Buzón

Buzón

POR:
abril 28 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-04-28

HUMANIDADES Me alegró profundamente su editorial “Las humanidades construyen comunidades”. Considero que Havard está en lo cierto al retomar las humanidades como un aspecto fundamental para el desarrollo de la sociedad y el ser humano. Lo sorprendente es que ésto no es un descubrimiento, sino un asunto que pasamos por encima en el mundo empresarial, porque de no ser así, un gran número de profesionales estarían por fuera del sistema. Tanto las empresas como las universidades forman brillantes profesionales en administración o economía, pero dado el vacío en aspectos fundamentales como las humanidades, vemos comportamientos destructores, insensibles, rutinarios y carentes de lógica. Transcribo parte del prólogo del libro La Revolución de la Esperanza, escrito en 1968 por Erich Fromm: “...Y nace de mi convicción de que nos encontramos en una encrucijada: un camino nos lleva hacia una sociedad completamente mecanizada, en donde el hombre será el desvalido diente de un engranaje de la máquina, si no es que hacia la destrucción termonuclear; el otro nos conduce a un renacimiento del humanismo y la esperanza, a una sociedad que pondrá la técnica al servicio del bienestar del hombre...”. Martha Cecilia Calle Gaviria LAS RECETAS Nos recetan Presidente como nos recetan a Juanes. Las elecciones son los operativos que emprende el establecimiento capitalista para reemplazar periódicamente sus hombres de confianza en el manejo del Estado. Lo hace con todos sus instrumentos publicitarios y de promoción para mantener la ilusión democrática, convenciendo al pueblo de que los hombres escogidos son sus voceros, y es así como debe operar. Charlie Ventura REPERCUSIONES En relación con el artículo “CAN: una muerte anunciada” de Mauricio Cabrera, al análisis deben sumarse, pobreza mundial, banca controlada por Wall Street y el FMI, el petróleo llegando a los 75 dólares, la invasión en Irak y la futura en Irán. Eso lo pagamos todos los ciudadanos en Colombia y en el resto del mundo. Lyndon Larouche

Siga bajando para encontrar más contenido