ha preparado y usado para sembrar caña, es decir, que esta materia prima no debería tampoco afectar los precios de los alimentos pues es muy poca el área que se está utilizando para este fin.

En esos términos, parece llegado el momento de que el Gobierno le otorgue el verdadero valor a nuestra tierra, hagamos un inventario de nuestras hectáreas cultivables, ayúdemos al campesino a explotar la tierra debidamente, mediante el uso de nueva tecnología. Con seguridad, países catalogados como grandes consumidores de energía estarían dispuestos a invertir si se tiene un buen modelo y si se mejora en pro de la seguridad no solo en las ciudades, sino el sector rural colombiano.

El campo tiene la oportunidad para ser un buen negocio.

Siga bajando para encontrar más contenido