Buscando rutas para la paz del país

Markus Schultze-Kraft, Director para América Latina y el Caribe del respetado centro de investigaciones International Crisis Group, lleva algo más de dos décadas trabajando en el continente sobre diversos temas relacionados con los conflictos armados, la paz, la democracia, la justicia transicional, las drogas y la seguridad.

POR:
septiembre 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-09-30

En la década de 1990, Schultze-Kraft se dedicó al estudio de los procesos de pacificación y democratización en Nicaragua, Guatemala y El Salvador, llevando a cabo un doctorado en St. Antony’s College, Oxford, bajo la tutoría de Malcolm Deas. El libro basado en su tesis - ‘Pacificación y poder civil en Centro América’ (Norma, 2005) - es una lectura esencial para los estudiantes de los conflictos y la construcción de la paz en Centroamérica, así como sus lecciones para otras regiones del mundo. Desde 2001, Schultze-Kraft un alemán a la vez solemne, elocuente y jovial - ha vivido en Bogotá. ‘Ad portas’ de irse del país con su esposa, la antropóloga y experta en biodiversidad colombiana Julia Gorricho, para resumir una carrera académica en el Institute of Development Studies en Inglaterra, Schultze-Kraft se declara “preocupado por no haber visto la resolución del conflicto en Colombia durante la última década”. No obstante, es “algo optimista frente a las señales dadas por el nuevo Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos”. Elocuente y manifiestamente motivado por un compromiso ético e intelectual profundo con su trabajo en una docena de países del continente, se reunió con PORTAFOLIO para hacer un recorrido de sus investigaciones en Colombia y América Latina, y para compartir su visión acerca de la Estrategia de Resolución Integral del Conflicto Armado (Erica). UNA DÉCADA DE INVESTIGACIÓN Los informes presentados por Schultze-Kraft y su grupo de investigación desde 2001 -los cuales comparte con el Gobierno nacional, diferentes entidades del Estado colombiano, amplios sectores de la sociedad civil y la comunidad internaciona- representan en su conjunto una radiografía penetrante de las principales problemáticas en materia de paz, justicia y seguridad experimentadas en Colombia durante la última década. Su primer informe, ‘La esquiva búsqueda de la paz en Colombia’, nació de la urgencia de analizar las fallas del proceso de paz con las Farc en el Caguán, y de empezar un ejercicio de pensamiento estratégico y sistemático acerca de la resolución del prolongado conflicto armado en Colombia. Con la llegada del Presidente Álvaro Uribe en 2002, una serie de informes de la época se enfocaron en la política de la ‘Seguridad Democrática’. Aunque estos trabajos reconocen la importancia de una política de seguridad, siempre resaltan “las carencias de la estrategia en términos sociales, institucionales y de derechos humanos', y urgen a los tomadores de decisiones corregir sus problemas. Durante el periodo 2004-2008, Schultze-Kraft escribió una serie de informes minuciosos sobre el paramilitarismo, la Ley de Justicia y Paz y los nuevos grupos armados que surgieron después de la desmovilización de las AUC, los cuales muestran con rigor e imparcialidad las deficiencias e injusticias significativas inherentes a la Ley y los problemas del desarme, la desmovilización y la reintegración (DDR) de los paramilitares. En nuestra entrevista, Schultze-Kraft narra con una mezcla de desasosiego e incredulidad sus viajes a la ‘zona de ubicación’ en el municipio de Tierralta, en el departamento de Córdoba, para entrevistarse con Salvatore Mancuso y los demás líderes paramilitares, “cruzando en primer lugar un pequeño puesto de control, apostado por un par de policías jóvenes, y después varias barreras de ‘paras’ armados hasta los dientes para llegar por fin al lugar de las negociaciones”. Se acuerda del falso discurso político de Mancuso, de lo “profundamente desagradable” que era tener que estrecharle la mano, y de sus varios intercambios con el entonces Alto Consejero para la Paz, Luis Carlos Restrepo. Schultze-Kraft percibe que esta serie de informes contribuyó al debate público - nacional e internaciona- sobre las debilidades del proceso de DDR en Colombia y la Ley de Justicia y Paz, mostrando la necesidad de incrementar la participación de las víctimas en el proceso y de promover sus derechos frente a sus victimarios y el Estado colombiano. Durante los últimos años del Gobierno de Uribe, Schultze-Kraft se dedicó a escribir sobre la impunidad y la debilidad del sistema de justicia, el desplazamiento forzado, la ‘(im)posibilidad de negociar con las Farc y el Eln’, y los abusos de los derechos humanos en Colombia (con especial énfasis en ‘los falsos positivos’). En el contexto regional, llevó a cabo un estudio extenso sobre la fallida lucha contra las drogas, mostrando el alcance parcial de la ‘lucha mundial contra las drogas’ y sugiriendo una serie de políticas para mejorar este esfuerzo y reducir el daño causado. A finales de 2009 y principios de 2010, el experto publicó una serie de informes sobre los peligros para las instituciones y la democracia colombianas asociadas con un posible tercer mandato de Uribe y los desafíos para la política de seguridad bajo el nuevo Gobierno. COLOMBIA HACIA EL FUTURO Reflexionando sobre el siguiente periodo en Colombia, Schultze-Kraft acierta que los avances en seguridad en Colombia son ‘importantes, pero insuficientes’ y que sólo una Estrategia de Resolución Integral del Conflicto Armado (Erica) podrá lograr la paz duradera en el país. Su estrategia cuenta con tres pilares: 'un pilar de seguridad, un pilar político- explícitamente no militar- y un pilar institucional y estructural. Enfatiza que los tres pilares tienen un peso igual y que “ninguno se puede excluir”. En cuanto al pilar de seguridad (militar y ciudadana), el Gobierno tiene que “respetar y proteger de manera eficaz y rigurosa los derechos fundamentales y basarse en el derecho internacional humanitario”. El pilar político se enmarca en un proceso amplio e incluyente de la construcción democrática del poder que debe basarse en la creación de una coalición socio-política amplia entre todas las fuerzas democráticas de Colombia en pro de la resolución del conflicto y de la paz. El pilar institucional y estructural, según Schultze-Kraft, debe buscar potenciar la expansión de la presencia del Estado civil en el país que efectivamente responda por sus actos. El autor habla con convicción de la importancia de mejorar la administración pública y el sistema tributario, la justicia, los servicios sociales básicos, la infraestructura económica y física, y el fortalecimiento del Estado de derecho y la gobernanza democrática en Colombia. En este sentido, percibe que la restitución de tierras planteada por el Ministro de Agricultura, con el respaldo del presidente Santos, es un avance esperanzador, fundamental para la resolución del conflicto en Colombia. Markus Schultze-Kraft siente una melancolía asociada con todo lo que ha visto durante los últimos años, y por no haber podido contribuir más a lograr la paz en Colombia durante este periodo. No obstante, siendo un optimista por naturaleza tiene una visión positiva hacia el futuro y en cuanto a algunas de las políticas adelantadas por el nuevo Gobierno. Se aferra a decir que no es cierto el dicho, si Colombia tiene futuro, no será mejor que su pasado. La restitución de tierras planteada por el Ministro de Agricultura, con el respaldo del presidente Santos, es un avance esperanzador, fundamental para la resolución del conflicto en Colombia”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido