El café consolida el aroma de Colombia ante el mundo

A los colombianos se les conoce en el mundo como los cafeteros. Es más, a pesar de los momentos de crisis que ha tenido esta actividad productiva y de que el sector ha perdido peso en la economía en comparación con otros sectores, el café de Colombia a cambio de perder imagen en el mundo sigue ganando terreno. Todo ello obedece a la incursión del país, a través de las tiendas Juan Valdez, en la taza de los consumidores.

POR:
abril 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-04-30

Y es que el aroma del grano colombiano ya no llega al mundo solamente en sacos de café, sino que se sirve en la mesa de hogares que piden productos de alta calidad. Allí es donde Procafecol, con las tiendas Juan Valdez, ha venido abriéndose paso y atendiendo las necesidades de que quienes hasta unos años tenían que conformarse con leer en las etiquetas que una u otra marca era preparada como café colombiano. La estrategia de la Federación Nacional de Cafeteros de persistir en la conservación de la imagen e incluso consolidarla, ha dado buenos resultados. La figura de Juan Valdez se ha convertido en uno de los íconos publicitarios más importantes del mundo, hasta el punto de que como todas las marcas de prestigio ha tenido que defenderse de los intentos de plagio emprendidos por otras empresas en el mundo. El fenómeno generado por el café colombiano y el buen momento por el que atraviesan los precios, se refleja en forma directa en los ingresos de los cerca de 750.000 productores del grano en el país. Esa es la razón por la cual la caficultura colombiana ha regresado a los planes de renovación, fertilización y producción de cafés especiales. Así mismo, el sector tiene un plan para mejorar la productividad y llegar a 17 millones de sacos en el 2014, en un área similar a la actual. Hoy, por el programa de renovación de cafetales, 210.000 hectáreas están fuera de producción y se espera que 105.000 más entren durante este año. Buenos precios internacionales del grano En cuanto al precio interno, los cafeteros se vieron afectados en el primer semestre del 2008 por la revaluación del peso, situación que se revirtió a partir del segundo y por lo que va en lo corrido del 2009 ha mejorado notablemente. El precio interno, por carga de 125 kilos bajó a 400.000 pesos, mientras que hoy ronda los 800.000 pesos. Además del repunte de la cotización internacional, el café colombiano ha incrementado el valor de la prima que recibe por la calidad del producto. Esta se ha triplicado en los últimos meses. Otro de las fortalezas del grano colombiano está en el incremento de las exportaciones de los cafés especiales, que hoy son el 29 por ciento de las ventas totales al exterior de café del país. En cifras, pasaron de 209.000 sacos en el 2009, a más de un millón al cierre del 2008 (1’074.000). WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido