BUZÓN

BUZÓN

POR:
julio 31 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-07-31

PROBLEMA ESTRUCTURAL En relación con el artículo ‘Esa no es la recomendación’ de Gabriel Rosas, hay un problema estructural, y es que el país no tiene claro ni definido un modelo económico por el cual guiarse, ni un marco político e ideológico para visualizar los niveles de desarrollo a futuro, basados en las tasas de crecimiento. Cada gobierno de turno aplica lo que cree y le parece mejor. Estamos hablando desde el Gobierno Nacional al local. Los partidos que deben proporcionar su modelo para manejar la economía y el desarrollo nacional solo están llenos de retórica y de ‘líderes’, en su mayoría, corruptos e ignorantes. El origen del ‘despelote’ en el manejo macroeconómico del país está en los partidos políticos que fueron creados con la sola filosofía, sin la superestructura o formación económica: literatos, poetas, abogados, leguleyos, autodidactas y militares, en su mayoría, muy prestantes en sus ramas, pero muy poco eficientes en la labor que se les ha asignado. Los partidos fueron creados para aplicar el modelo económico, y por este medio, de manera ordenada y lógica, lograr altas tasas de crecimiento y desarrollo de las naciones. Esa es su razón de ser. Georgin Flórez CONVENIENCIA Me genera cierta simpatía el artículo ‘La feria de los avales’ de Alfonso Gómez Méndez. Lo curioso señor columnista es que usted le da su respaldo a Samuel Moreno del Polo cuando usted dice ser liberal de pura sepa. Qué conveniente, cuando Samuel sube el raiting usted sale con Samper a apoyarlo. También habla de formación de partidos. Para muchos no es un secreto que usted quiere fundar un partido, buscar apoyo, eso sí, a lo que más le convenga, montar una sede, para así poder lanzarse a la Presidencia en el 2010. Doctor Gómez jamás se le olvide que para llegar a ser presidente hay que tener agallas, carisma y sobre todo ser un líder. El excelente líder es aquel que hace que los demás crean en sí mismos y no solo el que tiene quien lo siga. Carlos León Peñón PROTAGONISMO Me parece bueno el artículo ‘¿Qué pasa en el Dane?’ de Stefano Farné. El Dane en su afán de protagonismo con el uso de la tecnología de punta, está cometiendo errores operativos, ajenos al muestreo, que afectan las estimaciones finales. Se aleja cada vez más de la rigurosidad técnica que lo ha caracterizado en años anteriores. Sería bueno preguntar por el Censo general. Muchas expectativas y finalmente no se tiene ni un buen marco. Heriberto de la Calle

Siga bajando para encontrar más contenido