Burbuja del sol naciente

En días recientes, el embajador de Japón en Colombia, Tatsumaro Terazawa, hizo una comparación de la burbuja económica que vivió su país con la crisis que afecta a la economía mundial. Dada la vinculación del diplomático con el Ministerio de Finanzas de su país en esa época, su valoración resulta altamente útil.

POR:
junio 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-06-30

Recordó el Embajador que el acuerdo del Hotel Plaza de septiembre de 1985, obligó a Japón a revaluar su moneda para frenar la invasión de sus productos hacia E.U. y el yen se revaluó pasando de 244 por dólar a 120 en enero de 1987, causando entonces una severa secesión. La revaluación y la limitación que E.U. impuso a sus exportaciones afectaron severamente a la economía nipona. Igual que propone ahora Roubini, las autoridades japonesas hicieron un inmenso esfuerzo fiscal para incrementar el consumo interno a través de programas de vivienda, renovación urbana, ordenamiento territorial y desarrollo de áreas recreativas y vacacionales al mismo tiempo que se reducía la jornada de trabajo. Dicha política incrementó el precio de la tierra, la rentabilidad de las acciones y la inversión en instalaciones y equipos, contribuyendo a la recuperación de la economía a lo cual ayudó la reducción de la tasa de interés de 5% en enero de 1986 a 2,5% en febrero del 87. En esas condiciones se disparó el crédito, los hogares ganaron un billón de dólares y aumentó la inversión en tierras para construcción, empresas y negocios inmobiliarios. Ello incrementó la desigualdad y el costo de la vivienda se elevó por encima de la capacidad de pago de los asalariados. Para desactivar dicha burbuja, las autoridades volvieron a elevar la tasa de interés desde 2,5% en mayo del 89 hasta 6% en agosto del 90, y de igual forma que ha ocurrido en E.U. con las hipotecas tóxicas, las nuevas condiciones financieras incrementaron la cartera incobrable de los bancos. Al igual que en E.U. las autoridades japonesas tuvieron que inyectar recursos a los bancos (US$85 mil millones para 32 bancos), y destinar un millón de dólares para recuperar los activos tóxicos. Y tal como lo ha hecho Inglaterra y se propone en E.U., el Gobierno nacionalizó los bancos con dificultades en el otoño de 1998. Mientras la crisis japonesa sólo afectó a ese país, la estadounidense se ha expandido a todo el mundo por las hipotecas subprime titularizadas mediante derivados financieros que circulaban por Internet. Por otro lado, en Japón el saneamiento bancario fue paulatino, en E.U. se ha hecho en un programa inmediato y mientras en la crisis japonesa los hogares resultaron ganadores, en E.U. las familias han sufrido severas pérdidas en vivienda y pensiones. Por último, mientras en Japón el costo de la tierra tras la explosión de la burbuja volvió a los precios de 1985, en E.U. el consumo representaba el 65% del PIB antes de la burbuja y ascendió al 72% en pleno auge especulativo. Ahora el consumo de los hogares ha caído en un billón de dólares. De haber estudiado cuidadosamente la experiencia japonesa, se habría aprendido cómo evitar la repetición de sus problemas o como solucionarlos cuando ocurrieran. '' Mientras la crisis japonesa sólo afectó a ese país, la estadounidense se ha expandido a todo el mundo por las hipotecas ‘subprime’.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido